Pulgas: gatos infectados


Tu felino amigo puede ver perturbada su tranquilidad por el ataque de esas pequeñas criaturas que ha hecho su casa en su piel y se alimentan de su sangre causándole una picazón constante. El gatito puede llegar a realizar heridas mientras se rasca. Las pulgas pueden saltar fácilmente a una distancia de 33 cm, por lo que no te extrañes si encuentras alguna arrastrándose por tu alfombra.

La pulga que ataca a los gatos por lo general se conoce como Ctenocephalides felis. Lo que puedes hacer para comprobar si tu amigo la tiene, es peinarle con unos peines especiales de metal. Este peine te ayudará a ver los residuos que salen de su cuerpo. Estos residuos suelen ser excrementos de la propia pulga. Otra forma de saber si el animal está infectado es pasándole una toalla de papel húmeda por el cuerpo. Esta te mostrará puntitos rojos. Esa es la sangre de tu mascota.

Necesitarás adoptar una serie de medidas para garantizar que estos animalillos desparecen de vuestro entorno. Existen una serie de medicamentos disponibles en el mercado para el control de las pulgas para gatos y perros. Recuerda que debes consultar con tu veterinario antes de dar a tu mascota cualquier medicación.

Una de las formas naturales que existen para el control de las pulgas en los gatos es la aplicación de la levadura de cerveza. Intenta darle un buen baño y realiza la aplicación. Es importante que limpies la casa a fondo. Limpia con vapor las alfombras y lava la ropa de la cama para que desaparezcan los huevos de estos bichos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *