Motivos para adoptar un perro anciano

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Para qué nos vamos a engañar: la mayoría de personas dispuestas a adoptar a un perro los prefieren cachorros o jóvenes y nunca acogerían a un can anciano. Sin embargo, y aunque muchos puedan opinar lo contrario, la llegada de un perro mayor a casa puede ser muy positiva para todos los miembros de la familia, aportando experiencias muy enriquecedoras y placenteras.

Estamos de acuerdo en que el envejecimiento trae consigo cambios físicos y metabólicos en el animal, pero también es cierto que la relación con un perro en la vejez es más sencilla que con un cachorro o un can joven. Pero a parte de este, existen otros motivos por el que adoptar a un perro anciano. ¿Los quieres conocer?

Comportamiento

En primer lugar, el perro anciano suele estar educado (sabe pasear con correa, no se come los muebles, respeta las plantas, no hace sus necesidades en el parqué…), por lo que el amo no tendrá que enseñarle modales. De la misma forma, la mayoría de perros mayores saben lo que es pertenecer a la familia y suelen tener una gran capacidad de dar amor.

Aprendizaje

Por supuesto, los perros adultos que han convivido con otra familia entienden las órdenes y su disciplina es mayor a la de los cachorros o perros jóvenes. Además, el perro anciano se adapta antes a los hábitos, horarios y caracteres. También es importante saber que al adoptar un perro mayor se evita pasar por la etapa de la dentición, es decir, aquella en la que los cachorros lo mordisquean todo.

Un gran compañero

Otra de las ventajas de adoptar un perro anciano es que es un gran compañero para su dueño, ya que normalmente son más agradecidos, pues conocen el abandono. Por si fuera poco, proporcionan más tiempo libre a sus amos, entre otras cosas, porque necesitan menor ejercicio. Eso sí, piensa que cuánto más se da, más se recibe.

Por último, es importante tener en cuenta que un perro anciano que ha sido abandonado tiene más probabilidades de acabar sus días en una protectora o casa de acogida que sus compañeros de menor edad. ¿No crees que se merecen una segunda oportunidad?

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *