Pautas para que los niños respeten a los animales

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La educación es esencial para que los niños sean futuros adultos concienciados con el respeto hacia los animales. Sentar las bases para que los más pequeños conozcan, cuiden y respeten a los animales puede hacerse desde casa.

Solo el ejemplo de los padres y la tenencia de animales domésticos de manera responsable servirán para educar a los niños sobre cuál debe ser su comportamiento con los animales. Por supuesto, se puede complementar esta labor con la asistencia de padres e hijos a eventos lúdicos que traten sobre el cuidado, adopción y respeto de los animales. Si quieres que tus hijos consigan ser unos adultos concienciados con los animales, sigue los siguientes consejos.

Predicar con el ejemplo

Es esencial que los niños vean que en casa se trata bien a los animales, se les respeta, cuida y no se tiene tolerancia con el maltrato. Así, imitarán el comportamiento de los mayores y asumirán esos valores como propios.


De la misma forma, es importante que los padres enseñen a sus hijos como son los animales y cómo relacionarse con ellos y cuidarlos. La mejor forma de hacerlo es la convivencia con un animal doméstico. Eso sí, la tenencia del animal debe partir de una decisión responsable, meditada y consensuada.

Actividades

Por otro lado, existen diferentes eventos populares de carácter lúdico que pretenden entretener y concienciar a la población sobre la importancia de cuidar y respetar a todos los seres vivos. Algunos están organizados por las asociaciones de protección animal en colaboración con diversas entidades. Otras veces son los colegios y otros centros los que organizan actividades lúdicas y divulgativas.

Voluntariado

Por último, es buena idea que los niños acudan, junto a sus padres, a acciones de voluntariado para ayudar en el cuidado de animales abandonados. También se puede visitar algún albergue para que los niños comprueben la cantidad de animales que sufren las consecuencias de la tenencia irresponsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *