Cuidados del dálmata


El dálmata es un perro activo, lleno de energía y belleza al que le gusta mucho jugar y sobre todo disfruta de largas sesiones de ejercicio. Para que esta raza se mantenga en buen estado de salud y hacer más fácil la convivencia con nuestra mascota, es necesario seguir una serie de cuidados.

El dálmata es un perro de pelo corto, por lo que no está preparado para soportar bajas temperaturas, así como estar sometido a grandes variaciones térmicas, por lo que es un perro que no se adapta bien a vivir a la intemperie.

Es necesario proporcionarle una gran cantidad de ejercicio al día, por lo que debemos salir varias veces a pasear con él y mantenerlo activo cuando estemos en casa. Cuando paseemos, es importante hacerle correr y jugar tanto con objetos como con otros perros, para que queme el exceso de energía. Es recomendable que el dálmata, sobre todo si es cachorro, corra y pasee por terrenos blandos como la hierba o la tierra que por el asfalto.

Algunos dálmatas sufren un problema de sordera congénita que en a veces no se detecta, pero lo van transmitiendo a sus descendientes. Por ello es conveniente que nuestro veterinario realice un chequeo periódico de sus oídos.

En cuanto a la alimentación, aunque le gusta la fruta, no debemos darle demasiada, ya que el azúcar de la fruta puede provocarle daños en el globo ocular. No debemos alimentarle tampoco con un exceso de proteínas, ya que esta raza acumula altos niveles de ácido úrico. También pueden tener tendencia a la obesidad, por lo que es importante controlar lo que come.

Finalmente, no olvides que, para educar a tu dálmata, debes utilizar más el refuerzo positivo que el castigo, ya que se trata de un perro muy sensible. De este modo, será mucho más fácil lograr que te obedezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *