Perros que baten récords


Todos conocemos la publicación Guiness World Records que cada año se actualiza con los nuevos records, cada vez más absurdos pero también más divertidos. Pues bien, en la lista Guinness no sólo aparecen humanos, también perros.

Así por ejemplo está el caso de Augie, un Golden Retriever que posee el récord (atención) de ser el perro que más pelotas de tenis puede tener dentro de la boca. En total, caben cinco. ¿Cómo habrá llegado su dueño a darse cuenta de la curiosa capacidad de su perro? Eso ya no lo sé.

Aunque para récords curiosos quizá el mejor sea el de un Collie llamado Striker que es capaz de bajar la ventanilla del coche de su amo, usando para ello su pata en 11.34 segundos.

Otros perros podrían incluso participar en una Olimpiada canina. Como le sucede a la galgo Cinderella May, que es capaz de saltar más de 1.70 metros de altura.

En otros casos los perros baten récords más acordes con sus características. Así es bastante lógico que sea un Basset Hound, llamado Tigger, el que ostenta el récord de tener las orejas más largas: 35 centímetros.

Gibson es el perro más alto del mundo, mide 107 centímetros y es un Gran Danés. En contraste tenemos a Whitney, un Yorkshire de tan solo 7.6 centímetros de altura. Es, por tanto, el perro más bajito.

Pero el perro más pequeño en cuanto a envergadura no es Whitney, sino un Chihuahua (qué otra raza, si no…), se trata de un perrito llamado Heaven de 15 centímetros de longitud, y que ha batido recientemente el récord que ostentaba otro Chihuahua de 3 centímetros más.

En cuanto al récord de la camada más numerosa, también tenemos constancia oficial: se trata de un parto que sucedió en el Reino Unido, en el condado de Cambridgshire y donde nacieron… ¡24 cachorros!

Comprar una tortuga terrestre


Si decides tener una tortuga terrestre como animal de compañía, lo primero que debes hacer es aprender todo lo que puedas sobre estos animales. En Estados Unidos existen centros especializados donde se pueden adoptar estas mascotas. Antes de comprarla debes averiguar cuál es su procedencia. Algunas tortugas y galápagos son “robados” de su entorno natural para ser vendidas en cualquier tienda de animales.

La destrucción de su hábitat, los mercados internacionales en los que son vendidas como rico manjar y el comercio internacional de animales exóticos han llevado a una disminución espectacular en estas gentiles criaturas. Ahora, están amenazadas o en peligro de extinción en todo el mundo. Aunque estos animales llevan en la tierra millones y millones de años, se estima que su número ha disminuido drásticamente en tan sólo los últimos 50 años.

Las tortugas terrestres y galápagos son animales salvajes que son muy propensos a enfermar e incluso morir después de ser comprados como animales de compañía. Estos reptiles pueden ser portadores de la salmonella, que es potencialmente fatal para los niños, los ancianos y los adultos con sistemas inmunes débiles. En Internet, podrás encontrar mucha información sobre estos animales pero lo mejor es que acudas a un veterinario especialista en tortugas terrestres para que te informe mucho mejor.

Cuando finalmente adquieras esta nueva mascota, deberás prepararle en casa un pequeño estanque en el que se pueda refrescar. Necesitan sentirse seguras y protegidas, así que aparta de su alrededor las otras mascotas que puedas tener en casa como por ejemplo, perros o gatos.

El jovial Samoyedo


El nombre de esta raza proviene de la tribu de los Samoyedos, que vivían en Siberia. Aunque por su blancura y su aspecto de peluche pueda parecer un perro hecho para ser admirado, la realidad es que es fuerte y trabajador, y ha sido empleado durante años como perro de trineo, guardián y perro pastor. Está acostumbrado a las bajas temperaturas, al igual que otros perros de trineo con los que comparte origen como el Husky Siberiano o el Alaskan Malamute.

De hecho, el Samoyedo cuenta en su historia con el hito de haber sido la raza que acompañó a Roald Amundsen en su expedición al polo Sur en 1911. Se trató de una perra Samoyedo llamada Etah.

Esta raza es media-grande, los machos puede alcanzar los 55 centímetros y los 30 kilos, mientras que las hembras, algo más delgadas y pequeñas, rondan los 45-50 centímetros.

Menos independiente que el Husky Siberiano, el Samoyedo se mantenía, tradicionalmente, en el interior de las casas. Sin embargo, necesita ejercicio. Tiene buen carácter, alegre y jovial incluso en su vejez, y convive bien con niños e incluso con otros perros.

Su hermoso pelo blanco, que a veces también puede ser de color pardo, no requiere demasiados cuidados, un cepillado al día es suficiente. Cuando mude el pelo, que será varias veces al año, es mejor emplear un cepillo metálico, que ayuda a quitar la capa externa de pelo.

Algunos Samoyedos portan la conocida como glomerulopatía hereditaria, una enfermedad renal. También tienden a padecer cataratas y problemas de retina.

Como sucede con otros perros de trineo, el Samoyedo está genéticamente programado para el frío. No tolera bien el calor y si vives en una zona de altas temperaturas, tener a un perro de esta raza no es buena idea.

La alimentación del camaleón


El camaleón es unas de las mascotas más originales y especiales que pueden tenerse. Y no sólo por la particularidad que todos conocemos de su capacidad para camuflarse. Incluso los hábitos alimenticios de este animal son curiosos.

A veces puede parecer que el camaleón vive del aire. Es normal que pase mucho tiempo sin que le veamos comer. No hay que preocuparse, es algo común en ellos.

Su alimentación se basa en los insectos, especialmente grillos y langostas. Estos los puedes comprar en la misma tienda donde hayas adquirido a tu camaleón. Si allí no te los pueden proporcionar, seguro que te pueden dar información sobre dónde conseguirlos.

Has de ser cuidadoso e intentar no darle insectos que hayas cazado tú mismo en casa o la calle. No sabes en qué condiciones están, es muy probable que hayan sido expuestos a algún insecticida al que esos insectos ya están acostumbrados, pero tu camaleón no.

Puedes complementar la dieta de tu mascota con tenebrios, gusanos de seda o frutas como la pera o la manzana. Además puedes darle algún manjar especial como ratones recién nacidos o mantis religiosas. A estas últimas debes quitarles las pinzas.

También es muy recomendable comprar calcio y vitaminas en polvo, para que puedas espolvorearlos sobre la comida habitual de tu camaleón. Lo ideal es que administres el aporte de calcio cada 3 días y las vitaminas cada dos semanas.

Recuerda también que el camaleón necesita agua, pero no la bebe de la forma habitual, en un recipiente, sino con un pulverizador, que proporcionará la humedad necesaria al terrario. Con que acciones el pulverizados un par de veces al día, será suficiente.

La reproducción de los canarios


Todos los pájaros se reproducen en primavera, y lo mismo sucede con los canarios. Sin embargo, en cautividad las condiciones cambian y es posible la reproducción durante todo el año. Posible, pero no recomendable. Para la hembra es un proceso estresante y podría morir, por lo que si su canario macho es muy insistente y desea aparearse con ella constantemente, debe separarlos, colocándolos en dos jaulas distintas. Cuando llegue la primavera, puede volver a unir a macho y hembra en la misma jaula.
SEGUIR LEYENDO «La reproducción de los canarios»

Alimentos prohibidos para tu gato


Debemos ser cuidadosos con la alimentación que damos a nuestro gato. Puede que tu mascota sea un poco golosa, y maúlle lastimeramente cada vez que huele pechuga de pollo o pescado, pero no debes ceder. Muchos gatos tienen el estómago delicado y en su vejez pueden padecer trastornos graves si la alimentación que han recibido a lo largo de su vida no es la adecuada. Esta una lista resumida de aquello que debes evitar:

Comida para perros, los gatos tienen necesidades diferentes a los perros, toman más proteína y más vitamina A. Si tienes perro y gato y un día, excepcionalmente das comida para perro a tu gato porque no hay otra cosa, no pasa nada, pero no dejes nunca que se convierta en una costumbre.

Comida humana, alimentar a tu gato con sobras perjudica a tu gato, ya que no le proporciona los nutrientes que necesita. Además, se puede convertir en un hábito muy molesto para ti, así que intenta no acostumbrar a tu gato a probar de tu comida.

Chocolate, a los gatos también les gusta el chocolate, pero para ellos resulta mucho más pernicioso que para nosotros. Les produce deshidratación, diarrea e incluso vómitos. A largo plazo puede provocar hasta úlceras. El café y el también producen estos efectos, aunque seguro que tu gato no los huele con tanto interés como el chocolate.

Cebolla, produce anemia en los gatos. Su fuerte olor les resulta muy molesto, así que no tendrás que preocuparte por alejarlos de las cebollas, ellos solos lo harán.

Embutido curado, como el salchichón o incluso el jamón. A los gatos les gusta mucho su sabor pero es preferible darles embutido de pechuga de pavo o pollo.

El gran Dogo de Burdeos


El Dogo de Burdeos es una raza sorprendentemente famosa. ¿Te acuerdas del perro que acompañaba a Tom Hanks en «Socios y Sabuesos»? pues ese inmenso y cariñoso perro era un Dogo de Burdeos. A veces, esta raza de perros es confundida con otras de gran tamaño como por ejemplo los mastines y los bulldogs (aunque su tamaño es mucho mayor).

En contraste con esa primera imagen amenazante que pueden dar, los dogos son unos grandísimos protectores y unos leales compañeros tanto para adultos como para niños. Tienen la cabeza muy grande y normalmente con bastantes arrugas. Su cuerpo y sus patas son muy grandes y muchos de los que están a su alrededor rezan lo que saben para no recibir un pisotón de este grandullón. Sus orejas, siempre están caídas. Su aspecto, en general, es de ser bastante perezoso pero, no te fíes.


El pelo que recubre todo su cuerpo es extremadamente corto, fino y suave. Puede ser de color negro pero, el color más habitual que le caracteriza es el marrón-rojizo. Con ese aterrador tamaño y aspecto feroz, este animal es perfecto para ser el protector de la casa. Pero guarda este secreto: su apariencia no refleja su temperamento real. Esta es una de las razas más cariñosas, tranquilas y sociable que existen.

Normalmente le encantan los niños y suele ser muy agradable con los animales más pequeños que se pueda encontrar. Este pero, es muy consciente de su fuerza y tiende a ser un gran protector de los más pequeños, ya sean animales o niños. Con los animales grandes, la historia es diferente: la agresividad se vuelve la protagonista.

El terrario del camaleón


Antes de adquirir un camaleón hay que preparar adecuadamente el terrario donde vivirá. Su temperatura, localización y composición son fundamentales para el bienestar del camaleón, puesto que va a pasar casi todo su tiempo dentro de él.

En primer lugar, hay que elegir o preparar un habitáculo para él. Los acuarios o los receptáculos de cristal no sirven. El camaleón se siente confuso al verse reflejado y además necesita habitar en un espacio que sea más alto que ancho. El terrario lo podemos conseguir en tiendas especializadas o construirlo nosotros mismos. Podemos adaptar una jaula y forrarla con malla metálica.

En segundo lugar, hay que buscar un buen sitio para el terrario, cerca de una ventana, para que el camaleón vea el sol y pueda metabolizarlo. Lo ideal es que esté a una temperatura constante de 25 grados, que sólo debería bajar unos seis grados por la noche. Esta diferencia térmica entre día y noche es importante para el camaleón, le ayuda a orientarse. Para conseguir esa temperatura podemos adquirir un fluorescente y colocarlo sobre el terrario.

Es muy importante que el terrario tenga plantas naturales. Sirven tanto para purificar el aire como para que el camaleón trepe por ellas. El ficus y la sheflera son buenas opciones. Hay que asegurarse de que están bien fijadas al suelo, ya que soportarán el peso del camaleón, que pasará casi todo el día subido a las plantas.

El suelo del terrario puede cubrirse con sustrato o con papel de periódico. El sustrato sujeta mejor las plantas y absorbe el olor de los excrementos del camaleón, pero también puede atraer las infecciones. El papel de periódico es una opción muy económica aunque afea un poco el terrario.

Con estos consejos lograrás que tu camaleón se adapte mejor a su nueva vida en tu casa.

El bonachón San Bernardo


La historia del San Bernardo se remonta al siglo XVII cuando los monjes de un hospicio en los Alpes suizos usaban a esta raza para rescatar a los viajeros que quedaban atrapados en la nieve. El hospicio era de la orden de San Bernardo y por eso este santo dio nombre a este enorme perro, que está emparentado con el Terranova y el Mastín Tibetano.

De unos 70 centimetros de altura los machos y 65 las hembras y un peso que oscila entre los 55 y los 90 kilos, el San Bernardo es una auténtica mole. Pero todo lo que tiene de grande también lo tiene también de noble y fiel.

Convive bien con niños y con otros perros. Como tiene buen carácter, puede parecer que hasta un apartamento es un buen sitio para él, pero no es así. Lo mejor es una casa más amplia, y es también más práctico, para evitar que el perro acabe destrozando, aunque sea sin querer, el mobiliario.

No necesita demasiado ejercicio, con un paseo al día tiene suficiente. Una vez a la semana se recomienda dedicarle un poco más de tiempo al paseo, dejando que el perro decida la distancia. También es recomendable cepillarle el pelo a diario para evitar que el pelo suelto se apelmace.

Antes de adquirir un San Bernardo hay que tener en cuenta el gasto que supone mantenerlo, ya que come muchísimo. También hay que tener otros detalles, como que saliva mucho y suele a roncar por las noches.

El San Bernardo tiende a desarrollar ciertas enfermedades, como la displasia de la cadera, dilatación gástrica y problemas cardíacos. Su tamaño hace que su esperanza de vida sea un poco más baja que la de otros perros, alcanzando los 8 o 10 años.

Mantener a tu gato cuando estás embarazada


Tienes un gato, quizá desde hace mucho tiempo. Le tienes mucho cariño pero, ahora que estás embarazada, empiezas a tener miedo. Los reparos que hay respecto al embarazo y los gatos se deben a la toxoplasmosis, una enfermedad muy nociva para el feto. Los gatos son portadores del parásito que provoca esta enfermedad, pero inmunes a ella. De hecho, cuando la mujer no está embarazada, es posible que haya pasado la toxoplasmosis y que ni se dé cuenta, pero si a través de la placenta el parásito de la toxoplasmosis llega al bebé, le puede provocar ceguera o problemas de audición.

Pero no te preocupes, se puede mantener perfectamente a tu gato en casa mientras dura el embarazo. Sólo hay que respetar unas sencillas reglas de higiene:

– No tocar el arenero. Que se encargue otra persona de la casa de limpiarlo, pues a través de las heces se puede entrar en contacto con el parásito de la toxoplasmosis. Si debes encargarte tú de la limpieza, usa guantes de látex de un solo uso.
– No dejes salir a tu gato. En la casa se mantiene limpio y sin contacto con otros gatos, si deambula por el exterior aumentan las posiblidades de contagio.
– Alimenta a tu gato con comida preparada, si es seca mejor. Nada de carne cruda.
– Si tienes un jardín, usa también allí los guantes desechables, ya que tu gato podría haber dejado heces en la tierra.
Lava bien la fruta y las verduras antes de comer. Y lávate muy bien las manos tras manipularlas y también tras tocar carne cruda.
– No comas carne cruda, ni poco cocinada, intenta evitar los huevos y la leche sin pasteurizar. Probablemente el médico también te prohibirá el jamón serrano.
– Lleva a tu gato al veterinario para que le realicen un chequeo de heces y sangre.