La hipotermia en gatos

hipotermia gatos
Aún quedan varias semanas de invierno por delante y, por lo que parece, será bastante frío, así que es mejor que estemos al tanto de los problemas que las bajas temperaturas pueden causarle a nuestras mascotas. Hoy, por ejemplo, queremos hablarte sobre cómo debes actuar en el caso de que tu gato tenga hipotermia.

Si tu felino está expuesto a las bajas temperaturas durante un largo periodo de tiempo, su temperatura corporal bajará, pudiendo sufrir el problema que antes te comentábamos. A continuación vamos a hablarte de las causas y los síntomas de la hipotermia y sobre qué debes hacer en caso de que tu gato la esté sufriendo.
SEGUIR LEYENDO “La hipotermia en gatos”

Cómo proteger al perro del frío


Con la llegada del otoño comienzan a cambiar unas cuantas cosas, la primera de ellas las temperaturas, que empiezan a ser más frías tras varios meses con las más cálidas. Tanto en otoño como en invierno, el frío está presente en nuestras vidas prácticamente a diario, por lo que hay que tener mucho cuidado para que no afecte demasiado. Por supuesto, el frío también puede afectar mucho a los perros, por lo que hay que saber cómo protegerlos.

Todos los perros necesitan protegerse del frío, especialmente algunas razas que por su escaso pelaje y pequeño tamaño tiene menos defensas de cara a las bajas temperaturas. También necesitan protegerse mucho los cachorros, los perros ancianos o los que estén enfermos, ya que las temperaturas bajas pueden afectar mucho a su salud. Así pues, muy importante tenerlo en cuenta en todos los casos para no arriesgarnos a que pase frío.
SEGUIR LEYENDO “Cómo proteger al perro del frío”

Los gatos y el frío


Si tenemos un gato como mascota en casa, habremos observado que estos animales son realmente frioleros, lo que hace que durante el otoño y el invierno pasen auténtico frío y busquen por la casa lugares donde calentarse, habitualmente cercanos a fuentes de calor, ya sea la calefacción, algún electrodoméstico, en la cama bajo las mantas o sobre nuestro regazo para aprovechar nuestro calor corporal.

Debido a ello, en las épocas de más frío tendremos que tomar una serie de precauciones para evitar que nuestro gato se resfríe por las bajas temperaturas.

Si tu gato ha salido a dar una vuelta por la noche y las temperaturas son muy bajas o hay nieve, puede que vuelva a casa en estado de hipotermia. En estos casos deberemos abrigarle lo más posible, frotándole con energía para que recupere el calor y situarle cerca de una fuente de calor.
SEGUIR LEYENDO “Los gatos y el frío”

Las mascotas y el frío


El verano se termina y llega el otoño, con lo que pronto comenzarán a bajar las temperaturas. Nosotros nos tendremos que adaptar a ellas y nuestras mascotas también. Es una creencia muy extendida la idea de que nuestra mascota se protege del frío con su pelaje, pero no siempre es así, ya que todas no están preparadas para las bajas temperaturas, sobre todo si son animales provenientes de climas cálidos.

Debemos extremar las precauciones tanto con los cachorros como con los animales ancianos o enfermos, ya que su capacidad de regular su temperatura corporal es menor y una larga exposición al frío puede constituir un riesgo para ellos.

Si tenemos un perro, dependiendo de la raza tendremos que darle una protección u otra. Los perros de pelo corto, tanto pequeños como grandes necesitarán abrigos para los paseos si el frío es extremo, ya que su escaso pelaje no les protege de las bajas temperaturas. En cuanto a las razas de pelo largo, como el pastor alemán o perros nórdicos, su pelaje les protege, pero deberemos cepillarlos más a menudo.

Si tenemos un gato, deberemos protegerle del frío dentro de casa. El gato es un animal que no tolera bien el frío, por lo que buscará un rincón cálido preferiblemente cerca de la calefacción o de nosotros. Es importante que para dormir disponga de una cama calentita, que le aísle del frío del suelo, para que pase las noche confortablemente.

En el caso de las aves exóticas, aunque suelen adaptarse bien al frío, deberemos comprobar que han completado la muda y que tienen el plumaje preparado para pasar el invierno. Deberemos proporcionarles un nido donde puedan descansar y colocar la jaula en un lugar apartado de las corrientes y de las zonas más frías de la casa.