Gatos y plantas: una relación no siempre beneficiosa

gatos-arenero
Es habitual que en los hogares haya plantas y flores y, en ocasiones, se opte por tener un gato como mascota. Y, en principio, parece que todo apunta a un hogar cálido y confortable. Sin embargo, a veces, no es así porque los gatos y las plantas no siempre establecen una buena relación. Y es que los mininos se sienten atraídos por ellas tanto para comérselas como para orinar sobre su tierra y macetas. Son dos malos hábitos que conviene corregir por la propia mascota, pero también por la planta.

Comer

Los gatos, sobre todo cuando son pequeños y no están todavía bien educados, suelen tener conductas con las plantas que no le son beneficiosas. Una de ellas es comerlas. Esto es un proceso que suelen hacer de manera natural porque es frecuente que los gatos mastiquen hierba como ayuda en su proceso digestivo.

A falta de esa hierba, los gatos se sienten atraídos por las plantas de interior o bien de exterior, que no siempre son saludables e, incluso, pueden llegar a ser tóxicas. En todo caso, lo más seguro es que el minino empiece a tener trastornos digestivos.

Para solucionar esta situación, es bueno que el gato tenga hierba cerca y enseñarla a diferenciarla de las hojas de las plantas. Sin embargo, si no se tiene jardín para que el gato pueda coger la hierba, se pueden poner en práctica otras soluciones para que no coma plantas.

gatos-arenero
El truco está en rociar la zona en la que están situadas las plantas con zumo de limón o su esencia porque a los gatos no les gusta ese olor y rechazarán aproximarse a esta parte de la casa.

Orina

Este no es el único problema con las plantas. Los gatos muchas veces también las prefieren al arenero para orinar. Esto supone un problema porque la orina acaba matando a la planta.

Para evitarlo, una solución es poner piedras grandes y pesadas entre la superficie externa de la maceta y la tierra, de manera que el gato no pueda moverlas. Otra opción es recurrir también al aroma de limón o de ajo, que desagradan a los gatos. Así se evita que se acerquen.

Artículos relacionados:

Plantas tóxicas para los gatos

La decoración navideña puede ser perjudicial para los gatos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *