Cómo detectar la depresión en los perros

perros-deprimidos
Saber si el perro está o no deprimido es importante con el fin de conocer la causa que origina ese estado y solucionarla para que se sienta bien y deje atrás ese estado depresivo. Sin embargo, a veces, no siempre es fácil saber si el perro está o no deprimido porque hay síntomas que son similares a otras señales que el can emite como, por ejemplo, cuando está enfermo. Y, ¿cómo detectar la depresión en el perro? Aquí te damos las principales claves.

Apatía

Una de las señales más claras de que el perro tiene depresión es su apatía. Estos animales de compañía tienden siempre a estar muy dispuestos a disfrutar y a realizar toda actividad que se les proponga y que, sobre todo, se haga conjuntamente porque les gusta estar con las personas de la familia.

Sin embargo, cuando el perro está deprimido, no es propenso a aceptar estos estímulos ni a querer hacer actividades, aunque sean compartidas. De hecho, será bastante reacio a hacerlas.

Y este es claramente el mayor síntoma y la mejor señal de que el perro tiene depresión, pero siempre será necesario conocer por qué se encuentra en ese estado para ponerle solución.

perros-deprimidos

Otras señales

El estado depresivo en la mascota también se acompaña de otros síntomas. Otro de los más claros y que no dejan lugar a dudas es la somnolencia. El perro deprimido siempre mostrará como un estado continuado de sueño, que se acompaña de falta de reacción ante cualquier estímulo de la familia.

Además, se notará igualmente que está como desorientado porque los canes tienen unas necesidades y costumbres diarias arraigadas, que es preciso que realicen como pasear o jugar, entre otras. Si no las hace, se encuentra como perdido.

El perro tampoco mostrará interés por la comida, aparte de presentar problemas en el aparato digestivo. A su vez, se puede producir una bajada de defensas que le generen alguna enfermedad o reacciones más peligrosas.

Artículos relacionados:

Depresión estacional en perros

¿Perro deprimido? Estas son las causas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *