La increíble transformación de un perro adoptado

perro-abandonado
Beaux Tox es el nombre de un perro, de la raza Labrador retriever, que tiene una historia detrás de sí que es todo un ejemplo de superación y que, afortunadamente, ha tenido un final feliz. Y es que Beaux era rechazado por las personas por una malformación facial de nacimiento. Tras una primera adopción en manos de un dueño que no se ocupó de él, ha conseguido encontrar un hogar y estar totalmente feliz y recuperarse. Esta es toda la historia de Beaux.

Rechazo continuo

Beaux Tox nació con una deformidad facial, ya que fue aplastado en el vientre de su madre cuando estaba en estado de gestación de una camada de seis perros. Esto produjo su malformación en el rostro, aunque no se produjo ningún daño en su cerebro ni en su inteligencia. Tampoco le generaba ningún problema de carácter.

Sin embargo, esta malformación hizo que sus cuidadores no pudieran venderlo por lo que optaron por regalarlo. Y la decisión no fue muy acertada porque Beaux terminó viviendo con un dueño que no lo cuidó, le hacía vivir continuamente en la calle y no se preocupaba lo más mínimo de él.

Esto desencadenó en enfermedades sin curar y en un estado de tristeza continuado en el perro, que vivió esta situación durante cinco años. Los grupos de rescate locales hicieron múltiples intentos de rescatarlo, pero Beaux tenía muchas enfermedades y parásitos y su recuperación se veía dificultada también por esa tristeza.

perro-abandonado

El gran cambio

Sin embargo, finalmente, Beaux pudo ver la luz de la mano de Jamie Hulit, quien apostó por el perro sin importarle que estuviera enfermo. Lo único que tenía claro su nueva dueña es que no quería que volviera a casas de acogida y lo devolvieran.

Así, se decidió a adoptarlo porque ella misma, cuando había sido pequeña, sabía lo que era ir de hogar en hogar de acogida. Jamie se ocupó de cuidarlo y de llevarlo a los veterinarios necesarios para curarle todas las enfermedades y eliminarle los parásitos.

Ahora, Beuax es un perro feliz, que vive en este hogar con Jaime y con Riley, otro perro de 13 años de edad con el que se lleva a la perfección. Una nueva oportunidad para Beaux, que le ha devuelto la vida.

Artículos relacionados:

Goma, el perrito que enamora a todo el mundo por sus orejas

Así es el perro más triste de Internet

1 comentario

  1. El paro me ha dado una buena bofetada. Me voy lejos a trabajar. No paro de buscar lugar para el pobre animal. Todó es cerrar Puertas. Tampoco quiero el sacrificio. No és Justo y noble. A donde recurro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *