¿Pueden las medusas picar a los perros?

medusas-perros
En el verano, uno de los destinos más habituales son las playas. En algunas zonas, se permite que el perro vaya a darse un baño en unas horas determinadas para no interferir con la actividad del resto de bañistas, mientras que hay otras playas admiten mascotas durante todo el día. Y, aunque siempre hay que tener cuidado para que el día de playa sea beneficioso para la mascota, existen amenazas que no siempre se ven o se detectan a tiempo. Es el caso de las medusas, que suelen ser habituales en las aguas del mar y que tienen una picadura que es un tanto latosa. Pero, ¿puede también picar una medusa al perro?

Medusas y perros

Normalmente, siempre se habla de las picaduras de medusas en personas, pero también pueden afectar a otros seres vivos como es el perro. Aunque el can no se adentre en las aguas, hay medusas que se acercan bastante al a orilla.

En ese momento, pueden perfectamente picar a la mascota. En realidad, es más difícil que le piquen al perro que a una persona porque la piel del can es menos fina y, además, tiene el pelo. Las almohadillas plantares y palmares también lo dificultan. Pero es algo que tampoco es imposible.

De hecho, hay zonas en la que es más fácil que les pique como es la del abdomen, parte interna de las orejas y la cavidad oral porque son áreas menos protegidas.

medusas-perros

Síntomas

En el perro, los principales síntomas de la picadura de la medusa son el dolor, el enrojecimiento de la piel y la hinchazón. Todo ello se acompaña de protuberancias en la piel y de picor. A veces, puede tener problemas para respirar.

Qué hacer

Si al perro le ha picado una medusa, es importante que no se rasque ni rascarle y que se esté quieto para que el veneno de la medusa no se reparta más rápidamente por el cuerpo.

Es clave no limpiar la picadura con agua dulce ni tampoco frotarle la piel. Es mejor aplicar hielo en la zona, pero evitando el contacto directo con la dermis del perro.

Y, por supuesto, se deben buscar los restos de medusa y raspar la zona con cuidado. Pero siempre, ante cualquier duda o no saber cómo hacerlo, es importante acudir al veterinario.

Artículos relacionados:

Consejos para llevar al perro a la playa

Agua del mar: ¿por qué es mala para los perros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *