Golpes de calor: cómo evitarlos en las mascotas

golpes-calor-perros
Pronto llega el verano y con él las altas temperaturas. Las mascotas son sensibles también al calor, al igual que las personas, por lo que es importante velar aún más por su bienestar en esta época del año para evitar los golpes de calor. Un problema que es importante –pueden llegar a provocar la muerte de la mascota- y ante el que la mejor arma es la prevención.

Por qué se produce el golpe de calor

El golpe de calor en mascotas como perros y gatos se produce como consecuencia de las altas temperaturas. Esto lleva a que aumenten el jadeo porque no sudan y no pueden mantener ni regular su temperatura por esta vía, lo que provoca un shock térmico, que puede acabar en infarto, convulsiones o coma. También es posible que la mascota muera.

Síntomas

El golpe de calor en las mascotas tenemos claro síntomas. El principal es el debilitamiento que se nota tanto en perros comen gatos. Además, el animal de compañía no tiene ganas de moverse y presenta problemas de movilidad e incluso es habitual que se produzcan temblores.

La respiración es otro de los síntomas claros de que el perro o el gato pueden tener un golpe de calor. Y es que se acelera, al igual que su ritmo cardíaco. Otros síntomas son la alteración del color de las mucosas y de las encías.

golpes-calor-perros
Aparte, el color de la piel de la mascota aparece como azulado como consecuencia de que la sangre no circula bien por el organismo ni llega bien a las extremidades.

Prevención

El golpe de calor puede prevenirse. Una de las mejores acciones que puede llevarse a cabo es no exponer a las mascotas a altas temperaturas al aire libre ni que los rayos del sol le impacten sobre su cuerpo directamente.

Además, tampoco hay que dejarlo dentro de los vehículos porque los coches, sobre todo, si están expuestos al sol alcanzan una elevada temperatura. Igualmente es importante no sacar al perro de paseo en las horas en las que haga más calor.

Siempre es necesario que dispongan de agua fresca suficiente para hidratarse bien el cuerpo, aparte de estar en un entorno fresco y que esté bien ventilado para que no se concentre el calor.

Primeros auxilios

En el caso de que a la mascota le haya dado un golpe de calor, lo principal es llevarle a un sitio en el que esté fresca y alejada de las altas temperaturas Además, hay que aplicarle frío en zonas como la cabeza, el cuello, las ingles y las axilas.

También se le debe mojar la boca con agua fría, pero nunca helada porque se le puede dañar el cerebro. Y, tras estos primeros auxilios, se debe visitar al veterinario, aunque se haya recuperado.

Artículos relacionados:

Consejos para cuidar tu mascota en verano

¿Se debe cortar el pelo de los perros en verano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *