Los motivos por los que no debes dejar a tu perro en el coche

perros-coche
Muchas veces se hacen gestos en el día a día que parecen inofensivos, pero que pueden llegar a tener consecuencias nefastas. Es el caso de dejar el perro en el coche cuando, por ejemplo, se va a hacer un breve recado o va a ser poco tiempo. Sin embargo, es una acción que conlleva un importante peligro para el can y no solo porque podamos tardar más tiempo del inicialmente previsto. Es un gesto que conviene corregir y evitar a toda costa, sobre todo, en verano para no tener que lamentar después.

Las razones

Dejar el perro en el interior del coche no tiene nada de gesto inofensivo. Y es que puede llegar a morir en muy poco tiempo –a veces tan solo en unos minutos-, en verano y con los días de altas temperaturas. Aunque es una consecuencia que puede producirse también con temperaturas algo más bajas. De hecho, lo más recomendable es evitarlo principalmente durante la primavera y verano.

El motivo no es otro más que el sol se va moviendo durante todo el día y, aunque el coche esté a la sombra, en un tiempo estará al sol. Y tampoco sirve dejar la ventanilla algo abierta.

Además, la temperatura en el interior del vehículo es más elevada que en el exterior y también sube más rápidamente. Por ejemplo, si en la calle hace 30 grados, en el coche se alcanzarán los 49 grados en una media hora.

perros-coche
Aparte, se debe tener en cuenta que los perros tienen más problemas y dificultades que las personas para reducir su temperatura corporal, lo que lleva a que un perro pueda morir dentro de un coche por un golpe de calor en unos diez minutos.

Son motivos que explican que no hay que dejar nunca al perro en el interior del vehículo, aunque sea poco tiempo. Pero no es el único espacio con el que hay que tener cuidado.

Otros lugares

Durante los días de más calor tampoco es bueno que los perros estén en otras zonas como casetas, sobre todo, si están cerradas y en zonas soleadas, así como en terrazas porque hace más calor. Y mucho menos hay que dejarlos atados en las casetas.

Lo mejor es que siempre estén en zonas con sombra en las que, además, dispongan de agua limpia y fresca para que beban conforme lo necesiten.

Artículos relacionados:

Consejos para irte con tu perro de vacaciones

Cuidados especiales de los perros en verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *