¿Qué es el síndrome de Horner en los gatos?

gatos-ojos
Los gatos, como toda mascota, se ven afectados por una serie de enfermedades. Y algunas de ellas están relacionadas con una de las partes más características de estos animales de compañía: los ojos. Dentro de ellas, está el síndrome de Horner, que es una enfermedad neuroftalmológica, que se manifiesta a través de una alteración o afección en el sistema nervioso simpático, que es el responsable de regular el cuerpo frente a estímulos externos.

El síndrome de Horner

En concreto, este sistema nervioso simpático regula diferentes aspectos para alertar o preparar al cuerpo para la acción con el fin de sobrevivir. De esta manera, se puede aumentar el ritmo cardíaco, acelerar la respiración y dilatar los bronquios, agudizar el oído y también dilatar las pupilas del gato.

Cuando este sistema nervioso simpático está dañado, ya no se produce este efecto de regulación y, por lo tanto, se dejan de transmitir los impulsos nerviosos. Esto tiene la consecuencia clara de que ya no se controlan los músculos ni las funciones de los órganos para responder ante los estímulos.

Esto se produce sobre todo en relación a los nervios de la cara y de los ojos, manifestándose solo en un lado. De esta manera, es habitual notar en el gato sus pupilas diferentes porque tendrían tamaño distinto al no responder una de ellas a los estímulos que recibe.

gatos-ojos
En general, lo que se percibe es que una pupila siempre está del mismo tamaño y es la que se queda más pequeña en comparación con la del otro gato del minino que sí reacciona ante los estímulos para que el gato pueda ver en función de la cantidad de luz que haya.

Entre otros síntomas, aparte de la diferencia de tamaño de la pupila, también se puede observar en el gato que tiene el párpado más caído y que se ha producido un descenso de la membrana nictitante, conocida como tercer párpado del gato.

Causas

La verdad es que existen varias causas que pueden explicar el síndrome de Horner. De hecho, se considera que tiene un origen indeterminado porque no hay un factor único y concreto y se desconoce qué es realmente lo que subyace.

De todos modos, entre las causas más habituales que explican la aparición del síndrome de Horner, están los traumatismos, los tumores, las neoplasias y los abscesos tras el globo ocular, lesiones cervicales o en el oído medio, así como las otitis graves e, incluso, los infartos.

Artículos relacionados:

¿Por qué cambian las pupilas de los ojos de los gatos?

¿Qué quieren decir los ojos de tu gato?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *