En la carretera con tu mascota


Viajar en coche es, a menudo, el modo de transporte elegido por los dueños de mascotas. Muchas mascotas disfrutan con estos desplazamientos. Un viaje en coche puede ser muy divertido, ya que es algo diferente para los animales y les permite disfrutar de paisajes que no suelen ver. Asegúrate de que tu mascota es apta para viajar. Los animales mayores, en particular, o aquellos que tienen condiciones médicas especiales, deben ser examinados por un veterinario antes de viajar.

Si tu mascota no puede viajar, o no disfruta de los viajes, busca a una persona o algún centro en el que se puedan ocupar de él durante tu ausencia. Al igual que si viajaras tu sólo, deberás parar para descansar y así podréis estirar las “patas”. Si la mascota es un perro y el viaje es bastante largo, intenta que haga sus necesidades para que aguante sin problemas hasta la próxima parada. Antes de salir del coche, asegúrate de ponerle la correa para que no salga corriendo en cuanto abras la puerta.


Mantén a tu mascota en el asiento trasero. Es más seguro para ti y para él, y te ayudará a evitar distracciones tontas. También será más fácil para ti realizar maniobras de emergencia en caso de que fuera necesario. Si la parte de atrás del coche es abierta no permitas que tu mascota viaje en esa zona. Cualquier giro brusco o demasiado rápido, puede hacer que el animal salga disparado.

Realiza una visita a tu tienda de mascotas habitual y pide que te enseñen los nuevos “cinturones de seguridad” que han salido para animales. No permitas que el animal saque la cabeza por la ventanilla; algunos animales han resultado heridos al saltar piedras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *