¿Por qué ladran los perros?


Es medianoche y el perro del vecino ha comenzado a ladrar como lo suele hacer habitualmente. Te estás planteando hablar ya con tu vecino y comentarle que haga el favor de evitar esos ladridos tan incómodos, pero… ¿por qué ladra el perro? En algunas ciudades, como por ejemplo Cape Town, se están empezando a tomar medidas drásticas multando a aquellos dueños que no controlen a sus mascotas y estas ladren más de 6 minutos por hora.

Normalmente los perros ladran para comunicarse con otros perros y con sus dueños. Para esta comunicación utilizan diferentes tonos en los ladridos que emiten. A menudo los perros ladran cuando están buscando llamar la atención, especialmente de sus dueños. Los perros también ladran cuando los desconocidos pasan cerca de su casa. Este ladrido tiene una doble función: sirve como elemento disuasorio para los extraños y una señal de alarma para los dueños.


Algunos perros tienen la mala costumbre de ladrar mucho cuando se les deja solos. Los perros son animales a los que no les gusta estar demasiado tiempo solos. Si su dueño se marcha comenzará a ladrar para llamar su atención, pero la única atención que captará será la de los vecinos. Algunos dueños dejan la radio puesta o el televisor para que sus amigos no se sientan solos y no ladren.

La mejor manera para intentar que el animal deje de ladrar es un correcto aprendizaje. El perro nunca debe ser encadenado, ya que esto aumenta sus niveles de frustración. No le prestes atención cuando ladre, si lo haces sabrá que ladrando conseguirá lo que quiere y siempre lo hará. Dale la espalda y no le elogies.

Presentar tu bebé al perro


Tener un bebé no significa tener que decir adiós a tu perro. Lo que si vas a tener que hacer es conseguir que los dos “bebés” de la casa se conviertan en los mejores amigos. Los expertos sugieren que la preparación para la llegada del bebé con suficiente antelación y la toma de algunas precauciones pueden evitar fricciones y celos entre el pequeño bebé y el bebé peludo. Recuerda que vas a tener que repartir mimos para los dos.
SEGUIR LEYENDO “Presentar tu bebé al perro”