El gato bosque de Noruega


El exótico Bosque de Noruega procede, como os podéis imaginar, de Noruega. Sin embargo, poco más se sabe de sus origenes, ni siquiera se sabe a ciencia cierta si es una raza que se desarrolló de forma natural o mediante selección y crianza. Su popularidad creció en los años 70, siendo una raza muy común en el Norte de Europa y en Estados Unidos y Sudamérica.

El Bosque de Noruega tiene cierta similitud con el lince, siendo el color de su pelaje muy parecidos, sus facciones también triangulares y sus orejas algo grandes. La longitud de su cola, mucho mayor que el estándar del resto de los gatos contribuye a darle ese aire salvaje. Cuentan además, con una capa doble de pelo semi largo, perfecta para protegerse del frío de los países de donde proceden.

Es una raza grande, los machos puede alcanzar los 8 kilos, mientras que las hembras, mucho más pequeñas, se quedan en los 5 kilos.

Pese a su aspecto salvaje, el Bosque de Noruega es casero y cariñoso. Muy activo, más que otras razas, le gusta hacer ejercicio y trepar hasta los lugares más recónditos de la casa. Si se le castra o hace menos ejercicio del habitual, es posible que engorde mucho. Como consecuencia de esto, algunos gatos Bosque de Noruega pueden llegar a padecer displasia de cadera.

Por lo demás, es un gato sano y fuerte, que no requiere de cuidados especiales, más que bañarlo cada 15 días. Durante la época de la muda, conviene cepillarles el pelaje, para evitar que el gato al asearse acabe tragando mucho pelo y éste forme bolas en su estómago. Proporcionarle aceite de parafina también ayuda a la desaparición de las bolas de pelo.

El lenguaje corporal de tu perro


Todo dueño de perro ha dicho alguna vez que su perro le mira «como si le entendiera» pero, ¿entienden los dueños a sus perros?

Hay algunas claves que nos pueden ayudar a comprender mejor a nuestra mascota gracias a su lenguaje corporal:

– La movilidad de las orejas de los perros hacen que sea una de las partes de su cuerpo más expresivas. Si están echadas hacia delante, significa un estado de alerta, mientras que si están echadas hacia atrás, signfican lo contrario, relajación. Cuando las orejas están plegadas hacia atrás y en tensión significa miedo o incluso agresividad.

– Los ojos de los perros son también muy expresivos, y fáciles de interpretar, porque hacen casi lo mismo que nosotros: una mirada de lado indica inseguridad, parpadeos rápidos estrés, y una mirada fija a los ojos desafío. Si nos miran fijamente e inclinando hacia un lado la cabeza es señal de atención.

– El lamido es siempre una señal positiva, ya sea de afecto, saludo o sumisión. Un perro lame a otro no sólo para saludarle, sino también para tranquilizarle o tranquilizarse él mismo, que ve que ese perro no es un enemigo.

– La boca, sin embargo, adquiere movimientos que a veces son difíciles de interpretar. Por ejemplo, el castañeteo de dientes no indica frío, sino emoción por algo que va a suceder. La boca parcialmente abierta indica relajación. Si a ese movimiento se le añade resuello o sacar la lengua, es más complejo, puede significar que el perro tiene calor o que está estresado. La agresividad es fácil de interpretar, el perro tensa los labios hacia atrás, enseñando los dientes. Si el perro hace ese mismo movimiento, pero sin enseñar los dientes y arrugando la comisura de los labios, indica nervios y miedo.

El cirujano amarillo


Este llamativo pez es uno de los más populares en los acuarios marinos. El Z. Flavescens o más conocido como cirujano amarillo, habita originalmente en el océano Pacífico, en las islas Hawai, Ryukyu y Marina. Le gustan las zonas sombrías de los arrecifes, donde se le puede encontrar nadando a una profundidad de entre 3 o 4 metros y 40.

Aparte de por su brillante y uniforme color amarillo, se distingue por su forma: cuerpo algo alargado, boca sobresaliente y por la espina retráctil que tiene en la base de la aleta caudal y que se eriza a voluntad.

Los cirujanos amarillos pueden llegar a los 25 centímetros de longitud en su entorno natural, pero en cautividad suelen quedarse entre los 18 y 20 centímetros.

En general, el cirujano amarillo se adapta bien a la vida en cautividad, pero hay que tener en cuenta dos requisitos fundamentales. Este pez necesita espacio para nadar y también refugios donde ocultarse por la noche, por tanto nuestro acuario deberá adaptarse a estos dos requisitos. Un acuario de como mínimo 200 litros de agua marina es la mejor opción.

Además, los cirujanos son peces territoriales y algo agresivos, que pueden llegar a hacer daño a sus congéneres. La mejor manera de calmarlos es acostumbrándolos a la compañía, lo ideal es tener un acuario con más de 5 peces.

Se alimentan de algas y proteína animal en su hábitat. En el acuario se adaptan bien a la comida específica para peces marinos. Se recomienda añadir algo más a su dieta habitual, como lechuga (que habremos pasado antes por agua caliente) o alga nori (se puede encontrar en tiendas de comida japonesa).

El gato de raza Himalaya

El gato Himalaya es una raza diferente a las demás. Su historia no se remonta a ancestros del pasado y antiguas mezclas de razas, sino que es muy reciente, de 1934, cuando unos estudiantes de medicina de Harvard decidieron cruzar a un persa y a un siamés para así obtener un gato que tuviera rasgos de las dos razas felinas más famosas. Lo consiguieron.

El nombre de gato himalayo se debe al parecido que guarda con el conejo himalayo, de colores similares.

La belleza de la raza Himalaya se debe a que condensa rasgos de dos de las razas más llamativas: los persas y los siameses. Del gato persa tiene la cabeza redondeada, hocico chato, cuerpo ancho y patas cortas, orejas pequeñas… Del siamés tiene los ojos azules y el color del pelaje muy similar.

El gato himalayo es cariñoso, juguetón, inteligente y, además, suele maullar muy poco. Como la mayoría de los gatos, puede adaptarse perfectamente a vivir en un apartamento en una zona urbana, le gusta la vida casera.

El espectacular pelaje de la raza Himalaya requiere cuidados. Hay que cepillar el pelo todos los días y con un peine específico, un cepillo de metal, es la mejor forma de deshacer nudos y mantener el pelo bonito. Además se recomienda bañar al gato una o dos veces al mes. No será fácil, pero es una de las mejores formas de mantener limpio el largo pelaje del himalayo.

Como sucede con todos los gatos de pelo largo, hay que prevenir la formación de bolas de pelo en el estómago. Para ello existen tanto comida seca específica como el aceite de parafina o jarabe de malta, que evitan que esas bolas de pelo obstruyan el intestino.

Enfermedades más habituales de los canarios


La prevención, la higiene y la buena alimentación son las claves para que nuestras mascotas estén sanas. Sin embargo, cuanto más sepamos de las enfermedades a las que son propensos nuestras mascotas, en este caso, los canarios, más rápido y mejor podremos reaccionar:

Coccidosis, sus síntomas son: diarrea, pérdida de peso y cierto flujo de baba por el pico del canario. Es una enfermedad muy grave que puede provocar la muerte en cuatro días. La causa la ingestión de agua contaminada por otros animales enfermos. Se debe visitar al veterinario en cuanto aparezcan los síntomas para curar al canario de inmediato.

Inflamación intestinal, si el pájaro está inapetente, débil, duerme más de lo normal y bebe mucha agua puede deberse a una inflamación del intestino, provocado por el mal estado de su comida. Los antibióticos curan esta enfermedad.

Muda de las plumas fuera de la época estival, se debe a falta de higiene en la jaula. Se debe administrar al canario un polivitamínico en su agua para que no pierda más plumas.

Colibacilosis, sus síntomas son diarrea, somnolencia y falta de apetito. Enfermedad grave por la que mueren la mitad de los pájaros afectados, hay que reaccionar rápido y llevar al canario al veterinario que, probablemente, recete estreptomicina para curarlo.

Pulmonía, si el canario respira con dificultad o con el pico abierto, tiene mucosidad y está apático puede que padezca esta enfermedad. Para prevenirla, hay que colocar la jaula en un lugar protegido de las corrientes de aire. Para curar la pulmonía, hay que dar calor al canario, además de vitaminas y antibióticos que recetará el veterinario.

– Difteria, las plumas en mal estado, la diarrea, problemas respiratorios y aparición de espuma en el pico son síntomas de esta grave y contagiosa enfermedad. Hay que aislar al pájaro e inmediatamente llamar al veterinario.

Nombres para perros


Elegir el nombre de nuestro perro es una tarea importante. Con esta elección podemos definir un poco la personalidad de nuestra mascota. En el momento de elegir como vamos a “bautizar” a nuestra mascota debemos de tener en cuenta algunos consejos:

– El nombre debe ser corto, que sea fácil de decir y de recordar.
– La fonética del nombre debe ser simple, que el perro la pueda entender.
– No cambiarle nunca el nombre una vez escogido.
– Tampoco es recomendable utilizar motes ni diminutivos.
– No le pongas un nombre de persona, ya que puede causar confusión.

Teniendo en cuenta estas cosas ya puedes escoger un nombre para el perro. En ese sentido, nombres muchos, y en Internet puedes encontrar montones de listados con nombres:

– Pueden ser nombres que tengan que ver con características físicas o de carácter del animal: Negrito, Manchitas, Ricitos, Blanca, Duna, Canela, Dulce, Princesa, Peludo o Bandido.
– Personajes mitológicos: Sansón, Dalila, Hércules, Asterix, Venus, Mateo, Thor, Romulo, Neptuno, Kustin, Erasmus o Zeus.
– Personajes de dibujos, películas o libros: Frodo, Bilbo, Goku, Rex, Pitufina, Sherlock, Bilma, Krasty, Ariel, Fiona, Shreck, Pluto, Casper, Daddy, Candy, Roxy entre otros.

Ayudar a los cachorros del bosque


Cada año, miles de cachorros de animales salvajes son «rescatados» por gente amable que desean ayudarlos. Lamentablemente, muchos de estos animales jóvenes no necesitan ser rescatados. Ellos no necesitan ayuda, y de hecho, moverlos significa separarles de sus madres. Debes saber diferenciar cuando rescatarles es una necesidad y cuando no. Está claro que si encuentras a un cachorro vagando por la carretera, deberás para a ayudarle.

Lo que no está bien es que paseando por un bosque, encuentres a una cría y la cojas para llevártela a un lugar mejor. La separación de un animal de su madre, seguramente, disminuirá sus posibilidades de supervivencia. Es imposible explicarte todas las situaciones que te puedes encontrar en el campo pero, debes leer algunas directrices que dan los expertos en la materia. Aquí tienes algunos ejemplos y consejos que te pueden ayudar:

– Cervatillos
No «rescates» a cualquier cervatillo que veas andando por la zona. Deberás ayudarle si le ves tumbado cerca de otro muerto (puede ser su madre). Las madres, suelen dejar a sus crías solas durante muchas horas al día. El instinto de este animal les hace quedarse inmóviles si ven cerca a una persona. Aunque parezca paralizado, déjale tranquilo.

– Cachorros carnívoros
No «rescates» a los cachorros de los grandes carnívoros, como osos, lobos, coyotes, gatos monteses o pumas. Ayudarles a ellos puede ser muy peligroso para ti y para el cachorro. Llama a los guardias forestales de la zona si crees que el cachorro está mal herido o tiene algún problema. Aunque no veas a la madre, esta puede estar cerca y puede atacarte al ver como coges a su cría.

Las caídas de los gatos


Dice el mito que los gatos tienen 7 vidas y que siempre caen de pie. Pero que caigan siempre de pie no significa que no se hagan daño. Una de las primeras preguntas que hacen los veterinarios al dueño de un gato es, precisamente, a qué altura vive y si su balcón o terraza están cerrados. Y es que los veterinarios conocen muchos casos de gatos malheridos por caer de lo alto de los pisos donde viven.

Observa a tu gato, cuando ve pasar un pájaro o una mosca desaparece su habitual cuidado y aparece su instinto cazador. Muchos accidentes se producen precisamente porque un gato que toma el aire en una ventana abierta ve pasar una paloma y salta. La consecuencia pueden ser fracturas de huesos o daños en el tórax.

La caída es más grave cuanto menor sea la altura. Esto se debe a que cuando el gato siente la aceleración, reacciona cambiando su postura y estira las patas para amortiguar el impacto. Pero si la caída es desde, por ejemplo, un primer piso, no le da tiempo material para reaccionar.

La mejor forma de evitar estos accidentes es cerrando los accesos al exterior, bien usando una malla metálica en tus balcones, bien dejando las ventanas cerradas cuando el gato está cerca.

Evita que tu perro ladre demasiado


¿Tu perro ladra demasiado? ¿Tus vecinos se quejan? ¿Tú mismo estás harto y ya no sabes qué hacer? De momento, sigue leyendo.

En primer lugar, recuerda que gritar a un perro para que así se calle, no funciona. Él no sabe el significado de tus gritos y lo que entiende es que también estás ladrando o comunicándote con él, así que lo más probable es que ladre aún más.

Un ladrido puede significar varias cosas:
Avisar de la llegada de alguien. Muchos perros son perros guardianes, han sido educados y genéticamente seleccionados para actuar como tales y en cuanto sienten la llegada un extraño (y puede ser el cartero o un vecino saliendo del ascensor) ladran para avisar. Para evitarlo, debe obligar al perro a sentarse y tumbarse varias veces, así distraes su atención del extraño y deja de ladrar.

Llamar la atención. A veces los perros ladran para que les miremos y les hagamos caso, quizá porque estamos hablando por teléfono y les ignoramos o estamos ocupados en algo. Los adiestradores recomiendan que en este caso seamos previsores, pongamos la correa al perro antes de iniciar una actividad que sabemos va a provocar en él los ladridos y, cuando empiece a ladrar, tiramos de la correa, miramos al perro y le tranquilizamos. Con el tiempo dejará el hábito de ladrar cada vez que uses el teléfono.

No olvides que el ladrido es la forma de expresarse de los perros y es su forma de llamar la atención porque quiere que juegues con él, que le des de comer o de beber o que le saques fuera. Si seguimos con ellos una rutina diaria el número de ladridos disminuirá porque el perro sabrá cuándo toca cada cosa y que tú se las vas a proporcionar.

El gato Maine Coon


El gato Maine Coon hereda su nombre del estado norteamericano de Maine. De hecho esta raza es la única que ha nacido en los Estados Unidos, donde se le conoce como «gato cantor» por su maullido, muy melodioso. Originariamente se le usaba como cazador de ratas pero poco a poco se fue convirtiendo en mascota casera.

El Maine Coon es un gato musculoso, de pecho ancho y pelaje semilargo, posee una característica cola larga y ancha en su base. Este rasgo, además del «collar» de pelo que rodea su cuello, lo distingue de los demás gatos. Su mezcla de colores, en distintas gamas de marrones y grises y su constitución fuerte hacen que se parezca a un gato salvaje o a un lince.

Por su mata de pelo, conviene cepillarlo a menudo para así retirarle las capas de pelo suelto y evitar los nudos.

Es un animal bastante corpulento, suele alcanzar los 8 kilos, pero a veces llegan incluso hasta los 14 kilos de peso, mucho en comparación con la mayoría de gatos. Las hembras, sin embargo, se suelen quedar en el peso medio de cualquier gato, los 5 kilos. El Maine Coon tarda en crecer, no se forma del todo hasta los 4 años.

De carácter curioso y afable, juguetón y bueno con los niños. Como buen gato, le gusta su independencia y puede mantenerse en un apartamento. Su pasado cazador hace que le guste el ejercicio, así que si tienes acceso a un patio o una terraza, tu gato lo agradecerá.

El rasgo del cáracter del Maine Coon más especial es que es de los pocos gatos a los que le gusta el agua, no teme tocarla con la zarpa y hasta es posible verlo chapoteando en ella.

El Maine Coon como raza, tiende a padecer algunas enfermedades como la displasia de cadera o problemas de corazón.