Ir con tu mascota a trabajar


Aunque parezca extraño, esto se está poniendo de moda en muchos países del mundo. ¿Qué mejor manera de reducir el estrés que llevándote a tu fiel amigo a tu lugar de trabajo? Los investigadores han descubierto que los animales domésticos proporcionan muchos beneficios para la salud, uno de los cuales es la reducción de la presión arterial. Más y más compañías están empezando a permitir llevar al perro a trabajar a sus empleados. Si tú eres uno de esos afortunados, te puede venir bien alguno de estos consejos:

– Asegúrate de que tu amigo es sociable y sabe comportarse. Tu perro debe ser capaz de llevarse bien con otras personas y animales domésticos. Recuerda que te encuentras en tu trabajo y que tu amigo no debe perturbar ni el orden ni la tranquilidad del lugar.

– Antes de entrar en la oficina da un buen paseo a tu amigo. Vais a pasar bastante tiempo metidos en la oficina así que será mejor que tu compañero haya hecho todas sus necesidades. También es recomendable que haga bastante ejercicio antes de llegar para que cuando lleguéis esté tranquilo.

– Aunque haga sus necesidades a primera hora, debes sacarle regularmente a la calle para que él también pueda “despejarse”.


– Llévale una cama para él y algunos juguetes. Tampoco se te deben olvidar un plato para la comida y otro para el agua.

Delimita el espacio de tu mascota. Puede que no seas el único que está trabajando en la zona y tu amigo no debe molestar a nadie. Además, debes tener en cuenta, que a no todo el mundo le gustan los animales.

Mascotas lesionadas


Los accidentes ocurren todos los días. Incluso los mejores propietarios de animales de compañía pueden cometer algún pequeño error o simplemente tener un descuido que como consecuencia, puede hacer que su mascota sufra alguna dolencia. En la mayoría de los casos tendrás que llevar al perro al veterinario inmediatamente en lugar de ver que es lo que pasa. Algunas lesiones que puede sufrir tu mascota son:

– Dolores musculares
Tu perro puede ser un gran deportista, pero puede que en cualquier salto o en cualquier tipo de carrera sufra una pequeña rotura de los tejidos blandos que le produzca una cojera temporal o un dolor en algún costado que le impida moverse bien. A los gatos les puede pasar lo mismo; un salto con una mala caída y comienzan los dolores musculares. Aunque puede ser un simple tirón muscular o un pequeño desgarro, lo mejor es que lleves a tu mascota al veterinario para que mire si se ha podido dañar algo más.

– Lesiones oculares
Este tipo de lesiones puede ocurrir en cualquier momento. Recuerda que algunas razas necesitan cuidados especiales en esta zona debido a sus ojos son más saltones de lo normal. Observa los ojos de tu mascota: enrojecimiento, escozor, demasiados parpadeos, ojos inyectados en sangre, etc. Ten cuidado cuando lleves a tu perro en el coche; muchas veces le dejas sacar la cabeza por la ventanilla y no eres consciente de que le puede entrar cualquier cosa en los ojos.

– Lesiones en las patas
Este tipo de lesión suele aparecer al momento y lo mejor es que esperes un poco para ver cómo reacciona tu mascota. Lo primero que hará el animal será cojear, pero mantente a su lado y alíviale dándole un pequeño masaje si ves que se deja tocar. Normalmente si es una lesión leve en unos minutos el animal dejará de cojear y comenzará a andar con normalidad. Si la cojera comienza durante un paseo por el campo observa que no tenga nada clavado por sus patas.

Conocer a los periquitos


Los periquitos se han convertido en la especie de pájaros más populares del mundo. Conocida originalmente como Melopsittacus Undulatus, pertenecen a la familia de los loros. El promedio de vida de estos coloridos pájaros es de entre 7 y 8 años, pero como en todas las especies siempre hay excepciones y pueden llegar a vivir 12 años.

Los simpáticos periquitos son nativos de Australia, aunque comenzaron a comercializarse con ellos y a ser conocidos por la zona de Florida. Cuando fueron descubiertos, enseguida se empezó con su exportación, pero el desconocimiento sobre su alimentación y sobre el animal en sí, provocó que murieran casi el 98% de los pájaros. Una vez que se descubrió lo que comían esto dejó de suceder. Su hábitat preferido son los matorrales, aunque tú siempre les veas en una jaula.


Aunque no lo parezcan, son rápidas y muy ágiles. En la naturaleza se desplazan en grandes manadas de aves de una zona a otra, buscando constantemente los alimentos y el agua. Son muy activos a primera hora de la mañana y de la tarde. En libertad, la búsqueda sobre el terreno de las semillas y un poco de hierba se convierte en su principal fuente de alimentación.

Durante los meses de octubre y noviembre (principio de verano en Australia) se produce el mayor número de nacimientos de la especie. Estos meses son cuando hay mejor comida y el suministro de agua es mayor. Suelen anidar en los pequeños huecos de los árboles y las hembras suelen llegar a poner entre 4 y 6 huevos. Los pollitos dejan el nido a los 30 días de nacer.

Cuidar peces de colores


Los peces de colores son animales muy fáciles de cuidar y no necesitan demasiado espacio en la casa. Pueden vivir durante varios años (unos 10 años los casos más longevos) si se cuidan de forma apropiada. Aunque puedes utilizar cualquier pecera, ten en cuenta que cuanto más espaciosa sea esta mayor movilidad tendrán tus nuevos amigos.

Estos peces deben ser alimentados al menos dos veces al día. Si les observas con detenimiento verás como apenas tardan entre 5 y 10 minutos en comerse la comida. Ten cuidado al darles de comer; cuantas más comidas les pongas más comerán. Es muy fácil que estos peces mueran por sobreralimentación. Compra la comida específica para este tipo de peces y recuerda leer las recomendaciones sobre la cantidad y las veces que debes proporcionarles el alimento.


Muchas peceras normales no necesitan filtro de agua, pero si compras una pecera más sofisticada seguro que necesitas uno. El filtro te ayudará a mantener la pecera más limpia. De todas formas, cuando vayas a limpiar la “casa” de tus amigos vacía la mitad del contenido y vuelve a rellenar con agua limpia el recipiente.

Si ves que está muy sucio o tienes piedrecitas en el fondo que quieres ventilar, saca con cuidado a los peces con una redecilla especial e introdúceles en otro sitio que hayas preparado con anterioridad. No se te olvide observar a tu amigo durante algún tiempo a lo largo del día por si pudieras observar algún tipo de cambio en su comportamiento. Recuerda que tus peces de colores también se pueden poner enfermos.

Consejos para tener animales de compañía


Tener una mascota es bastante parecido a tener la responsabilidad que tienen los padres con sus hijos. Para tener éxito debes involucrarte en la educación de tu mascota. Debes recordar en todo momento que la nueva mascota va a formar parte de tu vida así que tienes una responsabilidad que no puedes dejar de atender.

Se coherente con tus normas
Esto es especialmente importante para la educación de los perros. La incoherencia hace que los perros se pongan nerviosos más a menudo. No le puedes permitir un día ciertas actitudes y otros días regañarle por lo mismo.

Ejercita a tu mascota
Tú eres el responsable directo y por muy cansado que llegues a casa tu mascota necesita darse un buen paseo y socializar con otros amigos perrunos. Si no le sacas demasiado, el animal puede convertirse en un perro malhumorado y desobediente que te dará muchos problemas.


Alimenta a tu mascota saludablemente
Las mascotas son criaturas de hábito, es decir, se les puede acostumbrar a una alimentación regular de manera que su cuerpo se acostumbre fácilmente. Recuerda que tu mascota no es un cubo de desperdicios al que se le pueden dar todos los restos de tus comidas. Asegúrate de que siempre tenga agua fresca.

No maltrates a tu mascota
Normalmente, cuando se va a regañar a una mascota, vale con cambiar el tono de voz. Esto le indicará que tú estás enfadado y que lo que ha hecho no está bien. Nunca pegues al animal. Lo que puedes hacer es castigarle con algo; quítale su juguete favorito durante un buen rato.

Tu mascota te necesita
Si ves que tu trabajo o las actividades de tu vida diaria te van a impedir estar tiempo con tu mascota, será mejor que no adoptes a ninguna. Las mascotas necesitan personas a su lado que les hagan sentirse queridas.

Inducir el vómito a tu mascota


¿Has oído aquello de «la curiosidad mató al gato«? Seguro que sí. Esta es una afirmación que debes tener muy presente cuando tu mascota se encuentre en un jardín, o en una zona donde se encuentre con diferentes “ensaladas” para saborear. Si en algún momento detectas que tu mascota ha ingerido algo que puede ser dañino para su salud, ha llegado el momento de inducirle al vómito.
SEGUIR LEYENDO «Inducir el vómito a tu mascota»

Entrenar al perro para que acuda a tu llamada


Esta es probablemente la orden más importante que vuestro perro debe aprender. Todos los miembros de la familia deben utilizar las mismas palabras clave. No podéis llamarle cada uno de una forma diferente ya que lo que conseguiréis es que el perro no haga caso a nadie. Eso sí, cada vez que obedezca la orden y llegue hasta dónde estáis ya podréis premiarle con palabras cariñosas: ¡muy bien chico!

Lo primero que debéis decir es su nombre y lo siguiente la orden. Con un simple ¡ven! valdrá. Finalmente, como os hemos comentado antes, llegarán los elogios. Con estos elogios vuestro amigo comprenderá que lo que acaba de hacer es muy importante para vosotros. Recordad que la llamada se debe realizar con firmeza pero no con un tono de enfado o enojo.


Si queréis, y sobre todo al principio del aprendizaje, podréis premiarle con alguna golosina. Si véis que el perro está haciendo algo divertido y no es nada peligroso ni para él ni para la gente que pueda estar alrededor, no le fastidiéis el entretenimiento sólo por dejar claro quién manda. Intentad cuando vuelva, si va a realizar el viaje suelto, que vaya siempre junto a vuestra pierna, ya que esto en caso de emergencia os ayudará a cogerle rápidamente.

Hasta los dos años de edad, el proceso de aprendizaje deberá ser practicado de continuo y a diario, aunque siempre hay algún caso especial que ni a partir de los dos años termina viniendo a la primera. Os lo digo por experiencia.

Esterilizar a tu mascota


La esterilización quirúrgica de una hembra se basa en la eliminación de los ovarios, el oviducto y el útero. En el caso de la esterilización de los machos se realiza eliminando los testículos. Ambas cirugías son seguras cuando se efectúan por un veterinario cualificado. Y no solo son seguras, sino que también suelen ser beneficiosas para la salud del animal.

La esterilización también sirve de ayuda a la hora de no crear demasiadas camadas innumerables de mascotas que ni siquiera van a poder ser adoptadas y terminarán siendo abandonadas o sacrificadas. Las protectoras de animales, fundaciones de rescate, refugios, etc. recomiendan realizar la esterilización para no verse en la obligación de terminar sacrificando a los animales por falta de recursos y hogares de adopción. La gente, a menudo, es reacia a la hora de pensar en esterilizar a sus mascotas argumentando razones que si se piensan con detenimiento se caen por su propio peso:

– “Mi mascota es macho, así que no hace falta ya que son ellas las que se quedan embarazadas”. ¿Nos hemos olvidado que se necesitan un macho y una hembra para fecundar? Esa no es una razón lógica y además puede resultar hasta machista.

– “Quiero que mis hijos puedan ver el milagro del nacimiento.” Hay otras maneras de enseñar a los niños cómo se producen los nacimientos, por ejemplo, las visitas a una granja o un zoológico. El nacimiento es maravilloso pero… ¿quién se va a ocupar de los cachorros?

– “Las hembras necesitan parir al menos una vez en la vida para que su salud sea buena”. No hay ninguna razón por la que las hembras deban parir obligatoriamente. Esto no va a mejorar su salud ni a cambiar su personalidad. De hecho, la esterilización antes de su primer celo reducirá significativamente sus posibilidades de desarrollar un cáncer de mama a lo largo de su vida.

El perro más viejo del mundo


Cuando Janelle DeRouen, de New Iberia, escuchó no hace mucho tiempo hablar de Chanel (el que supuestamente era el perro más viejo del mundo con 21 años de edad) supo que tenía que poner las cosas claras y explicar que Chanel no es el perro más viejo del mundo. Ella podía probar esa afirmación; Janelle es la “mamá” de Max, un perro mestizo con antepasados terrier que celebró su 26 cumpleaños el pasado 9 de agosto.

Después de ponerse en contacto con Guinness World Records y explicar y aportar los datos necesarios sobre Max, el perrito se convirtió automáticamente en el ganador del récord mundial. Calculando su edad humana, el perro tiene un total de 182 años, aunque sólo diciendo su edad perruna es algo increíble que muchos se preguntan como es posible.


El día de su 26 cumpleaños lo celebró en su casa, rodeado de su familia y algunos de sus amigos perrunos. Recibió diferentes regalos entre los que se encontraba el regalo de sus “padres”: un nuevo sofá-cama donde poder descansar bastante mejor.

Nació en 1983, y por el momento no ha tenido demasiados problemas de salud. Ahora está comenzando a tener los achaques propios de su edad; empieza a tener cataratas y un poco de artritis, pero por lo demás está en perfecto estado de salud. Según ha comentado su dueña, la única vez que ha tenido que llevarle al veterinario de urgencia fue cuando tuvo un problema con un diente que finalmente tuvieron que extraerle.