Curiosidades sobre gatos


Piensas que lo sabes todo sobre tu gato, ¿verdad? Pues puede que eso no sea cierto. Los gatos son un perfecto animal de compañía pero son bastante misteriosos y hay muchas curiosidades sobre ellos que no todo el mundo conoce:

– Los gatos domésticos son unos grandes corredores y pueden llegar a correr a una velocidad de 35 km/h.

– Estos gatos gastan casi el 30% de sus vidas aseándose. Curioso, ¿verdad?

– Cuando un gato se lava puede llegar a salivar la misma cantidad de líquido que cuando orina.

– Los gatos y los seres humanos tienen en su cerebro las mismas regiones dedicadas a las emociones.


– Hay 33 razas de gatos domésticos y más de 500 millones de gatos domésticos en el mundo.

– Su corazón late dos veces más rápido que el de los seres humanos.

– Durante su vida, una gata puede llegar a tener cerca de 100 gatitos.

– Los gatos casi nunca «ronronean» a otros gatos. Ese sonido lo reservan para “sus” seres humanos queridos. Así que siéntete halagado cuando tu amigo te ronronea.


– El promedio de gastos de veterinario para el mantenimiento de un gato sano es de unos 60€ al año. Esto significa que no es demasiado el gasto económico que supone mantener un gato. Todo depende de su salud.

– Un gato tiene en total unos 230 huesos. Un ser humano tiene 206. Un 10% de los huesos de los gatos se encuentran en la cola.

– Poseen entre 60 y 80 millones de células olfativas. Nosotros solamente tenemos entre 5 y 20 millones.

Cobayas como mascotas


Su nombre científico es “cavia porcellus”, aunque todos las conocemos con el nombre de cobayas. Puedes encontrar con diferentes variedades de pelo y su apariencia se caracteriza por su cuerpo más bien sólido y redondeado que no nos deja ver su colita. Existen diferentes razas aunque las más frecuentes son: América (pelo corto), Abisinia (abrigo de pelo corto con «remolinos» llamado rosetas) y Peruana (pelo largo)

Las cobayas son animales muy sociales y deberás plantearte conseguirle una pareja aunque sean del mismo sexo. Su esperanza de vida oscila entre los 5-7 años aunque pueden llegar a durar 10. Procura que la jaula en la que vayan a vivir (por lo menos para dormir) sea bastante grande. Suelen ser animales bastante tranquilos y morderán en caso de que se pongan nerviosos. Si uno de sus cuidadores va a ser un niño, asegúrate de que la trata con cuidado.


Podrás comprar tu nueva mascota en cualquier tienda de mascotas o en criadores, pero sea cual sea el lugar donde la compres asegúrate de que está en buen estado de salud y se encuentra en buenas condiciones. Evita seleccionar una cobaya demasiado delgada o con sobrepeso. El cuerpo debe ser firme y redondeado. Debe tener limpios la nariz, los ojos, las orejas y la parte trasera.

También debes revisar la piel: si ves algún tipo de escamas o enrojecimiento avisa al vendedor del problema del animalito. Revisa si ha sido desparasitado y con qué frecuencia debes hacerlo.

Enseñar a nuestro gato


Antes de comenzar con la educación de tu gato debes recordar que él no es una persona, pero que él sí te conocerá como un gato más grande. Intenta ver las cosas desde su punto de vista para lograr entender por qué hace ciertas cosas. Otra cosa muy importante que siempre debes recordar es no golpear a tu mascota. Da igual que sea perro, gato o lo que quieras.

Es mejor que durante el aprendizaje nunca pegues al animal ya que las palabras tienen mayor efecto en la enseñanza. A los gatos, además de intentar hacer que entiendan palabra sueltas como “SI”, “NO”, etc. puedes hablarles con frases más largas. Los gatos sobre todo se centrarán en tu entonación. Pero lo que nunca debes olvidar es que los gatos son totalmente independientes, y que enseñarles órdenes como a los perros es muy difícil por no decir casi imposible.


Es poco probable que consigas que un gato vaya hacia ti por darle una simple orden. Sin embargo, un gato que sabe que será cariñosamente acariciado, cepillado con ganas, y complacido con los juegos que más le gustan seguro que sale a recibirte y cuando digas su nombre para, por ejemplo, ponerle la comida, se acerca rápidamente hasta donde tú estés.

Ninguna mascota se acercará a ti si le gritas o piensa que, por tu comportamiento, va a ser castigado. Como curiosidad, comentarte que los gatos responden mejor a los nombres que terminan en una «e«.

Preguntas que debéis haceros antes de adoptar un perro


Seleccionar un perro para que sea adoptado por la familia es un proceso que debe ser muy estudiado y asumido por todos. ¿Estáis dispuestos a haceros cargo del nuevo miembro de la familia durante una media de unos 10-15 años? Antes de realizar una adopción debéis plantearos una serie de preguntas que debéis hablar antes de dar cualquier paso

¿Qué edad tienen los miembros de la familia? Si los jóvenes de la casa son menores de 7 años, normalmente, no están todavía preparados para asumir esa responsabilidad. Los cachorros no son un juguete. Al adoptar un cachorro y jugar los dos juntos el perro puede producir diferentes arañazos y mordeduras al niño que puede hacer que el perro se convierta para él en algo a lo que debe temer y no querer.

¿Hay ancianos o personas físicamente débiles en la casa? Si es así, hay que tener cuidado con el tamaño del perro que se quiere elegir y la vigorosidad que este tenga.


¿Quién será el principal cuidador del perro? Antiguamente la respuesta era fácil: mamá, pero hoy en día en la mayoría de los hogares los padres trabajan fuera y los hijos están estudiando. Uno de los padres o adultos de la casa debe ser nombrado el cuidador oficial para controlar que al perro no le falta de nada. No se puede dejar toda la responsabilidad a un niño o un joven. Esto no es justo ni para el niño ni para el perro

¿Cuánto puedo gastarme? Eso depende de tu economía, pero es muy recomendable que acudas a perreras para también así salvar a muchos de una muerte segura. Recuerda que no es sólo el gasto del precio del perro, hay otros gastos importantísimos: veterinario, cama, platos, correa, etc.

Captar la atención del perro


Obtener la atención es el primer paso en la enseñanza de cualquier mascota. Pero muchas personas se olvidan de trabajar esta habilidad básica con sus perros. Hay que conseguir que el perro mire donde está el dueño y que no quite la mirada hasta que este le dé la orden que debe realizar.

1. Di el nombre del perro muchas veces. Debes conseguir que el perro te mire. Si lo hace de inmediato enséñale el juguete con el que vais a comenzar a jugar o puedes darle un premio por atenderte tan rápidamente.

2. Repite esta llamada de atención varias veces al día.

3. Juega a menudo con él y recompénsale cada vez que le llames y se gire para mirarte.

4. Si el perro está lejos, llámale y cuando regrese recompénsale. Vuelve a dejar que se vaya lejos y repite el proceso. Debes repetir un montón de veces estas llamadas de atención para conseguir que el perro no se distraiga y no se aleje cada vez más. Verás como al final consigues que vaya siempre a tu lado, o que si se aleja un poco, en cuanto digas su nombre vuelva deprisa.


Aprender a llamar la atención del perro también conlleva el aprendizaje de otras palabras como por ejemplo “SI” o “NO”. Por ejemplo: si vas con él por el campo y observa una ardilla y ves que quiere salir corriendo detrás de ella con un simple NO debes conseguir que se quede a tu lado y no vaya donde tiene pensado. Seguro que poco a poco consigues captar la atención de tu perro y así conseguirás que los paseos sean mucho más agradables.

Perros con ansiedad por abandono


La ansiedad en los perros es un problema bastante común y puede ser un problema bastante pesado. Los perros ansiosos pueden ser muy destructivos o molestos, lo que pone en peligro la relación del perro con su familia. El tipo de ansiedad más común es la ansiedad por abandono. Los perros se estresan al sentirse abandonados por sus dueños, lo que les produce la ansiedad.

Los síntomas de la ansiedad pueden incluir conductas tales como lloriqueos, ladridos, rascar en el suelo y mordisquear todo lo que se le ponga por delante. Dejar al perro al aire libre no es una solución, ya que el problema es que se siente sólo ya que su dueño no está y este problema lo sufre dentro o fuera de la casa.


Afortunadamente, ha habido muchos progresos a la hora de tratar la ansiedad en los perros. Intenta salir y entrar de la casa sin mucho ruido y comienza las ausencias con cortos períodos antes de estar más tiempo fuera. Les puede ayudar bastante realizar ejercicio extra para que cuando lleguen a casa estén más cansados y sólo piensen en descansar.

Fíjate en su lenguaje corporal. Si el perro te recibe poniéndose sobre ti a dos patas puede estar “explicándote” que ha sentido miedo y ansiedad por estar sólo. También debes fijarte en la colocación de sus orejas y de su cola. Si el problema persiste después de intentar buscar soluciones, puedes plantearte llevarle durante las largas ausencias a alguna “guardería” de perros o hablar con el veterinario para un posible tratamiento con medicación.

Elegir peces para casa


Las macotas son capaces de hacerte muy feliz pero ellos requieren toneladas de cuidado y de atención. Si eres de esas personas que no puedes o no tienes los recursos necesarios para ocuparte de un perro o de un gato pero quieres tener algún animal en casa, tus mejores compañeros van a ser unos peces.

En relación con otros seres vivos, los peces son animales de bajo mantenimiento. Ellos no necesitan ser peinados, lavados, paseados, etc. Tampoco necesitan que les lleves al veterinario ya que los cuidados que necesitan son muy básicos. Por supuesto, los peces no son tan cariñosos y mimosos como los perros o los gatos, pero te pueden hacer compañía. Es muy divertido verles nadar por su pecera y ver cómo se comportan con otros compañeros. Para empezar debes seleccionar las especies de peces que más interesantes te parezcan:

Peces de agua dulce tropicales: suelen tener unos colores muy vivos. Por lo general son peces pequeños, lo que significa que pueden vivir en un acuario pequeño. Para ti, un pequeño acuario o una pequeña pecera, no sólo significa menos gasto, sino también que el nuevo inquilino ocupará poco lugar en la casa.


Peces de agua fría: necesitan un mayor mantenimiento. Necesitan más oxígeno que los de agua dulce tropical, es por esto que su “casa” debe ser más sofisticada y tener unos filtros especiales.

Peces marinos tropicales: su belleza viene acompañada de un precio mucho más elevado. El equipo que debes comprar para su mantenimiento es más caro y ocupará mucho más sitio en la casa.

Tener una ardilla como mascota


Tener una ardilla como mascota es posible. Las ardillas son roedores y amantes de la vida silvestre. Aunque por lo general son poco cariñosas, son muy graciosas y ello hace que algunas personas las quieran como mascota. Son animales omnívoros que pueden comer una gran variedad de alimentos, aunque lo mejor es que consultes con el especialista de la tienda de animales de turno.


La clase de ardilla más común es la «Ardilla de Corea». Como muchos de vosotros ya sabréis, son muy rápidas y capaces de escabullirse de cualquier situación. Se recomienda tenerlas en una jaula amplia y para cogerlas lo ideal es ponerse guantes para evitar cualquier mordisco. Sin embargo, siempre hay excepciones como la del siguiente vídeo:

Si lo que quieres es tener un par de ardillas para que se reproduzcan, lo mejor que puedes hacer es esperar a que tengan un año, pues pasado ese periodo de tiempo ya son activas sexualmente aunque el periodo reproductivo se lleva a cabo única y exclusivamente durante la primavera. Después de un mes de gestación, son capaces de dar a luz de 3 a 5 crías que vivirán de 8 a 12 años.


Si quieres que se convierta en una máscota cariñosa para el día a día, tendrás que ganarte su cariño desde el primer momento. Lo más recomendable es que empiece a estar contigo cuando tenga menos de un mes de vida, pues así sabrá apreciar más todo lo que haces por ella.

Enseñar a hablar a nuestro pájaro


Paso 1- Deja que el pajarito se acomode en el lugar donde le quieres impartir las clases. Puedes enseñarle dentro de su jaula o si está acostumbrado, en tu dedo o sobre tu hombro. Si el pájaro no lleva demasiado tiempo en casa, dale tiempo para que se adapte a su nuevo entorno. Asegúrate de que confía en ti.

Paso 2- Comienza a enseñarle palabras muy simples que sean fáciles, como por ejemplo: hola, adiós, guapa… Trata de enseñarle palabras con las que poco a poco pueda hacer alguna pequeña frase.

Paso 3- Muéstrate muy amable y contento cuando le repitas las palabras. Asegúrate de emitir sonidos positivos. Intenta mirarle siempre que le digas las palabras y coge una rutina diaria de repetición.


Paso 4- Repite la frase o las palabras tantas veces como sea posible para que el pájaro lo asimile mejor. Repite todos los días durante semanas. Intenta ponerte horarios para este proceso de aprendizaje. Antes de comenzar con las clases asegúrate de que vas a tener tiempo ya que puede ser un proceso más largo de lo que esperas.

Paso 5- El aprendizaje dependerá de la habilidad del ave para aprender. Asegúrate de que tu nuevo amigo es de una raza que es propensa a aprender a hablar. Si le observas de cerca seguro que puedes ver como te observa de cerca e intenta imitarte. Una vez que el ave haya aprendido con éxito una nueva palabra, ofrécele un premio y muéstrate muy contento.

El calor del verano y los perros


El verano puede ser una temporada muy divertida tanto para tu mascota como para ti. Pero para que los dos lo paséis muy bien debes tomar algunas precauciones para que tu mascota esté feliz y sobre todo fresca y protegida durante estos días calurosos de verano.

Protección solar. Muchas de las preocupaciones que tomas para ti mismo debes tomarlas para tu mascota. Deberás utilizar protección solar si tu perro es de pelo corto y tiene la piel muy blanca o rosácea. Habla con tu veterinario sobre la elección de un buen protector solar y asegúrate de limitar las horas de exposición al sol. Las zonas con las que debes tener más cuidado son las orejas y el morro.


Evitar insolaciones. Limitar y controlar el tiempo que está al aire libre y sobre todo las horas del día a las que está expuesto al sol, es muy importante para que tu perro no sufra ninguna insolación. Si tú tienes calor, ellos suelen tener más. Los perros no son tan eficientes en la refrigeración como nosotros, ya que ellos solo pueden liberar el calor a través de las almohadillas de las patas y por la boca. Cuando ves al perro jadeando y con su lengua fuera es por que está expulsando el calor.

Debes tener un especial cuidado con los perros que tienen el pelo corto (por ejemplo los bulldogs), los cachorros y los perros de edad avanzada. Al atardecer e incluso por la noche déjales que jueguen más tiempo al aire libre. Asegúrate de que tengan en todo momento agua y de vez en cuando introduce en su cacharro algunos cubitos de hielo.