Doberman, el fiel guardián


El doberman es una raza de origen alemán, que nació de cruces entre Dogo alemán, Rottweiler, Pinscher y pastor alemán en el siglo XIX, que es muy leal a su amo y muy celoso de sus pertenencias, características que lo convierten en el perro perfecto para defensa y guarda personal.

La mala fama que acompaña a esta raza como perro agresivo se debe a que necesita una adecuada socialización cuando es cachorro. Si no es así, el animal se volverá nervioso y asustadizo, condiciones bajo las cuales sí puede ser peligroso si sus amos no saben modificar estas conductas. Al ser un perro impetuoso y fuerte, necesita un amo que sepa dominarlo, para lo cual es esencial que realice una gran cantidad de ejercicio cada día.
SEGUIR LEYENDO «Doberman, el fiel guardián»

Los mastines más caros del mundo


Siempre que pensamos en un mastín, nos viene a la cabeza un gran perro con un aspecto muy poderoso. Esta raza, siempre se asocia a actividades como la vigilancia y la lucha. Existen dos variedades de esta raza que son consideradas las razas de mastín más caras del mundo: el mastín tibetano y el mastín francés.

– Mastín Tibetano
La mayor de los mastines tibetanos pueden sobrepasar más de 31 pulgadas de altura y pesar más de 140 libras. Estos perros pueden ser de color negro, gris, marrón o incluso, en algunos extraños casos de color blanco. Lo mejor de todo, es que aunque son muy grandes y tiene mucho pelo, no desprenden ningún tipo de olor. Año tras año y en diferentes partes del mundo, siempre han sido galardonados con premios por ser unos guardianes del ganado excelentes. Hay historias que cuentan que algunos han llegado a matar tigres por defender a su rebaño.

– Mastín Francés
Normalmente, suelen llegar a medir 24 pulgadas y tener un peso máximo de 100 libras. El mastín francés puede ser bastante agresivo, si no socializa a una edad temprana. Las peleas de perros le hicieron muy popular en lugares como Burdeos, Francia. Se empieza a conocer su historia en la Francia del siglo XIV, cuando se le inscribió por primera vez en un concurso de mascotas, En la década de los años 20 empieza a ser mucho más conocido pero, la raza casi fue extinguida después de la Segunda Guerra Mundial. En 1970, la población comenzó a crecer de nuevo.

El precio medio de un cachorro de una de estas razas está entre los 750$ y los 1.000$.

El inteligente Golden Retriever


Si hay un perro amistoso y cariñoso es, sin duda, el Golden Retriever. Es un perro muy sociable que adora el contacto tanto de otros perros como de los humanos. Pero sus habilidades no terminan ahí, ya que su inteligencia y el resto de sus cualidades lo hacen ser el perro de rescate ideal, además de ser utilizado como perro de asistencia y como lazarillo para las personas ciegas. Su gran sensibilidad también los hace aptos para ser utilizados en la terapia con animales.

La raza nació en Inglaterra, producto de los cruces entre Retriever y Spaniel de Agua Tweed, para luego añadir algo de Bloodhound y de Setter Irlandés. Fue en la década de 1890 cuando la raza ya existía como tal.

Es su característico pelaje dorado lo que le da su nombre, y debe ser denso y resistente al agua, pudiendo ser recto o totalmente ondulado. Según va creciendo, su pelaje se puede ir volviendo más claro o más oscuro, además de irse blanqueando la zona del hocico y la piel. Posee flecos de pelo en las patas traseras, el cuello, el pecho y la cola.

La altura de los machos puede oscilar entre los 56 y los 61 centímetros y pesar entre 31 y 36 kilos, mientras que las hembras miden entre 51 y 56 centímetros y pesan entre 27 y 31 kilos.

El Golden Retriever tiene muy buen carácter y es muy ágil y juguetón, por lo que le encanta dar largos paseos y jugar con todo tipo de objetos como pelotas, palos, etc. Posee un gran olfato y le gusta mucho nadar en el agua. Es muy inteligente, muy vital y, sobre todo, muy dócil.

Quizá la única pega que tienen es que pierden pelo durante todo el año, por lo que será necesario cepillarlos diariamente para mantener su pelaje en perfectas condiciones y evitar que la casa se llene de pelos.

El Terrier Tibetano: guardián necesitado de compañía


A pesar de su nombre, esta raza no es y nunca ha sido un terrier de trabajo que persiguiera animales en la superficie. Los primeros occidentales recordaban a estso perros, pero su nombre tibetano es dhoki apso, que podría traducirse como “el perro guardián de pelo largo”.

Tradicionalmente habitaban en los monasterios como compañeros y perros guardines de los monjes; ambos papeles los siguen cumpliendo fielmente hoy en día. Se creía que estos perros daban buena suerte y se entregaban como regalos o tributos, lo que acabó provocando que la raza llegara a occidente.

La doctora Greig, que trabajaba en la India en la década de 1930, recibió unos cachorros de un paciente agradecido, y así estableció el primer club canino occidental de estos perros en Gran Bretaña.

Suelen pesar entre los 8 y los 14 kg, alcanzan una altura es de 36 a 41 cm a la cruz, tienen un cuerpo fuerte y compacto, pies grandes y redondos escondidos bajo el abundante pelo de color variable, orejas en forma de V y doble capa de pelo, ondulada o lisa. Aunque amables, afectuosos y sorprendentemente vivaces, los terrier tibetanos nunca han llegado a ser tan populares como sus parientes más pequeños, los lhasa apso.

El único y acusado problema del carácter de esta raza es su ansiedad ante la separación: sufren mucho más que otras razas y se vuelven ruidosos e incluso destructivos si se los deja solos durante mucho tiempo. Aunque sus quejidos y ladridos se pueden llegar a controlar con un buen adiestramiento, los aullidos son más difíciles de eliminar; es algo que tendremos que tener en cuenta antes de decidirnos por esta raza.

Cómo elegir la raza de gato


Si uno se va a decidir a adquirir un gato de raza, inevitablemente la elección inicial tendrá que basarse en gran medida en su aspecto. Este planteamiento no tiene nada de malo, con tal de que también se tenga en cuenta que los gatos con pedigrí no sólo tienen un aspecto relacionado con la raza sino que también tendrán sus propias exigencias específicas a la hora de cuidar su salud. Las distintas razas tienen características y caracteres muy diferentes y hay que tenerlo en cuenta.

Las diferencias entre las distintas razas de gatos están menos marcadas que entre las distintas razas de perros, pero hay que tenerlas en cuenta para hacer una buena elección. Algunas razas son enormemente juguetonas y activas, mientras que otras son tranquilas y aparentemente apáticas.

¿Pasamos mucho tiempo en casa o el gato va a estar muchas horas solo? ¿Tenemos tiempo y paciencia para peinar al gato cada día o preferimos una mascota de cuidados sencillos?

Los felinos de ciertas razas se sentirán perfectamente felices dejándolos a su aire disfrutando de una cierta independencia, mientras que otras no dejarán de tratar de llamar nuestra atención a todas horas para que les dediquemos nuestra atención. Si no tenemos en cuenta estos factores, podemos llegar a arrepentirnos de la adquisición de nuestra mascota, por ejemplo por haber subestimado la cantidad de cuidados que el animal requiere o porque resulte excesivamente tranquilo o por el contrario demasiado travieso y excitable.

Todos los gatitos pequeños resultan encantadores, pero cuando los llevamos a vivir a nuestro lado y crecen, quizá sea tarde para descubrir que acicalar a un persa de pelo largo es una tarea pesada y diaria, o que un elegante siamés requiere continuamente nuestra atención con estridentes maullidos, o que el turco van tiene un carácter difícil e impredecible no apto para dueños novatos o poco pacientes.

Por todo esto, aparte de sus características físicas, cuando vayamos a decidirnos por un gato es importante investigar los rasgos típicos de cada variedad, e incluso, si nos es posible, observar distintas razas en criaderos o exposiciones.

El mimoso bichón maltés


Una de las razas más antiguas, consta que el emperador romano Tiberio Claudio poseía un Bichón maltés. Y se piensa que el imperio romano contribuyó a la expansión de esta raza al llevarlo a Asia. Además de como mascota, se le usaba para la caza de ratas.

Este pequeño perro pertenece a las razas miniatura, no suele superar los 4 kilos de peso ni los 25 centímetros de altura. De cuerpo alargado, ojos grandes y oscuros y orejas caídas y cubiertas de pelo es esto precisamente, el pelo, lo que los hace muy atrayentes, además de su pequeño tamaño.

El bichón maltés tiene un pelaje suave, largo y de color blanco puro o marfil, que hay que cuidar a diario pues se enreda y se mancha con mucha facilidad. Lo más recomendable es cepillar su pelo todos los días.

En cuanto a su carácter, el bichón es muy cariñoso y juguetón, además de bantante mimoso. Por su pequeño tamaño y su buen carácter es perfecto para la ciudad, las casas pequeñas y las familias con niños.

Además, es bastante inteligente y, con una educación adecuada, podemos hasta adiestrarlo para hacer algunos trucos.

Respecto a su salud, es más fuerte y ágil de lo que podría parecer dado su tamaño y su aspecto frágil. Tiene tendencia a formar sarro en los dientes, para evitarlo debemos limpiar su dentadura dos veces a la semana con un algodón con zumo de limón.

Con cariño y los cuidados necesarios, este perro puede llegar a vivir hasta 15 años.

El yaco, el loro más parlanchín


El yaco, o también conocido como loro gris africano, es una de las aves con más capacidad para hablar. Los yacos tienen muy buena memoria y pueden repetir unas 200 o 300 palabras.

Este loro, procedente del África central y occidental, es de tamaño mediano y su plumaje es de distintas tonalidades de gris, excepto la cola, de color rojo.

Miden entre 28 y 39 centímetros de longitud, y su peso oscila entre los 380 y los 600 gramos. Las hembras son algo más pequeñas que los machos. Muy longevos, su esperanza de vida es como la humana, de más de 70 años, y hay casos registrados de yacos que han vivido 100 años.

Antes de adquirir un yaco hay que tener en cuenta, además de su longevidad, que son mascota de una sola persona. Si en la casa habita una familia o compartes piso, verás que tu yaco sólo te trata bien a ti, y al resto o los ignora o, peor aún, directamente les pica. Por este motivo tampoco son recomendables para familias con niños ya que el pico del loro gris es muy fuerte, al igual que sus garras, y puede hacer daño a un niño de corta edad.

El yaco es muy inteligente y sensible. Necesita mucha atención y puede llegar a deprimirse si se siente poco atendido. Su memoria, su inteligencia y su capacidad para aprender palabras ha hecho que se realicen varios estudios sobre cognición animal con yacos, siendo el más conocido el «Animal Learning Experiment» realizado en Estados Unidos con un yaco al que se bautizó como las siglas del estudio, es decir, Alex.

El gato Chartreux


El Chartreaux es uno de los gatos más antiguos de los que tengamos constancia, ya que se sabe que su primera aparición data de la Edad Media, de la época de las Cruzadas. El Chartreux apareció en la frontera entre Turquía e Irán y fue llevado a Francia. Su nombre es la palabra francesa para «cartujo«, pues se dice que esta orden de monjes usaba a estos gatos para que cazaran ratas en sus monasterios.

De cuerpo grande, robusto y macizo, patas cortas y musculosas, el Chatreux tiene una cabeza y una nariz anchas, ojos redondeados de color anaranjado o dorado y orejas pequeñas para su tamaño corporal. Es fácil distinguir a los machos de las hembras, pues ellos son mucho más grandes y pesados que ellas.

El pelaje del Chartreux es espectacular, tupido, denso y muy lustroso, de color azul grisáceo. Guarda un gran parecido con el gato azul ruso, por lo que se cree que pueden tener un remoto origen común.

Se dice del Chartreux que tomó voto de silencio en su histórica convivencia con los monjes cartujos, y es que este gato se caracteriza por su carácter tranquilo y silencioso, casi nunca maúlla. Reservado con los extraños pero, como casi todos los gatos, muy fiel con su dueño. Excepcionalmente limpios, los machos Chartreux no suelen ni siquiera marcar por la casa.

Dada su fortaleza y su pasado como cazador de ratas, el Chartreux disfruta haciendo ejercicio y es juguetón, aunque lo que más le gusta es dormir. Como es un gato grande, come mucho y también tiene cierta tendencia a la obesidad, así que hay que vigilar su alimentación.

El pez elefante


Procedente del África Occidental, el aspecto de este pez es tan curioso como sus propias costumbres. El pez elefante, también conocido como pez de nariz de elefante tiene una nariz en forma de trompa que lo convierte en uno de los peces más curiosos del acuario.

De color marrón oscuro, el pez elefante mide unos 20 centímetros.

Aparte de su trompa característica, este pez se caracteriza por sus hábitos nocturnos. Durante el día suele estar escondido y sólo se pasea por el acuario de noche, por lo que debe ser en ese momento cuando le proporcionemos la comida, ya sea alimento seco para peces o alimento vivo. Haciendo honor a su nombre, el pez elefante es algo lento al comer, por lo que deberíamos evitar tener como compañeros de acuario a especies rápidas y voraces.

Tímido y a la vez territorial, se requiere un acuario grande, de unos 200 litros, para tener al pez elefante. En su hábitat natural el pez elefante utiliza unas pequeñas descargas eléctricas para comunicarse con los de su especie y, si el acuario es pequeño, estas descargas pueden molestar a los otros peces.

El acuario debe contar con mucha vegetación y lugares que el animal pueda usar para ocultarse, ya que pasará gran parte del día escondido. En cuanto a la temperatura del agua, ésta debería oscilar entre los 23 y los 28 grados y debemos tener cuidado con la limpieza del acuario y la calidad del agua, ya que el pez elefante tiende a padecer hongos.

Todavía no se ha conseguido que el pez elefante se reproduzca en cautividad, de hecho se desconocen muchos detalles del proceso reproductor de esta curiosa especie.

Variedades de cacatúas


Las cacatúas cuentan con un gran número de variedades. Éstas son las más habituales:

Cacatúa Alba, caracterizada porque su cresta es totalmente blanca, al igual que su plumaje, que sólo adquiere un tono amarillento en la cola y bajo las alas. Alcanza los 45 centímetros de longitud y pesa unos 550 gramos. Necesitan mucha atención y, si no se les hace caso, tienden a reaccionar arrancándose las plumas.

Cacatúa de moño naranja, pese a su nombre, la cresta no siempre es naranja, a veces también es amarilla. Sus mejillas también adquieren un color anaranjando o a veces amarillo. Pequeña en comparación con otras subespecies, pues ronda los 33 centímetros de longitud, con un peso de 350 gramos. Difícil de criar en cautividad, a no ser que haya sido criada para ese propósito.

Cacatúa rosa, muy afable y bastante silenciosa. Llama la atención por su cresta rosa y porque parte de su plumaje también es de eso color, a veces incluso de un fucsia brillante. Muy longeva, puede alcanzar los 40 años, además es monógama. 34-36 centímetros de longitud y 330 gramos de peso son sus medidas estándar.

Cacatúa inca, muy vistosa y exótica, ya que su cresta es de tres colores y en el plumaje de su cuerpo se combinan el rosa y el blanco. Sin embargo, es una especie muy cara y poco dócil, recomendable para aquellos con experiencia en la cría de pájaros. Mide alrededor de 35 centímetros y pesa unos 480 gramos.

Cacatúa de moño amarillo; blanca casi por completo, excepto en las plumas de su cresta, que son amarillas. Bastante grande: 38 a 50 centímetros de longitud y peso de 800 a 950 gramos. Dócil y recomendable para tener en casa, siempre y cuando se le provea de una jaula amplia.