Cómo evitar que nuestro perro cave en el jardín

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cavar y escarbar en la tierra es una conducta natural en los perros. Si acumulan varios huesos, lo normal es que los entierren para reservarlos para la próxima ocasión en la que se sientan hambrientos, y entonces caven en el lugar donde los dejaron para recuperarlos. Si esta conducta se da sólo de vez en cuando, no representa mucho problema, pero si nuestro perro cava en el jardín de forma compulsiva, deberemos corregir dicha conducta.

Y no sólo porque, en su afán de cavar, nuestro perro deje nuestro jardín como si se hubiera celebrado en él una guerra mundial. Aparte del problema estético, que también es importante, sobre todo si invertimos tiempo y dinero arreglando el jardín, el hecho de que lo llene de agujeros puede representar un peligro para nosotros si nos caemos o nos tropezamos con uno de ellos, y un peligro para el animal, ya que se han dado casos de perros que se han electrocutado al tropezar con un cable de alta tensión mientras escarbaban.

Si nuestro perro cava sólo de forma ocasional, deberemos averiguar la causa que lo impulsa a ello. Puede que se aburra, que se sienta solo porque pasa mucho tiempo en el jardín o que simplemente esté buscando un lugar más fresco para tumbarse. Si es así, deberemos permitirle pasar más tiempo en casa, proporcionarle juguetes que le mantengan entretenido y evitar que pase mucho tiempo solo en el jardín, para que no se aburra.

Si el perro cava de forma compulsiva, conseguir que deje de hacerlo es más complicado y puede ocasionar la aparición de otras conductas como morder todo lo que encuentre por casa o ladrar. En este caso, lo mejor que podemos hacer es dejarle una trozo de jardín para cavar y enseñarle a hacerlo sólo en ese lugar, reforzándole positivamente cuando lo haga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *