Los movimientos de la cola de un perro


Los movimientos de la cola en los perros equivalen a nuestra expresión facial, es decir, es su forma de comunicarse. Puesto que en su origen los perros vivían en jaurías, necesitaban comunicarse con el resto del grupo para así cazar.

Además, los perros poseen en su ano glándulas que liberan feromonas. El movimiento de la cola hace que el olor de las feromonas se disperse y llegue a otros perros. Por ese olor el resto de animales puede saber la edad del perro, si está en celo o su estatus dentro de la jauría.

Debemos conocer el lenguaje corporal de nuestro perro e interpretarlo adecuadamente:

Movimiento suave y pausado de la cola, con las orejas levantadas, significa duda, el perro no sabe si la persona que tiene frente a él es de confianza. Esta persona, que puede ser un amigo de visita o simplemente el cartero, debe ser cuidadoso y evitar los movimientos bruscos para que así el perro no reaccione violentamente.

– Cola situada entre las patas, significa miedo y también precaución, así el perro evita la secreción de sus feromonas, es decir, que el visitante sepa más de él.

Movimiento corto y rápido de la cola mientras se enseñan los dientes y las orejas se pliegan hacia atrás, es un previo a un ataque.

– Cola tensa, pelo erizado, es una advertencia, significa que el perro no quiere atacar, pero tampoco ceder el territorio. Ante una reacción así, lo mejor es retirarse lentamente.

Cola levantada, con la punta hacia arriba, indica que es el perro dominante.

Movimientos rápidos de la cola, cierta agitación del cuerpo, significa felicidad, alegría, impaciencia por algo bueno que va a llegar: un paseo, la comida, un juego, etc.

La incubación y el crecimiento de los polluelos


Si tienes pájaros, macho y hembra, es cuestión de tiempo que se apareen y tengan polluelos. Para que el desarrollo de éstos sea óptimo hay que tener en cuenta algunos detalles:

Problemas entre macho y hembra
Durante el proceso de incubación es normal que la hembra atienda completamente a sus instintos maternales. Tanto, que no hace ni caso al macho, cuyo instinto lo lleva a querer aparearse de nuevo. Si el macho es muy insistente y llega a molestar a la madre y los polluelos, debes apartarlo y meterlo en otra jaula. La jaula puede estar cerca, para que macho y hembra se sigan viendo y oyendo.

– El nacimiento de los polluelos
Podemos ayudar a que los polluelos salgan del cascarón humedeciendo éste con agua al final de la época de incubación. Nunca debemos tocar con nuestras manos los huevos, ni romperlos, son muy frágiles y es fácil acabar haciendo daño al polluelo.

– Los primeros días de los polluelos
Observa cómo se desarrollan los polluelos, deben seguir estas pautas y, si no lo hacen, o se retrasan demasiado en su proceso de crecimiento, acude al veterinario. Cuando son recién nacidos sólo podrán estirar el cuello y abrir el pico para que les den de comer. Pasada una semana o 5 días empezarán a abrir los ojos y, un par de días después, empezarán a hacer sus heces fuera del nido. Casi dos semanas después de su nacimiento, aparecerán las primeras plumas en los polluelos y, poco después se aventurarán a salir del nido.

Independencia de los polluelos
Pasado un mes (aproximadamente), los polluelos ya están listos para ser independientes, ya salen del nido sin problema, se alimentan solos y, si la jaula no es lo suficientemente grande para todos, puedes colocarlos en otra jaula, ya no necesitan a su madre.

Perros que no ladran


Puede parecer un contrasentido, pero existen los perros que no ladran.

El ejemplo típico es una raza nacida en África, el basenji, incapaz de ladrar debido a la peculiar forma de su laringe. Son muy silenciosos, ya que en el pasado cazaban formando jaurías. Por este motivo aún hoy son muy discretos, para no llamar la atención de sus presas.

Estos perros, de tamaño medio y que poseen una cola enroscada bastante distintiva, aunque no ladran, sí emiten algunos ruidos que, quienes los han oído los describen como una mezcla entre risa y un canto del Tirol.

Otro perro sin ladrido, pero que emite sonidos curiosos es el perro Cantor de Nueva Guinea. Los ruidos que emite se describen como algo similar al cacareo de un gallo que, además, es muy potente. Estos perros utilizan este sonido tan característico para poder comunicarse con otras manadas que vivan lejos de ellos.

El perro cantor de Nueva Guinea, de pelaje rojizo y carácter muy esquivo, suele evitar al hombre y, de hecho, la única forma de oír su curiosa forma de comunicarse es alejándose de él, así inmediatamente empezará a llamar al resto de compañeros de su manada.

Además, hay ciertas razas que tienden a ladrar menos que otras. Por supuesto, esto es una estadística y cada ejemplar es único y tiene su propio carácter. Si quieres adquirir un perro tranquilo y que ladre poco, no sólo hay que tener en cuenta su raza, también su personalidad y preguntar al personal de la tienda o del refugio cómo suele comportarse el perro en cuestión. Estadísticamente, estas las razas que suelen ladrar menos:
Akita Inu (o perro Akita)
Bloodhound
Chesapeake Bay Retriever
Golden Retriever
Newfoundland
Rottweiler

El lenguaje corporal de tu perro


Todo dueño de perro ha dicho alguna vez que su perro le mira «como si le entendiera» pero, ¿entienden los dueños a sus perros?

Hay algunas claves que nos pueden ayudar a comprender mejor a nuestra mascota gracias a su lenguaje corporal:

– La movilidad de las orejas de los perros hacen que sea una de las partes de su cuerpo más expresivas. Si están echadas hacia delante, significa un estado de alerta, mientras que si están echadas hacia atrás, signfican lo contrario, relajación. Cuando las orejas están plegadas hacia atrás y en tensión significa miedo o incluso agresividad.

– Los ojos de los perros son también muy expresivos, y fáciles de interpretar, porque hacen casi lo mismo que nosotros: una mirada de lado indica inseguridad, parpadeos rápidos estrés, y una mirada fija a los ojos desafío. Si nos miran fijamente e inclinando hacia un lado la cabeza es señal de atención.

– El lamido es siempre una señal positiva, ya sea de afecto, saludo o sumisión. Un perro lame a otro no sólo para saludarle, sino también para tranquilizarle o tranquilizarse él mismo, que ve que ese perro no es un enemigo.

– La boca, sin embargo, adquiere movimientos que a veces son difíciles de interpretar. Por ejemplo, el castañeteo de dientes no indica frío, sino emoción por algo que va a suceder. La boca parcialmente abierta indica relajación. Si a ese movimiento se le añade resuello o sacar la lengua, es más complejo, puede significar que el perro tiene calor o que está estresado. La agresividad es fácil de interpretar, el perro tensa los labios hacia atrás, enseñando los dientes. Si el perro hace ese mismo movimiento, pero sin enseñar los dientes y arrugando la comisura de los labios, indica nervios y miedo.

Las caídas de los gatos


Dice el mito que los gatos tienen 7 vidas y que siempre caen de pie. Pero que caigan siempre de pie no significa que no se hagan daño. Una de las primeras preguntas que hacen los veterinarios al dueño de un gato es, precisamente, a qué altura vive y si su balcón o terraza están cerrados. Y es que los veterinarios conocen muchos casos de gatos malheridos por caer de lo alto de los pisos donde viven.

Observa a tu gato, cuando ve pasar un pájaro o una mosca desaparece su habitual cuidado y aparece su instinto cazador. Muchos accidentes se producen precisamente porque un gato que toma el aire en una ventana abierta ve pasar una paloma y salta. La consecuencia pueden ser fracturas de huesos o daños en el tórax.

La caída es más grave cuanto menor sea la altura. Esto se debe a que cuando el gato siente la aceleración, reacciona cambiando su postura y estira las patas para amortiguar el impacto. Pero si la caída es desde, por ejemplo, un primer piso, no le da tiempo material para reaccionar.

La mejor forma de evitar estos accidentes es cerrando los accesos al exterior, bien usando una malla metálica en tus balcones, bien dejando las ventanas cerradas cuando el gato está cerca.

Evita que tu perro ladre demasiado


¿Tu perro ladra demasiado? ¿Tus vecinos se quejan? ¿Tú mismo estás harto y ya no sabes qué hacer? De momento, sigue leyendo.

En primer lugar, recuerda que gritar a un perro para que así se calle, no funciona. Él no sabe el significado de tus gritos y lo que entiende es que también estás ladrando o comunicándote con él, así que lo más probable es que ladre aún más.

Un ladrido puede significar varias cosas:
Avisar de la llegada de alguien. Muchos perros son perros guardianes, han sido educados y genéticamente seleccionados para actuar como tales y en cuanto sienten la llegada un extraño (y puede ser el cartero o un vecino saliendo del ascensor) ladran para avisar. Para evitarlo, debe obligar al perro a sentarse y tumbarse varias veces, así distraes su atención del extraño y deja de ladrar.

Llamar la atención. A veces los perros ladran para que les miremos y les hagamos caso, quizá porque estamos hablando por teléfono y les ignoramos o estamos ocupados en algo. Los adiestradores recomiendan que en este caso seamos previsores, pongamos la correa al perro antes de iniciar una actividad que sabemos va a provocar en él los ladridos y, cuando empiece a ladrar, tiramos de la correa, miramos al perro y le tranquilizamos. Con el tiempo dejará el hábito de ladrar cada vez que uses el teléfono.

No olvides que el ladrido es la forma de expresarse de los perros y es su forma de llamar la atención porque quiere que juegues con él, que le des de comer o de beber o que le saques fuera. Si seguimos con ellos una rutina diaria el número de ladridos disminuirá porque el perro sabrá cuándo toca cada cosa y que tú se las vas a proporcionar.

La reproducción de los canarios


Todos los pájaros se reproducen en primavera, y lo mismo sucede con los canarios. Sin embargo, en cautividad las condiciones cambian y es posible la reproducción durante todo el año. Posible, pero no recomendable. Para la hembra es un proceso estresante y podría morir, por lo que si su canario macho es muy insistente y desea aparearse con ella constantemente, debe separarlos, colocándolos en dos jaulas distintas. Cuando llegue la primavera, puede volver a unir a macho y hembra en la misma jaula.
SEGUIR LEYENDO «La reproducción de los canarios»

El lenguaje corporal de tu canario


Dice el tópico que los pájaros, como mascotas, resultan aburridos. Sin embargo, cualquiera que conviva con uno de estos animales sabe que los canarios tienen su propia forma de comunicarse entre sí y con su dueño. Aquí tienes algunas de sus costumbres, sonidos y movimientos típicos que a partir de ahora podrás interpretar mejor:

Alas extendidas, es señal de agresividad, ya sea porque siente una amenaza o porque no se encuentra del todo bien y siente frío.

Oculta la cabeza bajo el ala, el canario tiene sueño.

– Dos canarios se limpian el uno al otro o se frotan el pico el uno contra el otro, señal de que los dos ejemplares se llevan bien.

Plumaje pegado al cuerpo y cuerpo encogido; es un acto reflejo que indica susto, se suele ver después de un ruido fuerte.

Cabeza inclinada, si lo hace frente a otro canario es porque le está pidiendo que le rasque. Si lo hace solo, sin tener ningún compañero, es simplemente para ver mejor.

– Estar apoyado sólo sobre una pata, señal de comodidad y bienestar.

Pico abierto, es una mala señal, de actitud amenazadora. El canario lo hace bien porque ha bajado su temperatura corporal (por causa del frío o porque esté enfermo), a causa de una enfermedad respiratoria o porque se lleva mal con uno de sus compañeros de jaula.

– Un ala o una pata relajadas, distendidas respecto al resto del cuerpo, señal de tranquilidad y bienestar.

El canto del canario también tiene varios significados y se produce por uno de estos motivos:

– Señalar su presencia a los otros canarios.
– Conquistar a una hembra.
– Forma de marcar el territorio.
– Hacer compañía mediante el sonido a la hembra cuando ella está incubando.

Adiestrar a un canario


Como sucede con cualquier otra mascota, la paciencia es fundamental a la hora de adiestrar a un canario. Si somos constantes y le dedicamos cierto tiempo se puede adiestrar al pájaro, lograr que se pose en nuestra mano o nuestro hombre y que vuele con libertad y control por la casa. Estos son los pasos a seguir:

-En primer lugar hay que acostumbrarlo a nuestra presencia, los canarios tienden a ser asustadizos y más cuando son unos recién llegados al a casa. Prueba a darle de comer alguna golosina a través de los barrotes de la jaula.

-Una vez que el canario se acostumbra a acercarse sin miedo, mete la mano dentro de la jaula con algo de comida que le guste: piñones, trocitos de manzana o incluso galletas. Espera a que se pose en tu mano con la intención de comer, no le fuerces.

-Cuando el canario se ha acostumbrado tanto a tu presencia como a posarse en tu mano, entonces puedes abrir la jaula y dejarle volar por la habitación. Por supuesto, antes hay que cerrar ventanas y puertas. Poco a poco, y según sean las dimensiones de tu casa, puedes dejarle abierta alguna puerta más para que tenga más espacio y opciones que explorar. Cuando quieras volver a meterlo en la jaula, usa la golosina favorita de tu canario (manzana, piñones…) para que él se pose en tu mano o en tu hombro.

El canario está genéticamente programado para cantar, pero mejorará mucho si tiene alguien de quien aprender. En caso de que ya tengas varios canarios en casa, cuando llegue uno nuevo colócalo en una jaula pegada a la jaula del canario veterano. De esta forma, cuando el canario mayor cante, los jóvenes escucharán y aprenderán.