Perros ancianos: claves para ayudarles a tener bienestar en esta etapa de su vida

perros-ancianos
Cada etapa en la vida de los perros tiene sus particularidades y características. Si el otro día, nos centrábamos en los cachorros, hoy vamos hablar de los perros ancianos o cuando se encuentran en esa fase en la que se hacen mayores y pasan a la vida adulta. Son unos años en su vida en los que tienen otras necesidades, además de producirse cambios en su cuerpo que conviene conocer para poder seguir proporcionándoles bienestar y que sean perros felices hasta el último día de sus vidas.

Hacia la vida adulta

Sobre cuando un perro deja de ser cachorro para convertirse en un perro adulto, existen diferentes opiniones porque puede variar en función de la raza de perro. Como norma general, se tiende a establecer el período de dos años.

En esta etapa de su vida, la raza y la madurez cognitiva del can son determinantes para su vida adulta, aunque no son los únicos factores. También su desarrollo y vida en los próximos años vienen marcados por su alimentación, la actividad, el cariño y la educación que se le dé.

Son todos factores que condicionan su vida en la etapa adulta por lo que es importante trabajar con ellos cuando son cachorros para que puedan tener un mayor bienestar, gocen de buena salud y también la convivencia con el perro sea más fácil porque no habrá problemas de conducta.

perros-ancianos

Fase final

Tras la etapa adulta llega la vejez y el final de los días de la mascota. La edad a la que se llega a esta fase en su vida también varía porque, como hemos comentado, depende de la raza y la clase de vida que haya tenido.

En general, se apunta a que las razas más grandes inician esta fase a los seis años, mientras que en los perros más pequeños la entrada en esta etapa suele producirse entre los ocho y nueve años.

Es una fase en la que es conveniente tener paciencia con el perro porque sus necesidades varían y esto conlleva cambios. Uno de los más evidentes es la limitación de los movimientos y los problemas de salud, que hacen que las consultas al veterinario sean más evidentes.

En esta etapa, es aún más importante acompañarle y darle cariño porque, además, puede sentirse más apático. Esto puede hacer que deje de comer, lo que igualmente se produce por el menor desgaste físico.

Artículos relacionados:

Las claves (que debes conocer) en cada etapa de vida de los perros

Cuidados nocturnos específicos para perros ancianos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.