Cuidados del bulldog francés

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Una de las razas que más se ha popularizado entre los amantes de los perros es el Bulldog Francés, también conocido como Frenchie. Su pequeño tamaño, su aspecto bonachón, su simpatía y su carácter juguetón hacen de él una raza muy especial, como sabe cualquier propietario de un ejemplar de la misma.

Si queremos que nuestro bulldog francés goce de buena salud y tenga una calidad de vida plena, deberemos proporcionarle unos cuidados específicos de acuerdo con su fisionomía y carácter:

Ejercicio: El Frenchie es un perro muy activo, por lo que es imprescindible que realice al menos una hora de ejercicio al día. Sin embargo, sí deberemos evitar que el animal salte de forma continua, al menos hasta que alcance el año y medio de edad, ya que de lo contrario pueden aparecer deformaciones en sus patas debido al desgaste de las articulaciones. Por ello el mejor ejercicio para él es una buena caminata.

Orejas y pliegues: La morfología especial de estas hace que sea muy fácil que se acumule polvo y suciedad en los oídos , por lo que es necesario limpiarlas una vez a la semana con el producto que indique el veterinario, para eliminar la suciedad y la cera. También deberemos limpiar las arruguitas de la cara al menos dos veces por semana, para mantenerlas limpias y evitar la aparición de hongos o infecciones. Basta pasarles un algodón empapado en agua y después secarle bien.

Cepillado y baño: Es importante que le cepillemos dos o tres veces por semana para mantener el pelo limpio y así no tenerlo que bañar demasiado a menudo. No debemos bañarlo más de una vez al mes y cuando lo hagamos, debemos tener cuidado en que no tenga frío cuando esté mojado, ya que es muy propenso a los resfriados. También debemos asegurarnos de secarle bien las orejas después de bañarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *