Una casa en condiciones para tu conejo


Todos los conejos desean tener un lugar especial en el que pueden retirarse para descansar después de un largo día de juegos. Aquí tienes una serie de consejos a la hora de comprar una “casa” para tu conejo:

– Muchas jaulas para conejos son demasiado pequeñas para proporcionarles un descanso saludable. La casa de tu mascota debe ser lo suficientemente grande como para que el animal se tumbe a lo largo y no dé con sus patas en las paredes.

– El hogar debe ser lo suficientemente alto como para permitir que el conejo no se dé contra el techo cuando está con las patas traseras apoyadas.

– Debes proporcionar al animal una plataforma de madera sobre la que se pueda subir. Esta parte de la casa, le permitirá hacer algo de ejercicio.

– La puerta de entrada y de salida debe ser bastante amplia de manera que el animal no tenga ningún problema a la hora de entrar o salir.

– Las bases de alambre son muy incómodas para los conejos y pueden llegar a producirles dolores en sus patitas. Si la casa de tu conejo tiene un suelo de metal, cubre al menos la mitad de ella con una placa de metacrilato, una madera o unos trapos.

– Además de una zona para hacer sus necesidades, deberás dotar la casa de tu conejito con un plato de comida, un plato para el agua y algunos juguetes. Aún así, el animal debe tener el espacio suficiente para moverse con tranquilidad.

– Existen jaulas de dos o tres pisos y muy anchas para los conejos en las tiendas especializada pero, si eres un manitas, tú mismo podrás “construirla”.

Los roedores como animal de compañía


Es ya muy frecuente tener algún tipo de roedor como mascota en nuestras casas. Quizás una de las razones sea que no requieren de excesivos cuidados para su mantenimiento. Además son buenas mascotas para los más pequeños de la casa. Cuando los niños desean tener una mascota a la que poder cuidar, en muchas ocasiones lo primero que consiguen es un pez o una tortuga. Pero regalarle a los niños un pequeño roedor tampoco es una mala idea.

Como el resto de mamíferos, los roedores tienen la característica de tener la sangre caliente, por lo que nos ofrecerán un contacto más cálido o íntimo del que nos pueda ofrecer un pez. Además poseen otra serie de características que a los niños les encantan, y es que los puedes coger con la mano y son suaves.

Son varias las ventajas que este tipo de animales presentan frente a otros más grandes como pueden ser los perros y los gatos. Para empezar tienen una dieta muy sencilla y barata. Sus alojamientos son pequeños y requieren de poco trabajo para su mantenimiento y limpieza. Es también fácil prevenir sus accidentes y suelen tener una salud fuerte, ya que en general sufren pocas enfermedades.

Además de todo esto no influyen en la vida familiar, puesto que su presencia a penas se nota. Si vas de viaje unos días podrás dejarse sin atender (dejándoles siempre agua y comida lógicamente), e incluso te lo podrás llevar contigo. Si no les quieres dejar solos también tienes la opción de dejarlos al cuidado de alguien de confianza que controle que tal está y que limpie su jaula si fuera necesario.

Las vacunas para los conejos


Al igual que el resto de mascotas, los conejos domésticos también pueden ser vacunados para prevenir algunas enfermedades. En el caso de estos animales, estas enfermedades ante las que habría que vacunarles serían tres. Por lo que actualmente son tres las vacunas que hay disponibles para los conejos. Lo más recomendable es hablar con el veterinario para que él te recomiende aquellas que son necesarias para tu mascota.

Una de estas tres enfermedades ante las que habría que vacunar a nuestra mascota sería la Mixomatosis. Esta vacuna está recomendada sobre todo en aquellos conejos que pasan bastante tiempo al aire libre, puesto que en estos ambientes es donde la enfermedad es más frecuente. Normalmente la vacuna se pone en primavera, y tendría una duración de unos seis meses. Posteriormente sería necesario repetir la vacunación cada año en esa misma época.

Los conejos pueden sufrir además ciertas afecciones respiratorias, bastante comunes y muy contagiosas, ya que nuestro conejo se podría contagiar tanto por contacto directo como indirecto con objetos contaminados por ciertas bacterias. Si nuestra mascota se infecta, mostrara depresión, perderá el apetito y tendrá dificultades para respirar. En principio es una enfermedad que se podría curar con antibióticos aunque probablemente recaerían. Para evitar esto se recomienda vacunarles en otoño cada año.

La última de las enfermedades ante las que debemos proteger a nuestros pequeños animales es la enfermedad vírica hemorrágica. Esta consiste en una diarrea muy grave y aguda, que afecta sobre todo a la especie de los conejos europeos. Generalmente causa la muerte súbita antes de las 36 horas posteriores a la aparición de fiebre. Es también una enfermedad muy contagiosa tanto por contacto directo como indirecto. La vacuna ha de inyectársela al animal en primavera, y durará su efecto seis meses.

Los conejos necesitan jugar


Aunque parezca una tontería, los juguetes para los conejos son algo que has de tener en cuenta si tienes uno en casa. Sobre todo si se pasan mucho tiempo en su jaula. Estos juguetes le van a servir para ejercitarse mentalmente, le estimularán y le proporcionarán ejercicio físico, además mantener a salvo todo aquello que se encuentre por casa y que pueda ser víctima de sus mordiscos o arañazos.

Son unos animales que pueden llegar a deprimirse e incluso tener una actitud demasiado destructora, si se aburren en exceso y no encuentran una actividad que les distraiga y mantenga ocupados. Por ello es recomendable dejarles algún tipo de juguete con el que ellos solos puedan entretenerse.

Además según sea el tipo de juguete, también le beneficiarán no sólo en su estado mental como ya se ha comentado, si no que le ayudará a mantener un buen estado físico. Esto se logra colocando en su jaula objetos a los que pueda subirse y saltar, objetos para lanzar y morder, o objetos para excavar. Aún así, tampoco es recomendable que el conejo permanezca las 24 horas del día encerrado en una jaula. Puedes dejarle suelto por la casa, sin preocuparte de que destruya lo que no debe siempre que él tenga sus propios juguetes.

Algunos ejemplos de posibles juguetes para conejos se detallan a continuación. Has de saber que son muy fáciles y baratos de conseguir. Los trapos y las cajas grandes te servirán para que excave y arañe. Las cajas pequeñas o los rollos de papel vacíos le vendrán bien para morderlas y lanzarlas por los aires. Se entretendrá también con pequeños objetos de madera como pinzas, o con los diversos juguetes que hay para gatos y loros, e incluso para bebés. Todos estos juguetes le servirán para entretenerse y hacer cosas que a él le gustan. Pero no olvides que tú también puedes jugar con él. Obsérvale y verás como a veces intentará jugar contigo.

El pelo de los conejos


Los conejos suelen ser animales muy meticulosos en el tema de la limpieza. Si observas a tu mascota, podrás ver el tiempo que dedica a su aseo. Normalmente, esto implica que no necesitan ser lavados pero un buen cepillado regular para mantener su pelo en condiciones es imprescindible. Piensa que si les retiras el pelo antes de que ellos se lo laman, conseguirás evitar las fastidiosas bolas de pelo.

Si tienes un conejo de pelo corto lo ideal es que le cepilles el pelo, al menos, una vez por semana. Cuando comienzan a mudar el pelo (por lo general cada 3 meses), debes cepillarles más veces. Deberás comprar un cepillo especial para conejos, ya que, su piel es muy frágil y se puede ver afectada por las púas de cualquier peine. Para ayudarte en este proceso del cepillado, puedes pasarle un paño húmedo por su cuerpecito.

Si tiene un conejo de angora, el aseo debe ser un ritual diario. Intenta mantener su pelo bien recortado. De esta forma evitaras las bolas de pelo. Si decides convertirte en su peluquero, ten cuidado, ya que como te comentábamos antes, la piel es muy sensible y se les puede cortar fácilmente. Tarda el tiempo que consideres oportuno, además de tener un conejo más guapo, estas sesiones de belleza servirán para uniros mucho más.

Recuerda que bañarles puede resultar muy estresante para ellos. Si es absolutamente necesario, lo mejor que puedes hacer es limpiar la zona afectada con una buenas toallitas húmedas. Si finalmente, tienes que bañarle entero, recuerda que la piel del conejo tarda mucho tiempo en secarse y debes utilizar secador de pelo para acelerar el proceso de secado.

Limpiar la jaula de tu conejo


Las jaulas de los conejos deben ser limpiadas con regularidad. Se trata de una tarea un poco dura que debe tomarse como un hábito pensando en un perfecto resultado final. Piensa que al realizar esta tarea, mantendrás a tu mascota más sana, libre de orina y heces que además de producir un fétido olor, crean una serie de bacterias que pueden producir diferentes enfermedades a tu amigo.

La limpieza es fácil de hacer. No existen procedimientos estrictos para ella, lo único que debes recordar es hacerlo de forma habitual. Normalmente, y lo más recomendable, es una limpieza de jaula semanal. Esto es suficiente para salvaguardar la salud de tu conejo y evitar la propagación de enfermedades. Sin embargo, si tienes tiempo, puedes limpiar a diario su casa.

Empieza eliminando cualquier material orgánico, rancio y sin comer (alimentos como las verduras). Lava y seca el recipiente de comida y sustituye los restos de comida por otros frescos. Asegúrate de que tienes sitio para realizar la limpieza a gusto. Quita el heno o la arena de la caja y limpia bien toda la zona. Los excrementos son la principal fuente de mal olor. La elección de una jaula para tu conejo de buena calidad, también es importante.

Una jaula amplia realizada en metal de calidad es excelente, pero revisa que sea fácil de limpiar. Las jaulas con madera suelen absorber la orina y las heces y el olor se queda impregnado de manera constante. Aunque no la limpies a diario, revísala para poder comprobar que el conejo no tiene ningún problema de salud.

Educar a un conejo


¿Estás pensando en llevar a tu conejo al colegio para que aprenda algunas cosillas? Si es así, antes de nada debes tener en consideración algunas cosas. Lo primero de todo es el tipo de educación que le quieres enseñar a tu mascota. Hay gente que se piensa que les va a poder enseñar a traerle las zapatillas en casa… tu amigo no es un monigote de feria ¿ok?

Otra cosa que debes analizar es el tipo de educación que tú le estás dando y cómo se lo estás dando. El respeto, la responsabilidad y el cuidado, deben formar parte de este proceso. La experiencia debe ser positiva, no sólo para ti, si no para él también. Recuerda que no sólo mantener las necesidades básicas de tu conejo, le mantendrán feliz. El primero que debe aprender eres tú. ¿Conoces bien a tu mascota?

– Con el fin de que puedan obtener los nutrientes esenciales, los conejos necesitan una dieta variada. No puedes darles de comer sólo zanahorias. El heno y el agua deben estar siempre disponibles.

– Intenta adoptar una pareja, de esta forma no se sentirá tan solo.

– Piensa en la esterilización o en la castración para prevenir futuras enfermedades y por supuesto para no montar un criadero de conejo en tu propia casa.

– Realízale revisiones periódicas para comprobar que está en perfecto estado de salud.

– Los conejos se estresan fácilmente en ambientes caóticos, así que intenta que su entorno sea muy tranquilo.

– No son animales recomendables para niños muy pequeños, ya que al cogerlos pueden hacerles daño fácilmente.

El entorno de tu conejo


Debes mantener a tu conejo en un lugar seguro, cerrado (para que no se escape) y “a prueba de conejos”. Cuando estés en casa con él, lo mejor es que le sueltes para que pueda hacer ejercicio y hacerte compañía. Cuanto más tiempo le dejes salir, mucho mejor, ya que podrá aprender más rápido como debe comportarse en la casa. Si tu conejo es todavía un bebé, préstale más atención para que no se lastime de manera incensaría.

Cuando notes que puedes confiar plenamente en él, puedes mantenerlo suelto todo el día. Antes de dejarle suelto cuando te vayas a marchar de casa, deberás inspeccionar todas las habitaciones cuidadosamente en busca de cables y otros objetos peligrosos (como las macetas) que pueden ser perjudiciales para él. Puedes cerrar alguna de las puertas donde no quieras que tu amigo pase. Si le dejas en una zona al aire libre ten en cuenta algunos de estos consejos:

– No permitas que se como la hierba que haya sido tratada con fertilizantes o plaguicidas. Ten cuidado con las heces de otros animales ya que puede contagiarle alguna enfermedad.

– Si el espacio es demasiado abierto puedes atarle con una correíta lo suficientemente larga para que pueda moverse por donde quiera de manera que tú siempre le puedas ver. Saltar una valla es una tarea muy fácil para estos animales.

– No le dejes fuera durante la noche. Un conejito puede llegar a morirse de miedo. Además puede ser atacado por cualquier otro animal, como por ejemplo un gato.

Esterilizar a los conejos


Debes plantearte el tema de la esterilización si tienes una bonita parejita. Recuerda ese comentario tan escuchado por todos: “tiene hijos como las conejas”. Pero ¿por qué esterilizar o castrar a tu conejo si sólo tienes uno, o son todos del mismo sexo? Existen diferentes razones por las que mucha gente se plantea esta opción.

Los estudios indican que hasta un 80% de las conejitas no esterilizadas pueden sufrir un cáncer cuando tengan entre los dos y los cinco años de edad. Esta tasa es muchísimo menor en los machos. Esterilizar o castrar a tu conejo le ayudará a alargar su esperanza de vida. Los conejos castrados pueden llegar a vivir entre 8-12 años.

Al llegar a la madurez sexual, los conejos suelen mostrar una conducta indeseable, pueden llegar a estar malhumorados todo el día, pueden empezar a morder todo lo que encuentren a su paso e incluso pueden mostrarse muy agresivos con las personas. La castración o esterilización reduce en gran medida y, en muchos casos, todos estos comportamientos. Si decides finalmente realizar este tipo de operación a tu mascota, es muy importante que te asegures que el veterinario que va a realizar dicha operación sepa perfectamente cómo se realiza.

Se debe someter al animal a diferentes pruebas antes de entrar a quirófano. Hay que evaluar las funciones hepáticas y renales antes de la cirugía. Pregunta al veterinario acerca de su experiencia con los conejos antes de nada. Después de la operación, puedes ponerles su comida y su agua de manera normal, ya que esto le ayudará en su proceso de rehabilitación.

Caja de arena para los conejos


A veces la gente se pregunta: ¿mi conejo puede utilizar una caja de arena? La respuesta dada por algunos expertos es clara y concisa: sí, pero con algunas diferencias respecto a los gatos. La primera diferencia es muy sencilla: los conejos no son gatos. Por lo tanto, para conseguir que un conejo utilice una caja hay que seguir un proceso de entrenamiento diferente.

Por si no lo sabes, los conejos más jóvenes suelen ser más difíciles de entrenar que los mayores. Los jóvenes prestan menor atención ya que están siempre buscando nuevas “aventuras”. El entrenamiento puede comenzar temprano, pero no esperes resultados rápidos. En segundo lugar, la esterilización o la castración serán muy importantes a la hora de aprender cosas nuevas. Un conejo en época de celo, tiene cosas más importantes que hacer, que pensar en hacer sus necesidades en una caja.

Tómate tu tiempo para observar el comportamiento del animal. Aprende que movimientos realiza antes de hacer sus necesidades. Algunas mascotas eligen una zona determinada de la casa para hacer siempre allí sus necesidades, otros necesitan “ir al baño” nada más levantarse. Cuando conozcas sus costumbres, ayúdale poniéndole la caja. Poco a poco asociará la caja a sus necesidades.

No rellenes la caja con los mismos materiales que se utilizan para los gatos. Llena el fondo de la caja con trocitos de madera, virutas, etc. y en la parte de abajo, llénala con un montón de periódicos. Si en la parte de arriba consigues poner un poco de heno fresco, seguro que le encantará.