Qué lleva a los gatos a erizar su pelo


¿Alguna vez te has preguntado por qué tu gato u otro cualquiera eriza sus pelos? Es posible que no desconozcas el motivo por el que lo hacen, el miedo. Cuando por ejemplo un gato avista a un perro, o el animal siente que está en una situación de peligro que le está asustando, la inmensa mayoría de las veces si no todas, el minino erizará su pelaje. Hasta aquí lo conocemos todos. Pero ¿por qué ocurre eso?

Pues bien, esta actitud que mantienen los gatos, es muy similar a la que tienen los seres humanos cuando ante una pelea comienzan a gritar o gesticular ante el adversario e incluso expanden su pecho. Son muchos los animales, y no únicamente los gatos, los que optan por este tipo de actitudes cuando creen que van a enfrentarse a una posible pelea. Ocurre incluso con algunos grandes depredadores como son los tiburones.

Así pues, cuando nuestro gato siente que esté en peligro o se crea amenazado, lo primero que hará por instinto será erizar todo su pelo, a la vez que se empine sobre sus extremidades delanteras y arquee su espalda de tal forma que dibuje una U invertida. Pero no se quedará aquí la cosa. A este comportamiento, se unirán dos aspectos más con los que el animal tratará de aparentar mayor ferocidad. En primer lugar echará sus orejas hacia atrás, y en segundo lugar bufará y abrirá su boca lo máximo posible.

Una vez que el animal lleve a cabo esta especie de ritual, el felino buscará aparentar ante el resto que es más grande de lo que pueda aparentar. Si aún así no lograse espantar al que considera su enemigo, lo único que le quedará será o bien huir o bien enfrentarse a él.

Los perros también son envidiosos


Aunque pueda parecernos mentira, nuestros perros pueden llegar a ser igual de envidiosos que las personas. Al igual que nosotros podemos sentir cierta envidia en situaciones concretas de nuestra vida, a estos animales les sucede lo mismo. Los perros son capaces de experimentar este tipo de sensaciones por ejemplo cuando ve que su propio amo está tratando mejor a otro perro antes que a él.

La prueba de ello es un curioso experimento que llevó a cabo una austríaca, Friederike Range, de la Universidad de Viena. Ya se había estudiado este tipo de sentimientos en otros animales como los chimpancés por ejemplo. Pero esta vez se escogió a los perros para comprobar si ciertamente ellos también pueden llegar a sentir envidia o celos. Este experimento en concreto consistía en una prueba bien sencilla que se realizó a perros bien entrenados. Cuando estos pasaban unos obstáculos, eran recompensados. La cuestión era que a unos se les otorgaba mejores recompensas que a otros. Había recompensas que eran salchichas, mientras que otras eran simples trozos de pan insípidos.

Al parecer, los perros que estaban recibiendo pan como recompensa se negaban a obedecer a la hora de pasar los obstáculos. Pero no sólo fue eso. Cual fue la sorpresa de los que estaban realizando el experimento cuando se dieron cuenta de que estos perros además se estaban mostrando hostiles hacia los otros perros que habían recibido salchichas como premio.

Se corroboraba así lo que muchos dueños ya sospechaban, y es que ciertamente estos animales sienten envidia y actúan de peor forma cuando se dan cuenta que son tratados peor que otros. Si tienes en casa un perro como mascota, sabrás perfectamente a que nos referimos.

Los perros buscan su lugar en casa


Si tienes como mascota algún perro, y alguna vez te has fijado en su comportamiento descubrirás cosas bastante curiosas que en ocasiones te dejarán alucinado. Una de estas cosas curiosas, te la detallamos a continuación. Fíjate bien por qué zonas se mueven más tus perros, o en qué zona suelen estar más. Si prestas atención te darás cuenta que habías pasado por alto el hecho de que tu querida mascota ha hecho suya una o varias partes de tu casa.

¿Sabes por qué hacen esto? Pues bien, esta clase de animales tienen ciertas características biológicas que adquieren por herencia de sus padres. Una de estas características es la llamada terrotorialidad. Así pues los perros son animales territoriales de forma natural, razón por la cual siempre van a elegir como propio algún lugar de casa y serán más empáticos con ciertos miembros de la familia.

Además de esto, aunque nuestros perros crezcan desde pequeñitos acompañados por humanos, ellos en su interior van a tener siempre la mentalidad de una manada. En las manadas es por todo conocidos cada integrante elige siempre el lugar en el que desea descansar y con ello evitan problemas de territorio con el resto de componentes. Eso mismo es lo que hacen nuestras mascotas en casa.

Así pues los perros son como ya hemos dicho animales territoriales que siempre van a buscar un espacio independiente donde estar en su hogar, sea cual sea este. Es por ello muy importante que le hagas saber desde pequeñito cual puede ser ese lugar que el pueda escoger para poder estar. Si no lo haces tu, ellos mismos elegirán aquel en el que se encuentren más cómodos y resguardados.

Cómo enseñar a un futuro perro de exposición


Si pretendemos que nuestro perro se convierta en un futuro perro de exposición, es importante que desde que son pequeñitos vayan aprendiendo ciertos comportamientos. Por ejemplo, es importante que aprendan a quedarse en pie y quietos sobre una mesa o sobre el suelo (dependiendo de las dimensiones de nuestra mascota), o que aprendan a dejarse asear a menudo. Es muy importante empezar a trabajar con ellos desde que son cachorros, ya que aprenderán desde pequeñitos que deben dejarse manipular con naturalidad y sin ningún tipo de miedos por ello.

Hoy en día para poder ganar competiciones de este estilo ya no es suficiente con que nuestra mascota sea poseedora de unas perfectas cualidades físicas. La presentación del animal ha adquirido una gran importancia. Este es otro motivo por el que es también importante entrenar a nuestro perro desde cachorro, puesto que así nos será más fácil que vaya aprendiendo las técnicas de presentación. Si se desea también se puede llevar a los cachorros a clases especializadas que tienen lugar en los diversos clubs caninos en los que se les enseñarán estas técnicas.

Hay un aspecto importante a tratar, y es el baño. Al contrario de lo que se tiene entendido, si es posible bañar al cachorro antes de que este haya completado su ciclo de vacunaciones. No es peligroso hacerlo, y nos servirá también para ir acostumbrando al animal desde pequeño al constante aseo.

Eso sí, es importante que lo sequemos bien antes de que le saquemos de casa. Deberemos secarle tanto con una toalla en primer lugar, como con un secador finalmente. En caso de que el cachorro se asuste, deberemos hablarle con un tono de voz tranquilizador para que se vaya familiarizando también con el secador.

La importancia del juego en los perros


Para los perros, el juego simboliza una escuela de vida. Cuando son cachorros, en su estado natural estarán jugando la inmensa mayoría de las horas que tiene el día. Jugará con sus hermanos si los tiene, jugará con su madre y con el resto de la manada si la hubiera, y jugará con nosotros si le dejamos. Su educación y todo lo que el va a necesitar para vivir lo va a aprender mediante el juego.

Por este motivo es muy importante que si tenemos un cachorro en casa utilicemos los juegos como métodos de enseñanza. En el transcurso de estas enseñanzas nosotros deberemos comportarnos como si fuéramos sus padres. Tenemos que divertirnos todo lo que podamos y no preocuparnos en exceso si se hace un poco de daño. Es muy importante que sepamos imponer nuestra autoridad siempre, pues nosotros somos quienes le vamos a enseñar y no simplemente sus compañeros de juego. De tal forma que seremos nosotros los que elegiremos cuando empieza o termina un juego.

Hay dos errores muy importantes que tendremos que evitar a la hora de jugar con ellos. Por un lado no debemos obedecer sus órdenes. No podemos responder a sus invitaciones a jugar siempre que este quiera. Si por ejemplo nos trae una pelota o nos pide jugar con él a través de la mirada o sus movimientos, primero tenemos que darle una orden simple y ya posteriormente jugaremos con él como premio por su obediencia.

Por otro lado otro error que no debemos cometer es hablarle de forma arrepentida como excusándonos. Si por ejemplo durante un juego le pisamos sin querer y nos excusamos en exceso ante el, nuestra conducta va a deteriorar su carácter. Algo que le inducirá a la autoconmiseración cada vez que el animal sienta una pequeña molestia o dolor.

Las señales del parto de nuestra perra


Después de aproximadamente dos meses de embarazo, los más probable es que durante la semana anterior al parto, se produzca en nuestra perra un cambio en su comportamiento. No debemos extrañarnos va recogiendo objetos para preparar su nido por ejemplo. Podrá buscar o bien un lugar tranquilo para parir, o la compañía de su amo. Por otro lado es frecuente que el apetito del animal disminuya.

El desarrollo de sus mamas es un signo inconstante, sobre todo si la perra es primeriza, ya que en estas la producción de leche puede comenzar bien el mismo día del parto o en los días posteriores al nacimiento de los cachorros. Respecto a la vulva, tres días antes del parto esta se hinchará y relajará como consecuencia del efecto de la impregnación estrogénica. Esto último en algunos casos provoca un falso celo en la perra.

Por otro lado, la temperatura rectal de la perra disminuirá levemente en las horas anteriores al parto. Podemos utilizar esto como un indicador de la inminencia del parto, pero para ello debemos tomarle la temperatura por la mañana y por la noche, en los cuatro días anteriores a la que se supone es la fecha del parto. Este factor nos indicaría pues que el feto ya está maduro.

Finalmente, hemos de saber que cuando la perra elimine de forma natural el tapón mucoso que se encontraba en el cuello del útero, entonces si que nos encontraremos ante el inminente parto. En menos de 36 horas el animal empezará a tener las primeras contracciones. El nacimiento de los cachorros podrá ocurrir o bien naturalmente o bien a través de cesárea, sin ningún tipo de riesgo para los recién nacidos. Ahora bien, hay que señalar que una inducción médica de un parto en la especie canina es algo peligroso.

¿De qué color ven los gatos?


Es posible que alguna vez te hayas preguntado si los gatos ven en color o en blanco y negro. Hay muchas historias al respecto, como por ejemplo que al ser animales sólo pueden ver en blanco y negro. Pero a continuación vamos a resolverte esa duda.

La visión de estos animales es bastante buena. Tanto es así que tienen algo que les distingue del hombre y de muchos otros animales, y es que estos pequeños felinos son capaces de ver en la oscuridad. Su visión es una de las más agudas de todo el reino animal. Pero a parte de esto, ¿ven o no ven los gatos a colores?

Pues en realidad si que pueden percibir los colores. Sin embargo, la cantidad de colores que pueden ver es más limitada que la del hombre y variará según la cantidad de luz que haya en el lugar donde se encuentre el gato. Se entiende pues con esto que por las noches, aunque sean capaces de distinguir mucho mejor otros los contornos o medir las distancias, los gatos únicamente verán en blanco y negro.

Desde un punto de vista más científico, en un principio se creyó que estos animales tenían únicamente una visión monocroma, ya que no lograban enseñarles a que distinguiesen unos colores de otros. Posteriormente ya se les descubrieron conos sensibles al color verde y al azul. Así, los gatos entenados durante un tiempo suficiente son capaces de distinguir ciertos colores, como el rojo y el azul, el rojo y el blanco o el azul y el blanco. Otros como el amarillo, el verde o el blanco para ellos son muy parecidos, y el rojo por ejemplo lo perciben como un gris oscuro.

Los gatos ayudan a las personas mayores


Cada vez es más habitual que las personas mayores vivan solas. La desestructuración de la familia, la despoblación de las zonas rurales y de ciudades pequeñas son algunas de las causas de que esto suceda. Es entonces donde entrarían en juego los gatos. Estos animales llevan a cabo una espléndida función social. Son animales de pequeño tamaño, de fácil cuidado, caseros y con un bajo coste de mantenimiento. Qué mejor mascota que esta para una persona de edad avanzada.

Una de las ventajas más importantes de este tipo de mascota sobre el resto es la grata compañía que le va a proporcionar a una persona mayor que viva sola. Los gatos se van a convertir en un estímulo de responsabilidad para estas personas que deberán cuidar cada día a su nueva mascota. Además de esto, les aportarán tranquilidad y serenidad a sus vidas, y si por desgracia estas personas mayores tienen alguna enfermedad crónica, el animal les ayudará indirectamente a olvidar en parte sus dolencias.

De tal forma que tener un gato como mascota hará al anciano sentirse útil y le permitirá establecer una relación de cariño, a la vez que recibe del animal un gran apoyo. Con todo los gatos suponen para nuestros mayores un aumento en las ganas de vivir y en sus pensamientos positivos. Les ayudará a superar la soledad, la lejanía de los familiares o el fallecimiento de algún ser querido.

Hoy en día está permitido en muchas residencias de ancianos, ya sean públicas o privadas, que los mayores puedan llevar al centro con ellos su animal de compañía. En el caso de que no lo tuvieran también se pueden solicitar a través de ciertas fundaciones.

Los perros también nos ayudan


En muchas facetas de la vida del hombre los perros son un gran apoyo. Nos hemos acostumbrado a verlos como simples mascotas. Forman parte de nuestra vida y de nuestra familia. Los vemos paseando por las ciudades con sus amos, guardando fincas en el campo, ayudando con el ganado o acompañando y ayudando a las personas invidentes.

Pero no debemos de olvidarnos que los perros significan mucho más para nosotros. Gracias a sus aptitudes, son unos animales que cumplen otras muchas funciones de igual o mayor importancia incluso en nuestra sociedad. Son capaces de salvar vidas de seres humanos, pero ahí no queda la cosa. Pueden evitar también catástrofes si estos colaboran con alguno de los distintos cuerpos de seguridad: bomberos, policía, etc.

Puede haber desde perros policía, de rescate de montaña o en el agua, de avalanchas, hasta rastreadores en desastres naturales, entrenados en la búsqueda de estupefacientes, e incluso perros que ayudan a personas en terapias especiales, tales como terapias para individuos autistas, paralíticos cerebrales, enfermos terminales, personas con enfermedades mentales, en trastornos del comportamiento, en personas deprimidas o en víctimas de la violencia. En algunos países se han desarrollado ya también programas de animales de soporte para personas inválidas, epilépticas, sordas o invidentes.

Después de muchos estudios realizados en relación con estas terapias con animales, tanto psicólogos como psiquiatras y estudiosos del comportamiento humano , han coincidido en que la relación que se establece entre estos animales y los hombres tienen efectos muy beneficiosos y positivos para ambos. Se han dado casos en los que incluso ha sido imprescindible la presencia de estos animales para obtener algún resultado positivo en las terapias.

La convivencia de nuestras mascotas


Aunque en un principio pueda resultar algo muy difícil de conseguir, en verdad hay muchas posibilidades de lograr que nuestras mascotas de diferentes especies vivan todas ellas en una misma casa. Gatos, pájaros, perros, peces, etc. Todos ellos podrán convivir sin ningún problema siempre y cuando nosotros les ayudemos a ello. De hecho se podrán establecer relaciones tan estrechas entre algunos de ellos que les podremos ver jugar juntos sin mayor peligro.

Lo primero que será determinante en la futura convivencia será la relación materno-filial que se desarrolle entre ellos cuando lleguen al nuevo hogar. Si por ejemplo tenemos en casa una perra y traemos un gato con apenas unas semanas de vida, es muy probable que el recién nacido se acerque a las glándulas mamarias de nuestra perra para intentar mamar. La perro puede llegar a lavarle como si se tratara de su propio cachorro e incluso lo cuidará y educará como si fuera suyo. Lógicamente la educación que nosotros les demos con la llegada del nuevo animal influirá también mucho.

Hay un factor que es también determinante en estas relaciones: la edad. Si tu gato es ya adulto, es muy posible que no lleve muy bien la llegada de un nuevo cachorro. Se pueden asustar del nuevo inquilino e intentar darles un zarpazo para que no se les acerquen. Habrá que tener paciencia en todo esto, pues la relación de amistad no siempre surgirá desde el primer momento.

Además si tenemos un perro o un gato, no debemos asustarnos si estos no aceptan del todo a la nueva especie. Es normal que esto ocurra al principio, puesto que ellos temen perder su lugar en la casa y en relación a nosotros. En este caso deberemos ayudar a la integración de la nueva mascota sin dejar de prestar atención al resto.