Trucos para caerle bien a un gato

trucos-gatos
Muchas personas tienden a pensar que un gato es como un perro. Es decir, que enseguida se le conoce y que el afecto se gana fácilmente. Sin embargo, no es así. El gato tiene otros tiempos para ganarse su confianza que, además, no suele ser nunca al cien por cien porque es un animal que, aparte de independiente, es habitual que muestre conductas de desconfianza por más que lleve años viviendo dentro de casa. Es su propio instinto. Esto hace que muchas veces se crea que al gato no se le cae bien. Y, en parte, también hay algo de esto. ¿Qué puede hacerse?

Llegada a casa

Cuando el gato llega a casa, es importante dejarlo tranquilo porque necesita conocer el territorio en el que está por lo que no es raro que empiece oliéndote para detectar la presencia de otros animales.

De esta manera, no es bueno comenzar la relación oliendo a otros animales que se hayan podido tocar previamente o que hayas recibido como visita en casa. Es importante eliminar todos esos olores para que el gato comience a estar a gusto.

También es importante que le dejes ir por la casa sin problemas y, si se queda en una zona sin moverse, no le obligues a hacerlo. Está inspeccionando todo el terreno para situarse estratégicamente y saber donde tiene salida en el caso de que haya algún problema.

trucos-gatos
De esta manera, no bloquees ninguna salida con gestos tan habituales y que creemos inofensivos como cerrar las puertas de las habitaciones.

Familiarizarse con el gato

Llamar a un gato y que haga caso a la primera cuando lo acabas de conocer, es una misión imposible. Es importante aproximarse al gato de forma adecuada. De hecho, no es bueno dirigirse a él directamente ni hacerle los ruidos habituales para llamarle porque el gato los considera como amenazas.

Además, tampoco debes mirar al gato a los ojos directamente y tampoco extiendas la mano hacia él. Para que se acostumbre a ti, debes hacerlo con cuidado, mostrando tu mano –pero nunca la palma hacia fuera-, y dejando un dedo colgando hacia afuera que es el que comenzará a oler con su nariz, estableciéndose así el primer contacto para ganar confianza.

Y, sobre todo nunca los acaricies, si no te ha invitado a hacerlo. ¿Cómo saberlo? Se acercará a ti por sí mismo y se frotará con tus piernas o pies. Esto demuestra que ya estáis intimando y que el gato comienza a confiar en ti.

Artículos relacionados:

Consejos para ir a la casa de una persona que tiene perro o gato

Cómo lograr que un gato y un perro sean amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *