Heces blandas o duras: ¿debo preocuparme por la salud de mi perro?

heces-perro
Las heces del perro pueden dar muchas pistas sobre su estado de salud, ya que según su color y forma son una clara señal de alerta de que algo no va bien en el organismo de nuestra mascota. En general, los excrementos deben tener una consistencia ni blanda ni dura y ser de color marrón oscuro, pero no siempre es así. A veces los cambios o alteraciones se producen por el hecho de que la mascota ha comido algo de manera puntual o sigue una dieta inadecuada, mientras que en ocasiones hay detrás una enfermedad. En esta ocasión, nos vamos a centrar en la consistencia de los excrementos y en sus modificaciones.

Heces blandas

Los excrementos blandos son un claro ejemplo de que algo en el perro no va bien, pero siempre y cuando se haya producido algún cambio en las deposiciones y estas heces blandas se prolonguen en el tiempo.

De hecho, es una clara señal de que hay que ir al veterinario con la mascota porque sí es síntoma de que en el perro algo no funciona bien y de que hay un problema de salud que puede llegar a ser importante.

Por el contrario, no hay que preocuparse si, de forma esporádica, los excrementos del perro son un poco más blandos. En estos casos, lo más normal es que haya comido alguna sobra o alguna cosa que no forma parte de su dieta habitual. No obstante, como hemos dicho, si el perro sigue haciendo heces blandas, se debe consultar con el veterinario.

heces-perro

Diarreas

Las diarreas son otro de los claros ejemplos de que algo no está bien en la salud del perro. Siempre que sean puntuales, se pueden deber a un problema digestivo por algo que haya comido o que le haya podido sentar mal.

De todos modos, hay que vigilar al perro porque, si las diarreas se prolongan durante varios días, es preciso ir al veterinario. Y es que es otra de las claras señales de un problema grave de salud en nuestra mascota, que no solo puede estar relacionado con su sistema digestivo.

Heces duras

En el caso de que las heces del perro sean duras, lo más habitual es que se deban a la alimentación. Normalmente, es por seguir una dieta basada en piensos que tienen un alto porcentaje de cereales, que son bastante astringentes.

Además, este tipo de piensos tampoco es que sean muy digestivos. Son dos factores por los que es recomendable cambiarle la alimentación para que le perro siga una dieta con piensos con menor proporción de cereales y con más proteínas.

Artículos relacionados:

Parásitos en las heces de los perros

El color de las heces de nuestros perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *