Todo lo que debes saber sobre la displasia de cadera en el pastor alemán

pastor-aleman
Todas las razas de perro tienen unas características que les hacen propensos a padecer determinadas enfermedades. Es el caso del Pastor alemán. Una mascota en la que es habitual la displasia de cadera. Una afección que, en general, también está presente en los perros de raza de gran tamaño, aunque el porcentaje de probabilidades de sufrir esta enfermedad degenerativa es mayor en esta raza canina. Pero, ¿qué es? ¿Qué síntomas muestra? ¿Cómo se trata?

Qué es

La displasia de cadera se define por ser una enfermedad degenerativa que aparece o se detecta durante los primeros meses de vida del animal y que consiste en una malformación de la cadera. En concreto, esta malformación se localiza entre el coxis y el fémur, produciéndose como una especie de luxación.

Varias son las causas que explican la aparición de esta enfermedad. Una de ellas es el rápido crecimiento del perro y del aumento de peso que conlleva, que está descompensado con el proceso de calcificación y mineralización del esqueleto.

Otras causas son la genética o un exceso de ejercicio de alto impacto durante la etapa de crecimiento del cachorro, así como una inadecuada alimentación.

pastor-aleman

Síntomas

Es importante detectar la displasia de cadera porque esta enfermedad puede propiciar la aparición de otras patologías como la osteoartrosis. Y, ¿cómo se reconoce? Una de las primeras señales de alerta son las pocas ganas o dificultades del pastor alemán a la hora de correr, jugar… porque es un perro muy activo al que le va la vida sedentaria.

Además, se observa que el can tiene problemas para levantarse y sentarse, aparte de cojear de una o ambas patas traseras, entre otras posibles señales de alerta, que también son indicativas de cualquier problema de huesos o articulaciones.

Tratamiento

Lamentablemente, la displasia de cadera no tiene cura. Pero sí hay tratamientos que ayudan a evitar el dolor y a retrasar su avance. En algunos casos, es necesario realizar una intervención quirúrgica o un trasplante de cadera.

No obstante, siempre, ante cualquier duda, hay que acudir al veterinario para el diagnóstico y tratamiento más adecuado porque, a veces, puede ser suficiente con sesiones de fisioterapia.

Artículos relacionados:

Estas son todas las razas de perro Pastor alemán

Los secretos (que quizá no conozcas) del pastor alemán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *