La jaula de los periquitos


Los periquitos son unos simpáticos pájaros que pueden convertirse en la mascota perfecta de una familia. Como la mayoría de las aves, los periquitos presentan bonitos colores en sus plumas. Los colores más habituales son el verde, el azul y el amarillo. Son relativamente pequeños en tamaño, pero lo compensan con su personalidad increíble que puede entretener durante horas a todos aquellos que decidan observarles.

Estos pajaritos son conocidos por su naturaleza dócil y lo juguetones que son. No suelen ser nada destructivos y destaca su capacidad para llegar a aprender algunas palabras. Antes de llevar un periquito a casa, es importante que estudies qué jaula le vas a comprar. Esta debe proporcionarle un espacio adecuado para sus movimientos y debe ser fácil de limpiar y de mantener.

La jaula de tu periquito debe permitirle abrir las alas con total facilidad y debe tener algunas barras por las que él pueda moverse y jugar. La jaula debe tener un puerta a través de la cual tú puedas meter la mano (y parte del brazo) con tranquilidad para cogerle. La mayoría de las jaulas para aves incluyen un comedero, un bebedero y algún juguete que permita que el pájaro se divierta. Si la jaula que elijas no tiene ninguno de estos accesorios es imprescindible que los compres.

Revisa como es la base de la jaula para que no pueda dañar ni las patitas ni las uñas de tu mascota. Lo mejor es que revises que el fondo es extraíble para hacer más fácil el momento de la limpieza. Una vez que hayas elegido la jaula apropiada, ya puedes comprar tu mascota y llevártela a casa. Recuerda que los primero días, ambos os tendréis que acostumbrar a vuestras rutinas. Evita hacer demasiado ruido para no estresarle.

2 comentarios

  1. Buscale compañero y sanara pero te llenaras de periquitos pero los
    puedes vender los periquitos se acicalan unos a otros. Espero te sirva mi consejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *