El pastor alemán, un perro polifacético

pastor aleman
El Pastor Alemán es una de las razas más populares y destaca en infinidad de trabajos útiles para el hombre. Trabajador, afectuoso, excelente guardián, guía de ciegos, animal de salvamento, policía y protector de los niños son algunas de las muchísimas virtudes de este precioso can, también conocido como Ovejero Alemán.

Los orígenes se remontan a finales de siglo XIX en Alemania, cuando se inició un programa de crianza basado en un cruce entre pastores de Turiangia y Württemberg. El resultado fue este precioso animal, concebido para la proteccion de rebaños. En 1899 se inició un proceso de selección para mejorar el aspecto psíquico y físico del animal. Sus servicios en las dos guerras mundiales le hicieron ganar un gran respeto y admiración. Lo cierto es que es un clásico que no entiende de modas y es un perro presente en muchos hogares.

Su aspecto es robusto y flexible, ligeramente alargado y con un cuerpo muy musculoso. Por lo que respecta a la altura, ésta ronda los 60-65 centímetros para los machos y los 55-60 centímetros para las hembras. El peso de las hembras oscila alrededor de los 33 kilos y el de los machos, aproximadamente 40. Su rasgo más característico son las orejas, de tamaño mediano, erectas, puntiaguduas y abiertas hacia delante. Si no empiezan a plantarse alrededor de los 5 o 6 meses se les debe poner unas plantillas para su perfecta colocación. Por lo que se refiere a las extremidades, su rabo es largo y muy peludo, y sus piernas largas y fuertes. Este perro es muy activo y se recomienda a quien disponga de tiempo suficiente, ya que necesitan caminar, correr y jugar mucho, para que su fuerte musculatura se mantenga en plena forma. El perro se lo recompensará con cariño, respeto y una inagualable vigilancia.

Perros, Razas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *