Fat Fred, el gato más gordo que no adelgaza

gato-gordo
Las historias de animales encantan a los usuarios de las redes sociales. Y, recientemente, se ha publicado una que se ha hecho viral. Se trata del gato Fred, que está apodado y es conocido como Fat Fred. Un nombre que recibe por su sobrepeso. Y es que es un gato que, digamos, es de grandes dimensiones. Pero su historia no solo corre por las redes sociales por este motivo, sino también por el cartel que hay en una clínica veterinaria y que ha causado más de una sonrisa.

El gato

Fat Fred es un gato que las personas que lo han visto lo definen como rechoncho y muy encantador. Su aspecto físico ha hecho que su imagen se vuelva viral en las redes sociales.

Todo comenzó cuando una persona compartió las fotos de una clínica veterinaria en cuyo cristal de la puerta podía leerse un divertido cartel, que aludía a este gato un tanto peculiar.

En este cartel, se trataba de responder a las preguntas que suelen hacer los clientes de la clínica y los viandantes que ven por primera vez a este gato. En él, se puede leer sobre quién es realmente este gato, así como su peso de 13 kilos.

gato-gordo
En concreto, en el cartel, se indica que se llama Fat Fred, es un macho, pesa 13 kilos, no está embarazado y sí que está a dieta, pero evidentemente esa alimentación no está funcionando bien.

Además, se indica que es un gato al que le gusta la gente y que se puede entrar a la clínica y acariciarlo. Fat Fred es un minino muy sociable y que, incluso, se sienta en las rodillas de los niños.

Igualmente, en el cartel se indican sus preferencias, ya que se explica que le encanta que le rasquen en la zona de las caderas. Es un gato que encandila a todos y del que ya se avisa que no está en adopción. Y todo ello se acompaña de un cartel en español en el que se indica “El gato más gordo: Fat Fred”.

Y así mientras Fat Fred sigue la dieta, lo cierto es la que gente sigue pasando y prendándose de este minino tan famoso.

Artículos relacionados:

Así es el gato que habla con acento sureño

Leon, el gato callejero que se ha convertido en abogado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *