Cómo evitar que tu gato te muerda

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Aunque habitualmente asociamos el gesto de morder a los perros, son muchos los amos de gatos que cada día tienen que vérselas también con los mordiscos de sus felinos, que pueden llegar a ser dolorosos y transformarse en una costumbre que haga la convivencia muy molesta cuando el gato la realiza continuamente.

Normalmente este hábito deriva de que, cuando era pequeño, le hemos permitido que mordisquee nuestras manos, y cuando crece no sabemos cómo hacer que dicho hábito desaparezca. Aquí tienes las pautas que debes seguir para conseguirlo:

– Si cuando le acercas la mano para acariciarle te muerde, es importante retirarla de forma tranquila, para evitar que el animal se asuste y reaccione agresivamente o que piense que es un juego y se dedique a perseguir tu mano o tu pierna o el pie con mayor insistencia. Lo mejor es empujarle suavemente para alejarlo de ti.

– También, al acariciarlo, deberemos estar atentos a cualquier signo que nos indique que el gato está enfadándose, como echar las orejas hacia atrás, para no darle la oportunidad de que nos muerda.

– Cuando el gato te muerda, dile “no” con fuerza y retírale tu atención durante unos minutos. De este modo lograremos que el animal se calme y comenzará a relacionar el hábito de morder con un resultado negativo, lo que ayudará a eliminar dicha conducta. Nunca lo pegues o le grites.

– Cuando juegues con él, utiliza siempre juguetes, ya que si usas las manos o los pies el animal las terminará viendo como juguetes que se pueden morder y arañar al igual que los demás. El juego es una forma de ayudar al animal a eliminar la energía que le sobra, que le puede estar provocando ansiedad, que intenta mitigar mordiendo. Por ello deberemos elegir juegos dinámicos que le ayuden a moverse.

3 comentarios

  1. Hola. He estado leyendo todos y cada uno de los casos. Jamás creía que mi propio gato me iba a morder ni tan siquiera que podía hacerlo.
    Tengo una gata Alma, de seis añitos, cruce persa, ose peluda y guapísima. Ella ha sido la reina de la casa. Es tranquila, rezagada, cariñosa con nosotros, aunque muy asustadiza para las visitas. Bueno, pues a mi, se me antojó que se encontraba sola, y decidí que era mejor que tuviera un hermanito. Zen. Zen es agresivo con ella y con nosotros, a mi me muerde cuando no sé que le entra, ya que no sé porque muerde. Hasta ahora le daba al culo o le gritaba, o le encerraba en el baño, ya que a alma la persigue hasta morderla arrancándole pelo. La pobre Alma está agotada. Regaña, y hace unos ruidos Alma que nunca los he oído, supongo que regañado a Zen. Coge carrerilla y se le hecha encima, hasta que Alma desiste y se tiene que ir, dejándolo a él como ganador.
    Hace una semana que le caparon. La veterinaria, me comentó que hasta dentro de unos meses no se le irá lo de perseguir a Alma.
    La verdad es que me he planteado el darlo, pero cómo voy hacer semejante cosa, yo adoro a los animales, pertenezco a varias asociaciones de protectoras.
    Necesito ayuda urgente.
    Gracias por atenderme. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *