Los cuidados clave para tener un caracol como mascota

cuidados-caracol
El caracol es un animal que, habitualmente, no se suele tener como mascota. Sin embargo, sí es posible que esté en casa y que pueda vivir muy tranquilo si se consigue crear un buen entorno agradable y proporcionarle los cuidados adecuados. ¿Qué necesita un caracol para vivir en el hogar? Toma buena nota de estos consejos.

Casa

Lo primero que necesita como toda mascota es un espacio para vivir. La mejor opción es un tanque para caracoles porque ya viene específicamente adaptado a sus necesidades. Y es que estas mascotas precisan de entornos en los que haya mucha luz, estén húmedos, la temperatura sea de unos 21 grados y buena ventilación, aparte de ser espacioso porque necesitan moverse. Pero, a la vez, deben estar tapados –pueden levantar hasta 50 veces su propio peso-, y no tiene que ser de materiales como el cartón porque se lo pueden comer.

Además, se tiene que crear un ambiente agradable para lo que se pueden incorporar algunas ramas o elementos de la naturaleza, siendo también conveniente poner algún sustrato o tierra, pero con cuidado porque deben estar libres de pesticidas y no contener sustancias dañinas para el caracol. La tierra debe humedecerse todos los días.

cuidados-caracol

Alimentación

Por supuesto, el caracol tiene que comer. En las tiendas de animales venden comida específica para ellos, aunque también toman la de las tortugas. Igualmente, se les puede preparar en el hogar con frutas y verduras frescas entre las que no pueden faltar la lechuga, col, brócoli, calabaza, pepino, peras o manzanas.

Todo ello se completa con aportes de calcio a través de una sepia para que el caparazón permanezca duro, así como con semillas molidas. No puede faltar el agua, aunque hay que tener cuidado porque la emplean para beber y para bañarse.

Higiene

Como con toda mascota, hay que cuidar la higiene. De este modo, la tierra o sustrato que se ponga se tiene que cambiar una vez a la semana, aunque la periodicidad puede aumentar si se nota sucio. También es importante retirar todos los días los restos de comida.

Y no se debe olvidar el baño del caracol para lo que se aconseja poner un recipiente con agua, que no sea muy profundo y verterle agua con cuidado sobre el cuerpo. Con la ayuda de un cepillo de dientes se puede limpiar el caparazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *