Consejos para hacer una jaula para reptiles

reptiles
Los reptiles son animales que cada vez son más habituales en los hogares, ya que muchas personas se sienten atraídas o prefieren tener mascotas que son más exóticas o llamativas que los tradicionales perros y gatos. Cuando se quieren tener en casa, es conveniente saber que tienen unas normas de habitabilidad específica y que requieren de un espacio para vivir. Y es que no todo habitáculo ni jaula sirve. Aunque en las tiendas de animales se comercializan varias opciones, también se puede construir la propia jaula adaptada a las necesidades del reptil que se tenga como mascota.

Primeros pasos

Antes de empezar a construir la jaula, es importante dar unos primeros pasos. En concreto, se deben conocer muy bien las necesidades del reptil y su comportamiento para que disponga de espacio suficiente en la jaula y evitar que se escape si es un animal propenso a ello o bien porque ve insectos que le atraen porque forman parte de su dieta alimentaria y va tras ellos. En estos casos, los barrotes no deberán estar muy separados.

Además, se recomienda tener en cuenta el crecimiento del reptil para que la jaula no se quede pequeña en poco tiempo. A modo orientativo, se calcula que para un reptil medio, se calcula una superficie dos veces el tamaño de la serpiente.

No hay que olvidarse de que en la jaula tenga todo de lo que dispone en su hábitat natural como luz o agua. Para esto último, se aconseja incluir un tanque. Igualmente, puede ser necesario introducir ramas o plantas artificiales.

reptiles

La construcción

Una vez se han tenido en cuenta estos factores, el siguiente paso es elegir los materiales. Normalmente, las jaulas se construyen con mallas de alambre, plástico, madera o vidrio, así como con madera contrachapada o tablas precortadas.

En función del material que se emplee, se precisarán tornillos o pegamento para fijar las paredes de la jaula, sin olvidarse de dejar la ventilación. También se debe poner una puerta, que es mejor que se abra hacia abajo o los lados con el fin de facilitar la limpieza y la introducción de la mano. Finalmente, hay que poner bisagras o pestillos a los marcos. Ya solo queda comprobar que no hay asperezas –si existen, se liman-, para evitar que la mascota se haga daño.

Artículos relacionados:

Ventajas e inconvenientes de tener reptiles

Problemas de salud de los reptiles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Cros Digital SL.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.