Los cuidados básicos del periquito

periquitos
El periquito es una de las mascotas más habituales en las casas, siendo además una de las más fáciles de cuidar. Sin embargo, esto no implica que este pájaro no precise de unos cuidados diarios claves para garantizar su bienestar en perfectas condiciones. Con tan solo unos sencillos pasos, esta mascota estará muy a gusto en casa.

Higiene

Además de elegir una buena jaula, que es mejor que sea rectangular y espaciosa para que puedan moverse sin problemas, los periquitos requieren una serie de cuidados básicos en el día a día.

Uno de los más importantes es la limpieza diaria tanto del comedero como del bebedero, siendo muy importante retirar bien los restos de la comida sobrante para evitar la proliferación de bacterias o virus, entre otros patógenos, que puedan producirle alguna enfermedad al periquito. Además, una vez a la semana, es fundamental que estos accesorios y la jaula se laven bien con agua hirviendo.

Dentro de los cuidados relacionados con la jaula tampoco puede faltar el cambio de arena, que siempre hay que hacerlo cuando sea necesario. Bajo ningún concepto debe pasar más de siete días sin haber puesto arena nueva en la jaula.

periquitos
En la época en la que mudan las plumas también se deben extremar las medidas sanitarias porque hay que retirar bien de la jaula las que se le vayan cayendo. Un proceso que es conveniente realizar todos los días.

Bienestar

Aparte de tener la jaula en las mejores condiciones higiénicas, es preciso seguir proporcionando al periquito una serie de cuidados para que se sienta bien y feliz. Por ejemplo, una buena opción es ponerle ramas dentro de la jaula para que pueda ir moviéndose por ellas y picotearlas. Estas ramas también es conveniente cambiarlas con periocididad.

Al ser una especie a la que le gusta el agua, es recomendable que se les ponga algún recipiente para que pueda mojarse en él y pasar un rato muy agradable. El periquito también disfruta mucho si se le deja volar libremente por la habitación en la que deben estar puertas y ventanas bien cerradas para que no se escape. El tiempo de vuelo aconsejable al día es de dos horas.

Y, finalmente, no hay que olvidarse de jugar y hablarle todo lo que se pueda porque es una mascota muy sociable y agradece todas estas atenciones y cuidados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *