¿Por qué mi gato huele mal?

olor-gato
Cuando se tiene un gato en casa, se pueden producir malos olores. Lo más habitual es que estén relacionados con su orina y una mala o inadecuada limpieza del arenero. Sin embargo, no siempre responde a estos motivos y hay ocasiones en las que el gatito desprende mal olor. Es una señal a la que hay que prestar atención porque puede ser un indicio de que tiene alguna infección o enfermedad.

Infecciones

Algunos de los malos olores que desprende el gato están relacionados con infecciones. Es el caso, por ejemplo, de los oídos de los que puede salir un olor muy fuerte y desagradable. Cuando esto sucede, se debe llevar rápidamente al veterinario para que determine la infección y le ponga tratamiento.

El proceso infeccioso también puede estar en la boca tanto por algún problema en sus dientes como por alguna herida en el paladar o un absceso bucal, entre otras posibles afecciones que, igualmente, es recomendable que trate el veterinario.

Digestión

En otras ocasiones, el mal olor del gato no responde a una infección, sino a problemas en su aparato digestivo que suelen estar causados por no digerir bien la comida que toma.

olor-gato
Normalmente, en estos casos, este mal olor se acompaña de otros síntomas, siendo los más claros y evidentes la hinchazón abdominal y las flatulencias.

Esto puede deberse a varios factores como no estar alimentándolo adecuadamente, que tenga intolerancia a algún alimento que come o no le siente bien o sea un problema más grave como tener parásitos intestinales u otras afecciones estomacales.

Glándulas

El mal olor de los gatos también puede estar relacionado con las glándulas anales que tienen debajo de su cola. Y es que, si estas glándulas huelen raro o mal, es probable que se hayan obstruido o estén llenas por lo que habrá también que acudir al veterinario para evitar problemas más graves de salud en la mascota.

Bacterias

Y, finalmente, otra de las posibles causas que puede explicar que los gatos huelan mal son las bacterias que pueden tener en su piel y que le originan problemas en su dermis y pelaje. Entre las más habituales están las pulgas y garrapatas, así como los ácaros.

Artículos relacionados:

Consejos para eliminar el olor a orina de gato

Consejos para elegir la mejor arena para el gato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *