Mitos en torno a los gatos negros

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Un gato con el pelaje totalmente negro es un animal dotado de gran belleza y elegancia. Sin embargo, son muchos quienes no pueden evitar sentir un escalofrío ante la visión de un gato negro, sobre todo por la noche. Esto no se debe a que el animal entrañe en sí un peligro, sino a toda la mitología que rodea a este animal que, debido a su pelaje, siempre ha estado relacionada con brujas, maleficios y mala suerte. Aquí te comentamos algunos de los más populares:

Este halo casi mágico que rodea a los gatos negros no nace en la actualidad, sino que ya en el Antiguo Egipto eran considerados sagrados porque estaban relacionados con el culto a la diosa Bastet. Cuando los romanos invadieron Egipto también los consideraron sagrado y lo trajeron a Europa.

En la Edad Media, sin embargo, se creía que los gatos negros eran brujas transformadas, y se los relacionaba con ritos de brujería y artes oscuras. Es en este momento cuando nace la leyenda de que los gatos negros son portadores de la mala suerte, sobre todo en los países donde la caza de brujas fue muy intensa. En los países donde no fue así, como en Gran Bretaña e Irlanda, los gatos negros siguen siendo considerados signos de buena suerte.

También se los ha relacionado con la salud y la prosperidad. Tanto es así que, según la leyenda, cuando un gato negro abandona un hogar, la miseria o la enfermedad entrarán en él, pero si un gato negro entra en nuestro hogar y nos “adopta”, es símbolo de prosperidad.

Todo ello son supersticiones que no tienen ningún fundamento, aunque los científicos sí están de acuerdo en que los gatos cuyo pelaje es negro tienen un mejor sistema inmunitario, con lo que pueden luchar mejor contra las enfermedades y tener un mejor estado de salud que sus congéneres de otros colores.

2 comentarios

  1. Mi gata Maia sabe que es la reina de la casa. Y nosotros lo tenemos asumido .
    Me gustaría saber si alguno de los que teneis gatos ,le habeis dado a vuestro gato un peluche pequeño -siempre el mismo -para acompañarle mientras duerme etc.
    Nosotros lo hicimos ,y Maia se comporta con el como si fuera un hermanito pequeño. Le dice cosas y si hace frio se lo trae a la cama con nosotros . Cuando entra el sol por la ventana ,le pone donde da el sol. Y si nos vamos a la calle ,cuando volvemos ,el peluche que en este caso es un perrito, esta siempre esperando en la entrada de casa. Me gustaría saber si más gatos hacen estas cosas .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *