El infantil Dálmata

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los dálmatas son una raza muy antigua, es más, hasta aparecen en algunos relieves de los antiguos egipcios. Durante siglos han sido usados como acompañantes de los carruajes, dada su capacidad para correr al mismo ritmo de los caballos.

De aire aristocrático, silueta simétrica y porte musculoso, los dálmatas son ágiles y tienen un movimiento ligero, muy elegante. A esto contribuye la formación de sus patas y las almohadillas de sus pies, muy fuertes, que los hacen unos grandes corredores.

Tienen el pelo corto y fino, pero denso. Además de su agilidad y porte, los caracterizan sus manchas, negras o castañas que cubren su cuerpo cuyo color base siempre es el blanco. Las crías de dálmata carecen de manchas, éstas aparecen según va creciendo.

El peso medio del dálmata ronda los 25 kilos para las hembras y alrededor de 30 para los machos.

Los dálmatas tienen tendencia a padecer ciertas enfermedades muy concretas, como la sordera y los cristales de ácido úrico.

En cuanto a su carácter, son unos perros bastante tranquilos, que ladran muy poco. Independientes y algo obstinados, pero no hasta el punto de que sea difícil adiestrarlos. Es una raza muy sensible, que no tolera el maltrato, así que a la hora de adiestrarlos hay que optar por los premios más que por los castigos.

Los niños adoran a los dálmatas, no sólo por la película de Disney (“101 dálmatas”), sino porque se llevan muy bien. Es ideal para familias con niños, porque el dálmata es muy paciente con ellos, es más, su carácter es similar al de un niño: hiperactivo, juguetón, rebelde, se aburre con facilidad…

Sociable, disfruta con la compañia de las personas, y puede pasarlo realmente mal si les deja demasiado tiempo a solas. Necesita ejercicio y es conveniente sacarlo a menudo por zonas amplias para que pueda correr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *