Consejos para elegir la mejor arena para el gato

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter19Share on Google+0

arena-gatos
Cuando se vive con un gato, una de las elecciones más importantes es el cajón de arena. Y es que, aunque inicialmente todas las arenas pueden parecer iguales, lo cierto es que no lo son y presentan diferencias importantes. Algunas de ellas ayudan a evitar o reducen los malos olores, mientras que con otras no se ocultan las consecuencias de que el minino haga sus necesidades en casa.

Los tipos de arena

En concreto, en función de los productos que se encuentran en el mercado, se puede hablar principalmente de tres tipos de arena. Uno de ellos es el denominado convencional, mientras que otra clase es la aglomerante. Aún cabe hablar de una tercera: la ecológica.

Todas ellas tienen diferencias que van desde su precio a las propiedades que tienen, sobre todo, para acabar con los malos olores de las necesidades fisiológicas del gatito.

Arena convencional

Este tipo de arena se caracteriza por ser la más común. Además, suele ser la más empleada porque muchas personas no se paran a pensar en la importancia de hacer una buena elección.

Y es que esta arena sí es cierto que es la más barata, pero también tiene el problema de que es justo la que menos minimiza los malos olores. De hecho, suele aumentarlo y hace que huela toda la estancia.

arena-gatos

La arena aglomerante

Este tipo de arena, aunque tiene un nombre más raro, es fácil de encontrar en establecimientos especializados. Su precio es también bastante económico, pero tampoco acaba con el mal olor.

Como puntos positivos, está el hecho de que facilita mucho la limpieza de la arena al ser sencillo poder separarla de los excrementos que haya depositado el gato en la caja. Esto se traduce en un menor tiempo de dedicación a esta tarea.

Arena ecológica

La arena ecológica ha comenzado a ser bastante común y habitual en los puntos de venta. La verdad es que para muchos expertos es la mejor, aunque también tiene algunos factores que juegan en su contra. Entre los más importantes está su precio –es más elevado- y que se pega demasiado a los gatos más peludos, lo que puede suponer un problema en el hogar.

En lado positivo, destaca que acaba con el mal olor de los excrementos porque suele oler bastante a madera, y que se limpia fácilmente. A su favor también está el hecho de que es biodegrabable.

Artículos relacionados:

Consejos para que la caja de arena de los gatos no huela

Crean un arenero para gatos y perros que se autolimpia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *