Características y cuidados del pez payaso


El Pez Payaso, perteneciente a la familia Pomacentridae, más conocido por ser la especie protagonista de la película “Buscando a Nemo”. Se ha introducido en los acuarios marinos recientemente, procede de los arrecifes de coral del Indopacífico y vive en simbiosis con las anémonas, teóricamente una especie depredadora, de la que obtiene protección frente a posibles atacantes.

Esta clase de pez es fácil de obtener y posee un precio asequible, sus intensos colores rojo, rosa o naranja y blanco lo hacen muy vistoso, además de ser un regalo perfecto para los niños que lo reconocen por la película de Disney. Pero es una especie que requiere cuidados y no todos los aficionados son capaces de mantenerlo en buenas condiciones.

El pez payaso es carnívoro y necesita un aporte vegetal en su dieta. Su alimentación debería basarse en mejillones cocidos, pescado blanco, pulpo, gambas o langostinos, berberechos, acelga y espinaca cocida. Como complemento, podrías suministrarle comida seca, de primera calidad, artemia adulta y gusanos.

En el mar, los peces payaso persiguen a sus presas, por lo que para avivar su instinto de caza es recomendable distribuir la comida sin parar las corrientes de agua del acuario.

La reproducción de este pez obedece a la elevación de la temperatura del agua. En el acuario se puede inducir aumentando de forma gradual la temperatura hasta alcanzar los 28 ºC.

Si el acuario está demasiado poblado de depredadores que supongan una amenaza para los alevines, se pueden trasladar los huevos a un acuario diferente unos días antes de la eclosión. Los huevos nunca deberán entrar en contacto con el aire para evitar que se estropeen. En el otro acuario, se colocan encima de un difusor de burbujas finas, para que se bañen todos los huevos. De este modo, conseguirá que los alevines nazcan aún sin los cuidados paternales.

Síntomas de que tu periquito está enfermo


La prevención, el cariño y una buena alimentación son las mejores maneras de evitar una enfermedad grave de cualquier mascota.

Mucha gente opta por animales como los periquitos, aparte de por su belleza y su colorido, porque requieren menos cuidados que una mascota grande como pudiera ser un perro. Pero que requiera menos cuidados no implica que uno se pueda desentender del animal. Es más, los periquitos son unos pájaros bastante delicados y aunque los mantengamos muy limpios tanto a ellos como a su jaula y les demos una alimentación adecuada, es posible que enfermen.

La observación de tu mascota es primordial para detectar algún problema. En el caso de los periquitos hay ciertos síntomas que implican enfermedad. A continuación mencionamos algunos de los signos más frecuentes que debes observar, y que te alertarán sobre algún padecimiento de tu ave. Son los siguientes:

-El periquito come o bebe menos de lo habitual. También si come o bebe más de lo normal.
– Muestra una pérdida o un aumento de peso desmedido.
– El color de su plumaje se torna opaco.
– Su céreo cambia de color.
– Se muestra mucho menos activo de lo habitual, o bien ya no vuela en absoluto.
Respira con dificultad u o observas que jadea mucho después de volar.
– Tiene los ojos llorosos o bien los mantiene mucho tiempo, más del normal, cerrados;
Evita el contacto con sus compañeros de jaula o son ellos quienes lo rechazan;
– Sus excrementos cambian de color

Si observas cualquiera de estos síntomas y no remiten pasados un par de días, debes llevar al periquito al veterinario para que haga un diagnóstico de lo que le sucede.

Cuidados básicos de la tortuga de tierra


Mantener una tortuga de tierra no es algo tan sencillo como en el caso de las tortugas de agua. Las tortugas terrestres tienen más necesidades y, por tanto, exigen más responsabilidad por parte de sus dueños.

Se las puede acomodar bien en el interior de una casa, siempre que podamos destinarles un habitáculo adecuado. En las tiendas de animales venden unos parques especiales destinados a las tortugas de tierra. Antes de comprar uno hay que fijarse en que sea amplio y que debe tener los siguientes elementos:

-un bebedero
-una bañera poco profunda para que la tortuga se refresque
-una amplia zona de paseo seca y soleada
-un cobijo donde se sientan seguras.

Si no encontramos un producto que se ajuste a lo que buscamos en la tienda de animales, podemos fabricar con una caja de cartón agujereada con algo de heno en su interior el cobijo para la tortuga y comprar un bebedero y también un recipiente que sirva como bañera. Todo esto colocado en una zona tranquila y apartada de la casa, que forme en rincón de la tortuga.

Además, es muy recomendable para el bienestar de las tortugas de tierra dejarlas libres deambulando por la casa o por el jardín. Deben hacer ejercicio, tomar el sol y también distraerse un poco.

La mayoría de las tortugas terrestres son casi exclusivamente herbívoras: se alimentan de frutas y vegetales. Existen buenos preparados comerciales de alimento para tortugas terrestres pero, al igual que sucede con las acuáticas, es mejor complementar su dieta con comida fresca. Les gusta la lechuga, la zanahoria, el pepino, el tomate… Prueba a dar trocitos de fruta o verdura a tu tortuga y ya verás cuál es la que más le gusta. De la misma forma, si tienen acceso a algún jardín, también seleccionarán las plantas o arbustos que más les apetezcan.

Cuidados básicos de la tortuga de agua


Las tortugas de agua son una mascota perfecta para los niños de corta edad. Es una forma de hacerles responsables antes de dar el paso a tener un animal que implica más responsabilidad como los perros o los gatos.

Al adquirir una tortuga hay que asegurarse de que su aspecto sea saludable: caparazón brillante y duro, ojos abiertos y que al dejarlas en el tanque de agua naden veloces son indicativos de buena salud.

Las tortugas necesitan espacio tanto para nadar, como para estar fuera del agua, por eso debemos buscar un tanque amplio. El típico que se vende en las tiendas suele tener capacidad para un litro de agua con una isleta de apenas 5 centímetros en medio. Lo mejor para la tortuga es un recipiente más amplio, que le permita un poco de movilidad. También podemos sacar las tortugas de su tanque, dejarlas andar por la casa o el balcón, pero siempre con cuidado para evitar accidentes o caídas. Las tortugas tienden a esconderse debajo de los muebles y si no somos cuidadosos podemos pisarlas o hacerles daño.

Los cuidados básicos de la tortuga de agua son sencillos:

Cambiar de agua. Se puede emplear un filtro depurador de agua, idéntico al utilizado en los acuarios, aunque más potente.

Eliminar el cloro del agua del grifo.

Alimentarla 1 o 2 veces al día procurando echar sólo la cantidad que se vaya a comer, para que no se estropee y enturbie el agua.

– Sacar a la tortuga a tomar el sol; necesita luz natural sobre el caparazón para poder fabricar ciertas vitaminas.

– Colocar un calentador en el tanque, esto asegura una temperatura estable de aguas tropicales durante todo el año.

Con estos simples cuidados la tortuga de agua vivirá, y muy feliz, durante muchos años.

Limpieza de tu cachorro


Toma nota de estos consejos para que tu cachorro aprenda desde pequeño, es fundamental mantenerlo limpio para que no tener problemas de higiene.


No se recomienda bañarlo frecuentemente. Si el perro está bien alimentado y realiza actividad física, tendrá un pelo sano y brillante sin necesidad de limpiarlo con agua y jabón. Sin embargo, si tu mascota es de pelo largo o definitivamente prefieres bañarlo, puedes hacerlo con una frecuencia de hasta dos veces al mes, siempre con un champú especial para perros. Al terminar, sécalo rápidamente con una toalla.


Debes saber que las mascotas de pelo largo necesitan más cuidado que los que tienen poco pelo, utiliza un cepillo con cerdas especiales y mientras lo cepillas, no dudes en acariciarlo para que se sienta feliz.


En supuesto de que haya salido a la calle y tenga las patas o el hocico, puedes lavarlo sin necesidad de bañarlo por completo. Puedes utilizar una esponja suave mojada en agua y frotar para limpiar la suciedad. El cepillado es uno de los cuidados básicos ya que permite también controlar regularmente el peso del animal y el estado de la piel.


Es importante que nunca le pegues a tu mascota cuando no haga sus necesidades en el lugar correcto. Para enseñar a un cachorro a realizarlo siempre en el mismo lugar, lo más práctico es el método del papel de diario:
Cuando es pequeño, cubre toda la zona donde el animal pasa mucho tiempo con papeles de diario, de ese modo se acostumbrará a hacer sus necesidades sobre el papel. A medida que crezca, deja sólo un rincón con papeles de diario para que él mismo vaya cada vez que quiera evacuar. Si no lo hace, enséñale donde tiene que hacerlo. Si deseas cambiar el lugar inicial por otro, sólo tendrás que poner papel de diario en la nueva ubicación: el perro irá allí directamente, aunque a lo mejor al principio ande un poco despistado o desorientado.

Cuidados del cachorro en sus primeros días


El cuidado de los cachorros durante los primeros días de vida es fundamental para asegurarnos tener una mascota adulta sana y feliz. Conoce todo lo que debes de tener en cuenta cuando decides incorporar una mascota a tu familia.


La tolerancia a estímulos es la primera huella imborrable que quedará en el animal, eso condicionará el resto de su vida, afectando la socialización con otros perros, con los seres humanos y con la integración en la familia.


Organiza una buena alimentación para que crezca fuerte, así como desparasitaciones internas y externas.


Limpia diariamente el pelo con un paño húmedo. Cepíllalo cuidadosamente, evitando quitar la protección grasa que el cachorro tiene en la piel, por eso es importante no bañarlo cada semana.


Debes seguir las vacunaciones que aconseje el veterinario. La vacuna obligatoria es la antirrábica a los 4 meses, además de la del parvovirus y el moquillo (a los 45 y 60 días). También se suele suministrar un refuerzo con la vacuna a los 3 y a los 5 meses.


En el ámbito emocional, el cachorro necesita integrarse sin traumas al hogar donde vive. Los juegos resultan indispensables para potenciar sus habilidades innatas y conseguir que sea feliz. Recuerda que para que el cachorro se convierta en un adulto sano y con un carácter estable, necesita cuidados físicos, emocionales y psíquicos. Dedícale todo el tiempo que sea necesario, luego te lo agradecerá.

Evitar que nuestro perro pase frío


El frío puede afectar el bienestar de nuestras mascotas, ya que las bajas temperaturas pueden alterar el equilibrio de su organismo. Hay que tener especial cuidado, sobretodo, con animales jóvenes o recién nacidos, los de mayor edad y los que padecen artritis, ya que el frio empeora la situación de sus articulaciones. Por esas razones, ante la llegada de estaciones frías, hay que tomar precauciones para evitar decepciones.

Alimentación y los ejercicios
El mayor aporte de calorías y nutrientes necesarios los dan los alimentos equilibrados, especialmente diseñados para cada tipo de perro. Los animales que están mucho tiempo al aire libre requieren de una alimentación reforzada, ya que necesitan una cantidad mayor de energía. Tampoco el ejercicio debe descuidarse porque haga frío y no nos apetezca salir. Los perros que viven en pisos tienen que ser paseados diariamente.

Abrigarlos a la hora de dormir
Cuando una mascota está fuera de casa, tiene que tener un lugar donde protegerse por la noche, ya que es indispensable aislarlos de la humedad del suelo. Otro elemento a tener en cuenta es que las casitas de perros no tengan goteras porque el agua que entra por la noche puede ocasionar resfriados. Asimismo, este alojamiento debe ser pequeño para que pueda concentrar el calor que ellos mismos desprenden.

La pérdida del pelo o la sequedad de la piel durante el invierno puede ser signo de que nuestra mascota pasa frío. En tal caso, hay que cepillarlo más a menudo, para activar la circulación sanguínea del cuero cabelludo y estimular la hidratación. Si nuestra mascota sufriera una hipotermia a causa del frio habría que practicarle unos primeros auxilios básicos como abrigarlo con mantas y bolsas de agua caliente, frotar enérgicamente su cuerpo y, si está consciente, darle de beber agua tibia con azúcar. Aunque la creencia popular es que nuestros perros son capaces de protegerse del frío, en condiciones extremas requieren nuestra ayuda.

Cómo cortar las uñas del perro


Mantener las uñas de tu perro bien cortadas será mucho más cómodo para todos, aunque quien más te lo agradecerá será tu amigo. Cuando vayas a recortar las uñas de tu mascota lo mejor será que alguien te ayude, así podréis dividiros el trabajo: tú agarras la pata y cortas las uñas, mientras que la otra persona agarra al perro para que no se mueva mucho. No a todos los perros les encanta que les corten las uñas por lo que a veces es más fácil llevarle al veterinario y que termine haciéndolo él.

En las tiendas especializadas encontrarás diferentes tipos de cortadoras de uñas. Deberás “estudiar” las diferencias entre unos y otros, las calidades que presentan y cual se adapta mejor a tu mano para facilitar el proceso. No debes olvidar comprar maicena o polvo astringente que te ayudará a parar la hemorragia en caso de algún corte que le puedas hacer a tu mascota en las uñas. Si compras alguna golosina para premiarle, tu amigo te lo agradecerá.


Si nunca le has cortado las uñas al perro comienza levantando una de sus patas y observando la forma de las mismas. Una vez que notes como los dos estáis cómodos puedes comenzar con la manicura. Procura sentarte en el suelo y no forzarle demasiado las patas para que no se produzcan momentos de tensión innecesarios.

No cortes demasiado las uñas. Si tu perro tiene las uñas de color claro podrás ver claramente hasta qué parte es la que tienes que cortar. Si por el contrario tiene las uñas de color negro, corta simplemente el borde de la uña. Intenta que el corte sea rápido y seco. Si cortas demasiado y empieza a sangrar aplica presión en la punta de la uña para detener la sangre o directamente aplícale el polvo que te hemos comentado anteriormente.

Cuidar peces de colores


Los peces de colores son animales muy fáciles de cuidar y no necesitan demasiado espacio en la casa. Pueden vivir durante varios años (unos 10 años los casos más longevos) si se cuidan de forma apropiada. Aunque puedes utilizar cualquier pecera, ten en cuenta que cuanto más espaciosa sea esta mayor movilidad tendrán tus nuevos amigos.

Estos peces deben ser alimentados al menos dos veces al día. Si les observas con detenimiento verás como apenas tardan entre 5 y 10 minutos en comerse la comida. Ten cuidado al darles de comer; cuantas más comidas les pongas más comerán. Es muy fácil que estos peces mueran por sobreralimentación. Compra la comida específica para este tipo de peces y recuerda leer las recomendaciones sobre la cantidad y las veces que debes proporcionarles el alimento.


Muchas peceras normales no necesitan filtro de agua, pero si compras una pecera más sofisticada seguro que necesitas uno. El filtro te ayudará a mantener la pecera más limpia. De todas formas, cuando vayas a limpiar la “casa” de tus amigos vacía la mitad del contenido y vuelve a rellenar con agua limpia el recipiente.

Si ves que está muy sucio o tienes piedrecitas en el fondo que quieres ventilar, saca con cuidado a los peces con una redecilla especial e introdúceles en otro sitio que hayas preparado con anterioridad. No se te olvide observar a tu amigo durante algún tiempo a lo largo del día por si pudieras observar algún tipo de cambio en su comportamiento. Recuerda que tus peces de colores también se pueden poner enfermos.

Primeros Auxilios para tu mascota

mascotas
Cuidar a una mascota no es una tarea fácil y la verdad es que nadie nace sabiendo, por eso lo mejor es que consultes con tu veterinario cualquier duda que tengas sobre tu mascota. Ninguna pregunta es demasiado tonta a la hora de mantener a nuestros animales de forma segura y saludable. Por supuesto, la prevención es por lo primero que tenemos que luchar. Aquí tienes algunas de las situaciones médicas más comunes que pueden surgir con tu mascota.

Cortes, mordeduras, heridas punzantes, etc. Debes limpiar suavemente el área con agua tibia. Intenta tranquilizarle

Golpe de calor. Observa los síntomas del animal: jadeo incontrolable, colapso, ojos en blanco o mirada fija, puede llegar la inconsciencia. Lleva a tu mascota a un lugar fresco, tranquilo y comienza a suministrarle agua.

Accidentes de coche. Puede que la mascota entre en estado de shock; tratar de tranquilizarle y tápale por el frío del susto. Intenta detener cualquier hemorragia. Lleva a tu mascota al veterinario inmediatamente.

Picaduras de abeja o avispa. Si puedes ver el aguijón quítaselo con cuidado. A continuación, envuelve la zona afectada con un paño húmedo. Mantenle en observación para ver que síntomas tiene desde la picadura.

Quemaduras. Aplica agua fría en la zona afectada y llama al veterinario.

Veneno. No intentes hacer que tu mascota vomite. Llama deprisa al veterinario y dale todos los datos que puedas: que es lo que ha ingerido, cuanta cantidad, síntomas del animal, etc.