Golpes de calor en gatos: todo lo que debes (o deberías) hacer

golpe-calor-gatos
Las altas temperaturas no afectan solo a los perros. También hay otras mascotas que se ven afectadas, siendo necesario prestarles las atenciones precisas para evitar los golpes de calor. Es el caso de los gatos que, en ocasiones, son los grandes olvidados en el hogar en cuanto a velar por su bienestar los días de más calor. Pero es fundamental saber cómo se puede evitar un golpe de calor en el minino y conocer qué hacer cuando ha sucedido.

El golpe de calor

El golpe de calor en los gatos se reconoce por diferentes síntomas como una respiración más acelerada o bien observar que al minino le cuesta respirar. También se nota que las mucosas de las encías cambian de color y adquieren como un tono más azulado. Este es un color que se percibe a su vez en la piel por la falta de oxígeno.

El gato igualmente puede experimentar otros síntomas como un aumento del ritmo cardíaco, así como padecer temblores musculares –incluso puede llegar a no moverse-, y vómitos. La aparición de manchas rojizas en su piel es otra señal de alerta.

Qué hacer

Aunque siempre hay que evitar el golpe de calor para lo que es conveniente vigilar la temperatura en la zona en la que está el gato para que esté fresco y pueda también beber agua cuando lo precise, hay una serie de pautas a adoptar para que el minino se recupere lo antes posible y no haya que lamentar graves consecuencias.

golpe-calor-gatos
Lo primero que se debe hacer es llevar al gato a un lugar fresco para evitar que su temperatura corporal siga en aumento o bien poner el aire acondicionado o ventilador, pero sin que le dé directamente el aire.

También es de ayuda aplicar frío, por ejemplo con una toalla húmeda, o poner cubitos de hielo (envueltos y nunca directamente sobre su piel) en zonas del gato que son claves como la cabeza, cuello, ingles y axilas para que se refresque y la sangre fluya más fácilmente y pueda respirar mejor.

Humedecer la boca con agua –pero sin obligarle a beber si el realmente no quiere hacerlo-, así como poner al gato bajo un chorro de agua –que no sea excesivamente fría ni con mucha presión-, son consejos útiles que ayudan a controlar la temperatura del gato para que se encuentre mejor.

No obstante, si el minino tiene muchos síntomas de los indicados y el cuadro es grave, lo que se debe hacer es ir al veterinario urgentemente porque son mascotas que pueden morir por un golpe de calor.

Artículos relacionados:

Consejos para proteger a los gatos del calor

Consejos para cuidar al gato en verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *