El poder curativo del ronroneo del gato

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Todo aquel que convive con un gato le ha escuchado ronronear, especialmente cuando se sienta en nuestro regazo o cerca de nosotros y se deja acariciar. Este sonido nos resulta especialmente atractivo, además de curioso, y nos sentimos relajados al escucharlo.

Esta relajación no se deriva de la mera presencia del animal, como podría pensarse, sino del hecho de que el ronroneo gatuno, como han demostrado diversos estudios, nos hace sentirnos bien y relajados, además de proporcionar otros múltiples beneficios a nuestra salud tantos que, en la medicina tradicional, el ronroneo se utiliza como un método terapéutico más.

Frecuencias terapéuticas

Así se deriva de un estudio llevado a cabo por Elizabeth Von Muggenthaler y Bill Wright, especialistas en Bioacústica en el Instituto de Investigación de la Fauna de Comunicaciones de la Universidad de Carolina del Norte. En este estudio, von Muggenthaler analizó el ronroneo de un gato midiéndolo en una frecuencia de entre 25 a 40 Hercios por segundo.

Según es ya sabido, hay ciertas frecuencias de sonidos que resultan terapéuticas para los humanos y en concreto aquella que se mueve entre los 20 a 50 (similares a las del ronroneo) tienen el poder de aumentar la densidad ósea, aliviar el dolor de huesos y músculos y tiene un efecto antinflamatorio, contribuyendo a que la sanación sea más rápida.

Para humanos y felinos


Este beneficio no se da sólo en los humanos, sino también en los propios gatos, ya que el ronroneo los ayuda a curarse más rápidamente. Esto lo observaron los investigadores al darse cuenta de que el gato no sólo ronronea cuando está contento y tranquilo, sino también cuando está herido o para calmar a sus crías.

Esto lo último lo hace para tranquilizarlas, un efecto similar al que consigue en los humanos ya que, como han constatado diversos estudios, cuando acariciamos a un gato que está ronroneando disminuye nuestra presión arterial.

2 comentarios

  1. Tengo,y siento un gran AMOR por los animales,nos ofrecen cariño sincero ** que los humanos no suelen darlo.A veces el amor puede ser de los humanos traicionero¡¡¡¡

  2. adoro a mi gato, es un animal muy noble e inteligente, cuando llego de mi trabajo me saluda muy alegre y luego duerme sobre mi pecho, me da masajes y me acaricia los ojos, cuando siente que estoy en la ducha entra ala regadera y se pega su chapuzon y le gusta que le hable por telefono, le gusta escuchar musica, come verduras y frutas, anda para todo lado como perrito faldero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *