Prevenir la ansiedad por separación en perros


Si alguna vez te han dejado a cargo de un perro de un amigo o familiar, puede que hayas podido observar que el animal, en lugar de quedarse tranquilo esperando a que su amo regrese se dedica a ladrar, aullar, romper objetos, arañar puertas o realizar sus necesidades en cualquier lugar y nada de lo que intentas para que el animal se calle o se tranquilice tiene resultado. Esta conducta del animal no es gratuita ni se debe a que el perro no esté educado, sino a que sufre un cuadro de ansiedad derivado del hecho de que sus dueños se han ausentado.

Para prevenir la ansiedad por separación, debemos seguir una serie de pautas de comportamiento que ayuden a nuestra mascota a quedarse tranquilo cuando le dejemos solo, con lo que lograremos que ni nosotros ni el animal suframos.

Lo primero que deberemos hacer es no hacerle caso cuando volvamos a casa y el perro ladre, aúlle o corra como un loco por la casa. Es necesario esperar a que esté tranquilo y será entonces cuando interaccionemos con él. De este modo no reforzamos la conducta ansiosa, sino la conducta tranquila.

También es conveniente, en la medida de lo posible, cambiar nuestra rutina de forma que el perro no pueda adivinar cuándo nos vamos y no genere ansiedad. Así, por la mañana, nos levantamos, nos duchamos, desayunamos, paseamos al perro y nos vamos al trabajo, y al día siguiente alteramos el orden o cambiamos alguna conducta.

Es aconsejable que, antes de dejar solo al animal, le llevemos a dar un paseo largo donde pueda correr y saltar, de forma que, al estar cansado estará más relajado. Dejarle algún juguete u objeto al que se sienta muy apegado también facilitará la disminución de la ansiedad, ya que el perro se sentirá más acompañado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *