Mitos sobre los perros


Aunque el perro comparte su vida con la del ser humano hace miles de años, aún continúan existiendo ciertos mitos en relación con estas mascotas que, como cualquier otro, no tienen ninguna base real, pero han ido pasando de generación en generación, convirtiéndose en creencias firmes sobre los canes.

Perro ladrador poco mordedor: Pensar que el perro que nos ladra no nos puede morder es un gran error. En la mayoría de las ocasiones, el ladrido es una advertencia porque el animal no quiere dañarnos, pero si además de ladrar tiene erizado el pelo del lomo, nos enseña los dientes y su cuerpo se pone rígido mientras se dirige hacia nosotros, aunque no deje de ladrar, si no nos alejamos, seguramente nos acabará mordiendo.

Cuando un perro muerde la cola está contento: Habitualmente es así, pero el animal también puede mover la cola si está nervioso o siente ansiedad, por lo que no debemos fijarnos sólo en el movimiento del rabo, sino en todo el lenguaje corporal del animal, que será lo que nos indique realmente cómo se siente.

Los perros lamen las paredes porque les faltan ciertos nutrientes: Los expertos no saben muy bien a qué se debe esta conducta, como la de comer pequeñas piedras o las heces de otros perros, pero no relacionan esta conducta con la alimentación, sino que lo consideran una señal de aburrimiento o de que están tratando de atraer la atención de sus amos.

Si el perro tiene la nariz caliente, está enfermo: La temperatura del hocico no está ligada con su salud. De hecho, cuando el perro se despierta, tiene la nariz caliente y seca. Lo que sí es cierto es que si la nariz presenta demasiada sequedad o un aspecto anormal, deberemos llevar al animal al veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *