Obligaciones legales de los propietarios de un perro


Convivir con una mascota es una vivencia que nos aporta grandes satisfacciones y beneficios. Sin embargo, ser propietarios de un ser vivo, en especial si se trata de un perro o un gato, también conlleva una serie de obligaciones legales, ya que no debemos olvidar que, una vez que adquirimos una mascota, somos responsables de ella, de sus actos buenos y malos y de las consecuencias que se puedan derivar de dichos actos.

Como propietarios, tenemos la obligación de satisfacer las necesidades del animal, tanto las que podemos calificar como básicas, es decir, darle un buen alimento y proporcionarle un alojamiento, como las emocionales.

Si somos propietarios de un perro, tendremos que cumplir las obligaciones de tenencia básica, como son censarle en el ayuntamiento cuando así se disponga e identificarle con el microchip.

También existe la obligación de cumplir las leyes que protegen al animal contra el maltrato o el abandono. Estas dependerán de la Comunidad Autónoma en la que resida el propietario, ya que varían de una a otra, pero, sea cual sea, si no las cumple, el propietario será sancionado.

En cuanto al abandono, no debemos olvidar que es un delito, y que, como tal, si, aunque no seamos propietarios de mascotas, si somos testigos de un abandono, tenemos la obligación de denunciarlo al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA).

Cuando lo sacamos a pasear por la calle, deberemos hacerlo en el modo que indican las ordenanzas municipales, es decir, con correa y, si es necesario, con bozal, como ocurre en el caso de las razas potencialmente peligrosas. De no hacerlo así, podemos ser multados por no observar dichas normas. Estas normas se aplican para proteger a los demás ciudadanos del posible daño o molestias que puedan causar nuestros animales.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *