Depresión en los gatos


Cuando hablamos de mascotas deprimidas solemos pensar en los perros. Pero nuestros gatos también pueden sufrir depresión, sobre todo cuando han vivido un hecho que ha ocasionado cambios en sus vidas, como una mudanza, la llegada de un nuevo miembro a la familia o la pérdida de uno de sus amos e incluso un cambio en los horarios. De entre todas, la causa que más suele llevar aparejada la aparición de una depresión en el gato es la sensación de soledad, sobre todo cuando se debe a la separación de la persona o la mascota con la que sentía más afinidad.

También la falta de espacio para moverse y jugar o la falta de espacio pueden deprimir a nuestro amigo. A los gatos les gusta deambular, ya sea por casa o por las calles o jardines cercanos a la misma. El no permitírselo suele ocasionar trastornos en el ánimo del animal.

El mayor problema es que la mayoría de las veces esta depresión pasa desapercibida. Los gatos son considerados animales tranquilos, por lo que no solemos prestarles atención si reducen su nivel de actividad, a menos que esta sea muy acusada.

Si a ello se unen la falta de apetito y un cambio en la forma de maullar o vocalizar o lo hace de forma más continua, deberemos llevar a nuestro gato al veterinario, ya que lo más probable es que esté deprimido.

También podemos confundir la depresión con un trastorno de conducta, ya que puede conllevar que nuestro gato se muestre más agresivo que de costumbre o que deje de hacer sus necesidades en su caja y las haga por toda la casa.

Para tratar la depresión, deberemos prestarle más atención, jugar y hablar con él, cepillarle, y pasar tiempo con él, así como seguir los demás consejos del veterinario

4 comentarios

  1. hola necessito ayuda tengo un gato de 9 años y hace 3 meses tuve un bebe y empeco a mease por la casa y lo dejemos unos dias sin salir en la cocina y ahora no quiere salir se pasa todo el dia durmiendo detro de la caja de la arena y se mea fuera q podemos hacer espero su respuesta es gurgente un beso

  2. Hola Sofi,
    La llegada de un bebé supone un gran cambio para cualquier animal doméstico, tanto en su rutina habitual como en su relación con los miembros de la familia, por la atencion que requiere el bebé. Esto parece que ha estresado a tu gato, lo que ha generado el comportamiento que describes. Para que remita, es importante que no dejéis de prestar atención al animal como antes de que llegara el bebé, acariciarle y acostumbrarle poco a poco al bebé.
    También es importante que le acaricies y le hagas mimos en presencia del bebé, para que el animal no sienta peligrar el cariño que le profesáis.
    Con un poco de paciencia todo volverá a la normalidad. Si ves que no es así, lo mejor es que consultes con un veterinario, que te ayudará a tratar el estrés del animal.

  3. mi gata tuvo tres gatitos un mes después se perdió una de sus bebes al principio no mostro nada de estrés pero una semana después comenzó no come casi nada muy poco en realidad maúlla mucho no le gusta estar sola no quiere jugar y pasa mucho tiempo echada y generalmente duerme mucho mea en el cementó en ves en donde siempre hacia y pasa mucho tiempo en la casa.
    crees que es por el bebe perdido
    espero tu respuesta urgente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *