Perros en el jardín

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La mayoría de los propietarios de perros que tiene una zona ajardinada para ellos, suelen descubrir habitualmente “regalos ocultos” que pueden ser bastante desagradables. Esa zona de la casa, no es exclusiva del perro. Seguro que en verano, recortas el césped y tomas un poco el sol o, simplemente sales a leer un libro, pues bien, debes recordar al perro que ese, no es su baño privado.

Lo que puedes hacer, es entrenar a tu mascota para que haga sus necesidades en una zona determinada, todo esto imaginando que la zona ajardinada de tu casa es bastante grande. Lo mejor es, que el animal haga sus necesidades en un área específica que no esté demasiado a la vista. De todas formas, esta zona se deberá utilizar en caso de necesidad, ya que el animal debe salir a la calle ¿no crees?

La clave para conseguir tu propósito es la insistencia. Cuando tu amigo te muestre signos de que necesita ir al baño, sácalo a la zona elegida para que pueda hacerlo en ese lugar. Anima a tu mascota a que lo haga en ese lugar. Si termina haciéndolo, deberás demostrarle que lo ha hecho muy bien. Repite el proceso las veces que sean necesarias, hasta que veas que ya va solo.

Si tu perro se muestra reacio a utilizar el área designada, trata de hacerlo más atractivo, añadiendo un arbusto, un poste u otro elemento que le guste. Recuerda: tu objetivo es conseguir que el animal acuda allí de forma automática, ya que os facilitará el trabajo a los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *