Los mordiscos de los cachorros


Los cachorros juguetones tienden a morder las manos y las piernas de manera natural. Es muy común que los cachorros no midan sus fuerzas y que lo que comienza siendo un juego, termine siendo un momento bastante desagradable, sobre todo para los niños. Estos mordiscos, con el paso del tiempo van desapareciendo pero de todas formas hay que enseñarle que eso no está bien.

Si este comportamiento continúa en el futuro se pueden llegar a producir lesiones graves si el perro es grande. Por lo tanto, es muy importante enseñar a tu cachorro a no morder demasiado fuerte y poco a poco hacer que deje de morder por todas. Es necesario enseñarles a controlar sus mandíbulas. Los cachorros aprenden a no morder demasiado fuerte cuando juegan con su camada y la madre.

Si el cachorro muerde a sus hermanos, los gritos de dolor harán que deje de ser una diversión y pare. En caso de que muerda a su madre demasiado, le espera un castigo. Por lo tanto, es importante que se permita al cachorro vivir con su madre durante bastante tiempo. La madre va a enseñarle lo que no debe hacer.

Los pequeños muerden ya que es una de las etapas de desarrollo y tienden a hacerlo más cuando les están saliendo los dientes. Necesitan hundir sus encías en algo para que se les pase el dolor de la parición de sus piezas dentales. El perro no está haciendo esto a propósito, es solo una etapa en su vida. Pero es importante tener en cuenta que se le debe enseñar y no dejarle que aprenda solo en esta situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *