Consejos para elegir un cachorro


Si queremos tener una nueva mascota, lo mejor siempre es acudir a un refugio de animales donde podremos adoptar un perro que ha sido abandonado por sus anteriores dueños, dándole una nueva oportunidad.

Sin embargo, a veces tenemos la ocasión de adoptar o adquirir un cachorro. En ese caso, es bueno seguir una serie de consejos para no llevarse sorpresas desagradables.

– Pregunta al criador todos los detalles sobre la salud del animal, cuando ha sido desparasitado, si ha sufrido alguna enfermedad y si existe la posibilidad de que el animal presente alguna enfermedad hereditaria. El hecho de que el cachorro pueda enfermar no es una razón para no adoptarlo, pero es bueno estar prevenido ante este hecho.

– Si puedes, conoce a los padres y hermanos del cachorro. Hacerlo te dará una idea bastante acertada de cómo será tu perro cuando crezca, tanto en el aspecto físico como en el carácter. Toda esta información es necesaria tenerla en cuenta dependiendo de cómo sea nuestro hogar, si tenemos hijos, si tenemos otros perros u otro tipo de mascotas, ya que la convivencia dependerá en gran parte de todos estos detalles.
SEGUIR LEYENDO “Consejos para elegir un cachorro”

Cuidados del cachorro de gato


Una vez que hemos decidido acoger en nuestra casa a un gato, sobre todo si es cachorro, deberemos procurarle unos cuidados básicos de forma que logremos que se acostumbre y se sienta a gusto tanto con su nuevo hogar como con nosotros.

Para evitar que el gatito se ponga nervioso el primer día deberemos intentar que su llegada se produzca sin sobresaltos y evitar que pase de mano en mano por todos los miembros de la familia.

Desde la primera noche será necesario que lo acostumbremos a dormir en su cesta o en el lugar que hayamos designado para él, ya que si nos lo llevamos a la cama luego será muy difícil quitarle esta costumbre. Lo ideal es que no esté en un lugar demasiado aislado para que se vaya acostumbrando a los ruidos de la casa.

Será también necesario, sobre todo si es un cachorrito que ha sido abandonado es llevarlo al veterinario, para que lo desparasite y verifique su estado de salud. También, si está dentro de la edad de vacunación, será necesario vacunarlo de las principales enfermedades del gato como la rabia o la panleucopeina felina.
En cuanto a su alimentación, es necesario darle una alimentación específica atendiendo tanto a su edad como a su raza y recordar que debe tener en todo momento agua limpia en un lugar accesible para él. Si decidimos darle pienso, existen muchas variedades en el mercado específicas para la edad del gatito. Si preferimos darle alimentos naturales, deberemos darle leche tibia, y carne, alimentación que complementaremos con pescados, yogurt, atún en lata, etc.

Se debe prestar especial atención al aseo del gatito no sólo por la salud del animal, sino porque el momento del cepillado se convierte en un momento de complicidad entre el gatito y su amo. Es bueno terminar el cepillado con una caricia o un juego.

Los cachorros y la nieve


Siempre debes estar pendiente de tu mascota, sobre todo si todavía es un cachorro. Los pequeños no suelen tener miedo a muchas cosas ni preocuparse de si hace frío o calor. Ellos sólo quieren divertirse sea, cuales sean las consecuencias. El frío puede ser un gran enemigo para los pequeños así que, aquí tienes unos consejos que te pueden ayudar:

– Mantén a tu cachorro calentito
Por muy bien que se lo esté pasando, no los dejes fuera durante períodos prolongados cuando haga frío. Aunque no lo creas, la hipotermia y la congelación son dos peligros que le pueden afectar directamente. Fíjate en sus temblores.

– Patas libres de nieve
La nieve que se introduce entre las almohadillas de las mascotas puede producirles dolores e incluso heridas. Recuerda que cuando hace mucho frío, se suelen echar productos químicos por algunas zonas para evitar la congelación de la calzada así que vigila que come o chupa tu cachorro.

– Mantenle lejos de sitios congelados (fuentes, ríos…)
Es muy fácil que los pequeños intenten curiosear y terminen cayendo dentro debido a la rotura del hielo.

– Vehículos especiales para la nieve
Si estáis en una zona donde se pueden llegar a utilizar motos para la nieve lo mejor es que no sueltes al cachorro. Llévalo atado ya que un pequeño despiste puede producir un accidente.

– Caminatas
Si ves que el cachorro no quiere seguir caminando por zonas en las que hay hielo o nieve, lo mejor es que intentes cogerle en brazos y no le fuerces a seguir.

Cachorros huérfanos


Muchos de los que poseen gatos o perros como mascotas los aparean con otros de sexo contrario para que el ciclo de la vida continúe su curso. Una vez que los cachorros nacen es necesario que, al igual que todos los mamíferos, mamen de su madre durante un mínimo de entre seis y ocho semanas.

Pero en ocasiones la mala suerte invade a los recién nacidos, y pierden a su madre antes de que ese período termine, porque desaparece o muere, y la situación se complica. Para evitarlo debemos vigilar a nuestro animal en los días inmediatamente posteriores al parto ya que, especialmente los gatos, que son poco miedosos, pueden sufrir atropellos u otro tipo de accidentes.

Si a pesar de todo ocurre la desgracia los amos deben tener en cuenta que, si quieren salvar la vida de los cachorros huérfanos, el esfuerzo será grande, ya que tendrán que adquirir pequeños biberones y leche especiales para animales y encargarse de alimentarlos varias veces al día, que serán más o menos dependiendo del tamaño y la raza.

Aún así, debemos asumir que la vida de un cachorro sin madre siempre peligra y que las probabilidades de supervivencia son pocas, máxime si quedaron huérfanos a los pocos días de nacer, ya que la leche materna es, sin duda, la más adecuada para trasmitir a los perritos o gatitos los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Por ello, y aunque es triste decirlo, debemos darnos con un canto en los dientes si salvamos a alguno de ellos. En el caso de que lo logremos, debemos continuar alimentándolos como al resto de cachorros, provocando el destete de forma paulatina y añadiendo, poco a poco, a su alimentación, primero papillas y después alimentos sólidos, aunque se recomienda que cada mascota siga una dieta específica marcada por su veterinario.

Alimentos prohibidos para tu cachorro


Pasada la lactancia de tu perro hay que acostumbrarle pronto al alimento seco (pienso), que es el más completo y el más sano para tu cachorro. En el mercado hay diferentes compuestos específicos para cachorros. Además hay que fijarse para evitar ciertos alimentos peligrosos para un perro. Esta es una lista de los alimentos que nunca debes proporcionar a tu cachorro, o que debes evitar siempre que sea posible:

Huesos. Los huesos son un gran entretenimiento para los perros adultos, además de una excelente forma de fortalecer su dentadura, pero cuando el perro es cachorro pueden ser peligrosos, puede atragantarse e incluso hacerse daño en el estómago, la garganta o los intestinos.

Restos de nuestra comida. Podemos utilizar los restos de comida como premio, pero nunca debe convertirse en una costumbre. A la larga puede provocar en el perro tanto problemas de estómago como obesidad.

Comida preparada para gatos. Es posible que tengas un perro y un gato y que un día, al ver que se ha acabado la comida para perro pienses en darle comida para gato. Es un error, sus componentes son diferentes ya que las necesidades de los dos animales son diferentes.

Comida de nuestra mesa. Es difícil de conseguir ya que los cachorros son insistentes y da mucha pena verlos gemir mientras comemos, pero es importante mantenerse firme para evitar que el cachorro coja el hábito de rondar la mesa y suplicar mientras comemos.

Chocolate, dulces, bollería industrial. A casi cualquier mascota le gusta el chocolate, pero para ellos es especialmente nocivo.

Golosinas entre horas. Es normal usar galletas para perros o bolitas de pienso en el adiestramiento del cachorro, pero debemos ser firmes y no darle ninguna de estas golosinas entre horas, actúan como premios que refuerzan el buen comportamiento y si las damos alegremente confundiremos al cachorro.

El parto y la lactancia en los gatos


Si tu gata está embarazada y a punto de dar a luz, no te preocupes, lo más probable es que no tengas que hacer absolutamente nada durante el parto. Todas las razas de gatos son autosuficientes, la naturaleza les dicta qué han de hacer, no importa que tu gata sea primeriza. A no ser que el veterinario te haya indicado lo contrario, tu gata se las apañará perfectamente sola para tener a sus cachorros.

Los gatitos nacen con los ojos cerrados. Tardan aproximadamente una semana o 10 días en abrirlos. Sus primeros días consistirán en dormir y comer con avidez. Observarás que el carácter de tu gata cambia y se muestra menos juguetona y cariñosa contigo, e incluso puede mostrarse recelosa si intentas acercarte a los cachorros recién nacidos.

Debes ser muy cuidadoso y respetuoso con madre e hijos durante los primeros días. Si quieres tocar a los cachorros, espera un poco o aprovecha para acercarte a ellos cuando la madre se haya alejado. Pasados los primeros días verás que tu gata vuelve a confiar en ti como siempre y que podrás acercarte y tocar a los gatitos sin problema.

La lactancia felina suele durar un mes o mes y medio. A partir de las tres semanas debemos empezar a ofrecer comida blanda a los gatitos, colocándola en una cuchara y acercandola a la nariz de los cachorros, para que puedan olerla y sentirse interesados.

Por su parte, la madre debe recibir en esta época una dieta completa y específica para su estado, con pocas grasas, pero mucha proteína, además de sales minerales y vitaminas.

Lo habitual son las camadas de 3 a 6 cachorros, pero si tu gata pare a 8 crías (es una posibilidad, aunque remota) deberás ayudarla dando biberones a algunos de los cachorros ya que ella no podrá ocuparse de todos.

La alimentación de los cachorros de perro


El primer año de vida de tu cachorro es fundamental ya que marcará tanto su carácter como su futura salud.

Como sucede con los cachorros de cualquier raza (humanos incluidos), los perritos necesitan un aporte calórico mayor durante su infancia, es decir, durante su primer año.

Cuando el cachorro alcanza las seis semanas debemos empezar a darle de comer tres veces al día. Es importante acostumbrarle a ciertos hábitos: el recipiente de agua y el de comida deben estar siempre en el mismo sitio y debemos procurar darle de comer a las mismas horas. Retiraremos el recipiente de la comida tras 20 minutos (lo más probable es que el cachorro se lo haya comido todo enseguida).

A partir de los seis meses le daremos de comer dos veces al día.

Debemos proporcionar al perrito comida preparada seca y pensada para las necesidades especiales de los cachorros. Lee atentamente la etiqueta del envase para asegurarte de que es la más adecuada para la edad y raza de tu perro. Recuerda que los snacks que se suelen usar como premio o para el adiestramiento son alimentos hipercalóricos y que no debes excederte con ellos.

Para evitar la obesidad (a la que tienden muchas razas de perros) debemos fijarnos en que el estómago del cachorro no sobresalga y que podamos palparle las costillas.

Si tu cachorro se resiste a la comida seca, prefiere la enlatada (con más calorías y por tanto menos recomendable) puedes usar algunos trucos para irle acostumbrando al pienso:

Mezclar la comida enlatada con la comida seca, aumentando la cantidad de pienso y disminuyendo la cantidad de comida enlatada hasta que sólo le des comida seca.

Humedecer el pienso con un poco de agua. Esto facilita su ingestión que puede resultar algo difícil en razas pequeñas o en cachorros no destetados.

Ayudar a los cachorros del bosque


Cada año, miles de cachorros de animales salvajes son “rescatados” por gente amable que desean ayudarlos. Lamentablemente, muchos de estos animales jóvenes no necesitan ser rescatados. Ellos no necesitan ayuda, y de hecho, moverlos significa separarles de sus madres. Debes saber diferenciar cuando rescatarles es una necesidad y cuando no. Está claro que si encuentras a un cachorro vagando por la carretera, deberás para a ayudarle.

Lo que no está bien es que paseando por un bosque, encuentres a una cría y la cojas para llevártela a un lugar mejor. La separación de un animal de su madre, seguramente, disminuirá sus posibilidades de supervivencia. Es imposible explicarte todas las situaciones que te puedes encontrar en el campo pero, debes leer algunas directrices que dan los expertos en la materia. Aquí tienes algunos ejemplos y consejos que te pueden ayudar:

– Cervatillos
No “rescates” a cualquier cervatillo que veas andando por la zona. Deberás ayudarle si le ves tumbado cerca de otro muerto (puede ser su madre). Las madres, suelen dejar a sus crías solas durante muchas horas al día. El instinto de este animal les hace quedarse inmóviles si ven cerca a una persona. Aunque parezca paralizado, déjale tranquilo.

– Cachorros carnívoros
No “rescates” a los cachorros de los grandes carnívoros, como osos, lobos, coyotes, gatos monteses o pumas. Ayudarles a ellos puede ser muy peligroso para ti y para el cachorro. Llama a los guardias forestales de la zona si crees que el cachorro está mal herido o tiene algún problema. Aunque no veas a la madre, esta puede estar cerca y puede atacarte al ver como coges a su cría.

Limpieza de tu cachorro


Toma nota de estos consejos para que tu cachorro aprenda desde pequeño, es fundamental mantenerlo limpio para que no tener problemas de higiene.


No se recomienda bañarlo frecuentemente. Si el perro está bien alimentado y realiza actividad física, tendrá un pelo sano y brillante sin necesidad de limpiarlo con agua y jabón. Sin embargo, si tu mascota es de pelo largo o definitivamente prefieres bañarlo, puedes hacerlo con una frecuencia de hasta dos veces al mes, siempre con un champú especial para perros. Al terminar, sécalo rápidamente con una toalla.


Debes saber que las mascotas de pelo largo necesitan más cuidado que los que tienen poco pelo, utiliza un cepillo con cerdas especiales y mientras lo cepillas, no dudes en acariciarlo para que se sienta feliz.


En supuesto de que haya salido a la calle y tenga las patas o el hocico, puedes lavarlo sin necesidad de bañarlo por completo. Puedes utilizar una esponja suave mojada en agua y frotar para limpiar la suciedad. El cepillado es uno de los cuidados básicos ya que permite también controlar regularmente el peso del animal y el estado de la piel.


Es importante que nunca le pegues a tu mascota cuando no haga sus necesidades en el lugar correcto. Para enseñar a un cachorro a realizarlo siempre en el mismo lugar, lo más práctico es el método del papel de diario:
Cuando es pequeño, cubre toda la zona donde el animal pasa mucho tiempo con papeles de diario, de ese modo se acostumbrará a hacer sus necesidades sobre el papel. A medida que crezca, deja sólo un rincón con papeles de diario para que él mismo vaya cada vez que quiera evacuar. Si no lo hace, enséñale donde tiene que hacerlo. Si deseas cambiar el lugar inicial por otro, sólo tendrás que poner papel de diario en la nueva ubicación: el perro irá allí directamente, aunque a lo mejor al principio ande un poco despistado o desorientado.

¿Por qué ronronean los gatos?


El ronroneo es uno de los sonidos más agradables y también más característicos de los gatos. Que un gatito ronronee mientras se sienta en nuestras rodillas es un signo claro de bienestar. Pero aunque parezca increíble, los expertos aún no han conseguido establecer cuál es el propósito del ronroneo, hasta hay varias teorías sobre cuál es la parte del cuerpo que produce este sonido. La opinión mayoritaria actual es que el gato ronronea cuando contrae rítmicamente los músculos de la laringe, utilizando para ello también el diafragma.
SEGUIR LEYENDO “¿Por qué ronronean los gatos?”