Medidas de seguridad con tu caballo (principiantes)


Si estás aprendiendo a montar a caballo o simplemente estás pensando en comenzar unas clases, debes aprender algunas medidas de seguridad para prevenir accidentes y lesiones. El más tranquilo de caballos o el más pequeño, puede causarte diferentes daños si se asusta o no se le trata bien. Estas recomendaciones pueden ayudarte a evitar patadas, dedos de los pies pisoteados, mordeduras, ser arrastrado, etc.

– Mantén la calma y la tranquilidad. Los movimientos repentinos pueden hacer que el caballo se asuste y te lance una patada para quitarte de su lado.
SEGUIR LEYENDO «Medidas de seguridad con tu caballo (principiantes)»

El caballo Pinto


El caballo pinto es una raza originaria de los Estados Unidos. Fueron los indios pieles rojas quienes iniciaron su cría, buscando caballos más salvajes para poderlos cruzar con caballos españoles. Los caballos pintos cruzados con la raza Quarter Horse originaron el Paint Horse, caballo muy similar al Pinto, pero con características propias del Quarter.

Los ancestros del caballo pinto fueron los caballos españoles que en el siglo XVI llevaron a América los españoles, y la palabra Pinto deriva de la palabra española pintado, nombre con el que los españoles definieron a este animal por su capa. Su nombre definitivo deriva del habla local de los cowboys.
SEGUIR LEYENDO «El caballo Pinto»

Equinoterapia, terapia con caballos


La equinoterapia o hipoterapia, consiste en utilizar caballos para la rehabilitación física y emocional de distintos tipos de pacientes. Los caballos que se utilizan en esta terapia son entrenados para este fin y la ayudan de diferentes formas. El animal, cuando está entrenado, tiene un paso específico que transmite unas 110 vibraciones por minuto, vibraciones que viajan por el cuerpo del paciente, actuando sobre el sistema nervioso.

Sin embargo, contrariamente a lo que se piensa, la equinoterapia no es un tratamiento reciente, ya que en tiempos de los griegos ya eran conocidos los beneficios que ciertas enfermedades tenían los movimientos de los caballos. Esta terapia se retomó en los años 60, momento a partir del cual se ha desarrollado tal y como la conocemos en la actualidad.
SEGUIR LEYENDO «Equinoterapia, terapia con caballos»

El veloz Pura Sangre Inglés


El Pura Sangre Inglés es sin duda el caballo más veloz del mundo, además de uno de los más bellos. Este caballo tiene su origen en Gran Bretaña, donde, en el siglo XVII, deseando crear una raza de caballos veloces y resistentes se cruzaron las razas árabes Darley Arabian, y Godolphin Arabian con el Byerly Turk, un caballo corredor inglés.

Son caballos muy nerviosos y sensibles, por lo que los jinetes deben saber tratarlos y tranquilizarlos. Su alzada suele estar en torno a los 164 centímetros y su capa se puede encontrar en distintos colores como alazán, colorado tordillo y tordillo chancaco, retinto, colorado o ruan.
SEGUIR LEYENDO «El veloz Pura Sangre Inglés»

Cuidados del caballo


Mantener a nuestro caballo en perfecto estado de salud requiere una serie de cuidados que deberemos proporcionarle de forma continua. De ese modo, nuestro animal no sólo estará más sano, sino alegre y vigoroso, lo cual nos permitirá disfrutar más de los momentos que pasemos montándolo.

– Es esencial que lo cepillemos diariamente con un cepillo de pasta o cerdas, siempre mediante movimientos longitudinales o circulares. Este acto no sólo contribuye a embellecer el pelaje del caballo y a su cuidado, sino que lo mantiene relajado y fortalece la relación entre el animal y su jinete.

– Después de montarlo o entrenarlo deberemos darle una ducha o echarle agua sobre el lomo de forma que desaparezca el sudor que el entrenamiento le ha causado. De otro modo, la acidez del sudor del caballo puede causarle problemas en la piel.

– Debemos cepillar y lavar tanto las crines como la cola cuando en ellas se haya acumulado tierra u o suciedad.
SEGUIR LEYENDO «Cuidados del caballo»

Curiosidades de los caballos


El caballo es un animal noble e inteligente y montarlo es una experiencia única. Pero aunque a veces nos parezca que los sabemos todo de estos animales, seguramente encontraremos datos que nos sorprenderán. Aquí te dejamos una serie de curiosidades sobre estos animales:

– Existen más de 350 razas de ponies y caballos.

– Los caballos poseen un amplio campo de visión lateral, pero su visión frontal es muy limitada. Ven muy bien a corta y larga distancia, pero a media distancia su vista no es tan buena. En cuanto a su visión de los colores, sólo puede distinguir tres: el verde, el amarillo y el gris.

– El deporte de la hípica tiene su origen en los torneos y juegos a caballo que se realizaban en los tiempos de descanso entre guerras.

– El caballo puede ponerse a tres patas, gesto que hace cuando necesita descansar, y descansa tanto que es capaz de dormirse en esta posición.

– Si tu caballo muerde y quieres corregirlo, no le des una palmada en el hocico. Dásela en el cuello y erradicarás dicha costumbre.

– Un caballo es capaz de beber 37 litros de agua al día.

– Los potros normalmente nacen de noche y son capaces de ponerse de pie y caminar a las dos horas de su nacimiento. Este hecho se debe a que en libertad el caballo, como cualquier rumiante, es presa de los carnívoros, por lo que debe ser capaz de huir a las pocas horas de nacer.

– Los caballos tienen dos puntos ciegos. Uno está situado directamente delante de ellos y otro directamente detrás.

– Los monjes cartujos crearon el caballo Jerezano, una de las razas más hermosas de caballos y que aún perdura en la actualidad. Era una raza muy buscada por reyes, príncipes y grandes señores feudales.

El caballo hannoveriano, un gran atleta


Esta raza de caballo es la más apreciada tanto en las competiciones de salto como de doma. Se trata de un animal muy noble y proporcionado, que goza de una elegancia y un equilibrio natural y unos movimientos elásticos que se pueden observar cuando trota, galopa o marcha a paso ligero.

Su origen se remontan a 1735, en la yeguada de Celle, creada por el Rey de Inglaterra y elector de Hannover Jorge II, aunque no buscaba un caballo de doma, sino obtener unos caballos agrícolas que fueran aptos para todos los usos. Posteriormente se ha extendido por los cinco continentes y hoy es un símbolo en el mundo de la hípica
SEGUIR LEYENDO «El caballo hannoveriano, un gran atleta»

El lenguaje de los caballos


Los caballos son animales muy sensibles que viven en manadas, lo que los ha hecho desarrollar un sistema de comunicación que integra sus gestos faciales, la postura de su cuerpo y movimiento de la cola y los sonidos que emite.

Cuando queremos entender a un cabello, deberemos fijarnos en la totalidad de su cuerpo, ya que hay expresiones corporales, como por ejemplo las orejas hacia atrás, que pueden significar varias cosas, por lo que deberemos buscar señales que nos digan exactamente cómo se siente el animal. Aquí tienes algunas pistas:

– Si tiene los ojos muy abiertos y se le ve claramente el blanco de los ojos, el cabello está enfadado o nervioso.

– Si tiene los ojos medio cerrados, está tranquilo y relajado.

– Si tiene las orejas hacia delante, significa que está atento y mirando curiosamente algo.
SEGUIR LEYENDO «El lenguaje de los caballos»

El caballo Pura Raza Español


El caballo Pura Raza Español o caballo Andaluz, como también se le conoce, es originario del sur de España, aunque no se conoce exactamente su procedencia.

Es un animal muy bello, con ojos vivos y mirada despierta, lo que nos da idea de su gran inteligencia. Sus orejas son de tamaño mediano y están en continuo movimiento. Tanto su dorso como sus extremidades están muy musculadas y suele medir alrededor de 1,50 metros.

Su crin es abundante, espesa y a veces ligeramente ondulada. En cuanto a su capa, lo más común es que sea torda, aunque también puede ser castaña. Es muy raro encontrar un Pura Raza Española de capa negra, lo que hace que los animales que la poseen sean muy valorados.

Se trata de un animal especialmente equilibrado y tranquilo al que le resulta muy sencillo lograr una perfecta armonía con su jinete, porque además son muy obedientes al mando, dóciles y fáciles de tratar, sin el continuo nerviosismo que suele caracterizar a otras razas. Sin embargo, al mismo tiempo posee un carácter fuerte, con aires enérgicos, lo que le dota de ese temperamento tan particular.

Por otra parte se trata de un caballo muy fuerte, que suele recuperarse con facilidad de las enfermedades y que tolera bien el calor.

Además de su gran inteligencia, destacan en él su capacidad de aprendizaje y su memoria, por lo que puede ser utilizado para cualquier tipo de doma, especialmente doma clásica, donde estar muy considerado, ejecutando ejercicios de alta escuela con gran habilidad así como otras actividades como el rejoneo, la doma vaquera y el paseo. También es muy utilizado en las clases de hípica, así como en labores de campo, sobre todo en el trabajo con el ganado.

Cuidado de los cascos del caballo


Pocas sensaciones se pueden comparar a montar un caballo al galope, sintiendo la fuerza y la armonía del animal. El caballo está hecho para correr y para trotar, y para poder hacer sin lesiones ni problemas, es necesario que sus cascos estén bien cuidados, ya que son ellos los que le permiten desenvolverse en prácticamente todo tipo de terrenos.

Cuando está en libertad, estos cuidados no son necesarios, ya que el casco se regenera en proporción directa al desgaste causado, pero el caballo doméstico tiene que soportar el peso del jinete, las horas de establo, y las actividades que desarrolla, por lo que el desgaste de los cascos es mayor que su regeneración, de ahí que sea necesario el uso de herraduras.

Además, todos los días, deberemos dedicar al menos unos minutos a la limpieza de los cascos preferentemente antes de montarlos. Esto es importante porque en los cascos pueden acumularse objetos que dañen las partes blandas de los cascos, lo que le puede provocar heridas y además es una parte del animal que está en contacto con el estiércol, lo que puede hacer que, si existen heridas o cortes se infecten y terminen por lesionar al animal.

Para limpiarlos utilizaremos una herramienta denominada limpiacascos, que utilizaremos desde el talón hasta la punta del casco, teniendo cuidado de no tocar las partes blandas, prestando atención a los surcos y a la ranura central, comprobando que no existen cortes, grietas ni piedras clavadas. También comprobaremos que las herraduras están perfectamente colocadas.

Para terminar aplicaremos alquitrán para cascos, que nos ayuda a combatir los gérmenes, y el mal olor y pomada para cascos, que los hidrata, evitando que se sequen y aumentando su flexibilidad.