Consejos previos a la llegada de un gato al hogar

gatos-nuevo-hogar
Cuando un gato llega a casa, es importante tener en cuenta que necesita también un período de adaptación para que se acostumbre a su nuevo hogar. Son pautas que, igualmente, pueden seguirse cuando el gatito es recién nacido, sobre todo, si no va a vivir con su madre o bien es rechazado por la gata. Con estos consejos, será más fácil y llevadero el proceso de adaptación para ambos.

Consejos básicos

Cada gato tiene una personalidad diferente, que viene determinada en gran parte por su raza y por las condiciones de su cría. A pesar de ello, hay consejos generales y básicos que pueden ponerse en marcha.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el gato necesitaría unos objetos propios como el arenero, además de un comedero y el recipiente para que beba agua. También precisará una cesta, así como la manta y un rascador para las uñas.

Otro objeto que será clave es el transportín para los desplazamientos. Y, a todo ello, se suman los artículos para que jueguen. Y esto es especialmente importante porque el gato juega aunque sea adulto.

gatos-nuevo-hogar
Además, es conveniente conocer que un gato, cuando llega a un hogar, siempre genera mucho desorden por lo que es importante tener paciencia y prestarles mucha atención para que vayan aprendiendo las pautas de comportamiento en el hogar, pero sin perder de vista sus necesidades porque ellos saben bien cuándo tienen sueño, necesitan comer o beber… siendo conveniente seguir estas orientaciones para facilitar la convivencia.

Alimentación

Los gatos suelen ser unos animales bastante exigentes con la comida. De este modo, no hay que desesperarse si no quiere comer todo lo que se le pone. Es cuestión de tiempo dar con lo que más les gusta dentro de la comida específica que se vende para ellos.

Sanidad

En materia de salud del gato, es importante saber que hay que vacunarlo, siendo la vacuna de la rabia la primera que se debe poner. Igualmente es importante vacunarlo contra la rinotraqueitis, panleucopenia y calcivirus.

Y, si no se quiere que el gato se reproduzca, habrá que tomar la decisión de castrarlo o de esterilizarlo, lo que es conveniente hacer a partir de su sexto mes de vida.

Artículos relacionados:

Los cuidados clave de las uñas de los gatos

Castración: recuperación y cuidados de la mascota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *